La protesta se extenderá por dos horas, hasta las 9
La protesta se extenderá por dos horas, hasta las 9

De 7 a 9 de la mañana, los metrodelegados del subte B liberaron los molinetes en la estación Federico Lacroze, en protesta por la presencia de asbesto en los vagones y reclamando una respuesta por parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

La medida de fuerza, que busca una solución al conflicto generado por la existencia del material cancerígeno en los trenes, se extendió por dos horas.

“El día 07/11 desde las 07:00 hs estaremos realizando una medida de fuerza en la estación Federico Lacroze que consiste en abrir los molinetes, debido a la problemática del asbesto, ya que luego de ser reconocido públicamente por SBASE (Subterráneos de Buenos Aires) seguimos sin ser incluidos en el RAR (registro de agentes de riesgo). Queremos que todo el personal de Metrovías sea parte”, se detalló en la previa, en un breve comunicado firmado por el Cuerpo de Delegados de Estaciones de la Línea B.

La metodología de protesta por el momento no afecta el servicio.

“Recordamos, que como denunciamos en forma permanente desde marzo del 2018, las flotas de las diferentes líneas están en su mayoría contaminadas por este material cancerígeno y que, a pesar de tener conocimiento de esta situación, ni SBASE ni Metrovías han hecho nada en los últimos 15 años para modificar esta situación que pone en riesgo la vida de miles de trabajadores y trabajadoras del subte”, habían asegurado los sindicalistas en octubre, durante el pasado levantamiento de molinetes.

En aquel momento, el nivel de malestar entre los trabajadores se había acrecentado tras las declaraciones del presidente de SBASE, Eduardo Montmollin, quien admitió que los manuales de los 36 coches CAF 5000 que le compraron al metro de Madrid detallaban que las formaciones contenían asbesto.

También conocido como amianto, este material cumple la función de aislante y se puede encontrar en distintos materiales como la pintura de los coches del subte y otras piezas que tienen contacto con la electricidad. El problema radida en la inhalación de fibras que se desprenden y flotan en el aire del lugar de trabajo, por lo que en Argentina está prohibido la utilización de asbesto desde 2001.

Según la OMS y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), los trabajadores son los que deben tomar un recaudo especial, pero no así los pasajeros.

Seguí leyendo