Testigos filmaron la pelea con sus teléfonos

En la primera quincena del año, las escenas de violencia se repitieron en las inmediaciones a boliches de la ciudad de Mar del Plata. Días atrás se conocieron imágenes de dos hechos en las que se observaban feroces agresiones de empleados de seguridad de los locales nocturnos a jóvenes. Ambos casos se produjeron en la zona de Playa Grande, donde este miércoles a la madrugada otra vez se registraron incidentes.

Alrededor de las 6:30, un grupo de jóvenes se trenzaron a golpes a la salida del boliche La Normandina. Varios testigos del enfrentamiento registraron con sus teléfonos celulares el altercado, que se trató más bien de una batalla campal.

Se desconocen los motivos que originaron los disturbios. Las imágenes de los videos que comenzaron a viralizarse en las redes sociales muestran el conflicto ya desatado. En ellas se observan trompadas, patadas, golpes a traición, un par de jóvenes que quedaron tendidos en el suelo, defendiéndose de otros que atacaron en manada.

Gastón, un joven que presenció el momento y filmó la situación, contó que “el personal de seguridad empezó a desalojar a los chicos que se encontraban en el boliche, todo se desarrollaba normal hasta que afuera empezamos a escuchar gritos”. Luego se desató el caos, que involucró “a dos grupos de aproximadamente 10 personas”, dijo a TN el testigo.

Mientras se desarrolló la pelea, el personal de seguridad del local bailable no intervino. Todo terminó en pocos minutos, cuando llegaron efectivos policiales para contener y calmar a los jóvenes que se retiraron del lugar entre discusiones.

Hasta el momento no se inició ninguna investigación de oficio en la Justicia.

Otra violenta agresión a la salida de La Normandina

El 1 de enero, durante los festejos por Año Nuevo, en las puertas del mismo boliche La Normandina se produjo otro hecho de violencia. Aquella vez, un patovica agredió violentamente a Joaquín, un joven de 21 años, al agarrarlo por detrás, a la altura de los hombros, levantarlo por el aire y arrojarlo brutalmente contra el suelo.

La víctima impactó su cabeza contra el asfalto y quedó inconsciente. Fue trasladado al hospital más cercano, donde recibió asistencia. Le hicieron estudios y le dieron el alta.

Una semana más tarde, a 200 metros de allí, en el boliche Bruto, otra vez los patovicas fueron protagonistas: le pegaron a dos hermanos turistas, oriundos de la provincia de San Juan. Emiliano Pérez, de 25 años, fue quien se llevó la peor parte: le fracturaron el tabique y el maxilar, y tuvo un traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento.

Debido a las lesiones estuvo más de dos días internado. Desde el hospital contó que la golpiza ocurrió cuando movió una valla para acercarse a pedir que dejarán pasar a su prima, de 20 años (en ese local solo se permite el ingreso a mayores de 21). Por el caso, cuatro empleados de seguridad están siendo investigados por la Justicia.

Durante el verano generó conmoción otro caso de violencia entre jóvenes ocurrido en una fiesta al aire libre organizada en Punta del Este, donde un joven argentino que intentaba mediar en una discusión y trataba de calmar a los protagonistas del entredicho, fue brutalmente golpeado y sufrió la fractura de su mandíbula.

El agresor que actuó a traición, un rugbier uruguayo, fue identificado gracias a los usuarios que viralizaron el video. Se llama Giano Bernardi y sufrió un fuerte repudio en las redes sociales. No fue detenido.

SEGUÍ LEYENDO: