Los peligros asociados a la utilización de cigarrillos electrónicos ya son bien conocidos (Shutterstock)
Los peligros asociados a la utilización de cigarrillos electrónicos ya son bien conocidos (Shutterstock)

Una fiscalía de la Ciudad de Buenos Aires incautó este miércoles más de diez mil cigarrillos electrónicos que, a pesar de encontrarse prohibidos por la Anmat, suelen comerciarse libremente. El procedimiento tuvo lugar pocos días después de que se registrara el primer paciente internado en el país con una enfermedad relacionada al consumo de este producto.

La causa fue llevada a cabo por la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental del Ministerio Público Fiscal, a cargo de Blas Matías Michienzi. Por la investigación fueron imputadas unas 20 personas, acusadas de ejercer actividades comerciales de manera ilegítima. Entre los imputados se encuentran tanto proveedores como personas dedicadas a la actividad minorista.

Los cigarrillos se encontraban en dos depósitos clandestinos, lo mismo que otros productos complementarios para su uso. Los inmuebles en cuestión, a su vez, fueron clausurados por la Dirección General de Fiscalización y Control de la Ciudad por no cumplir con las condiciones mínimas de funcionamiento, seguridad e higiene.

En diálogo con Télam, el fiscal indicó que también “se incautaron elementos técnicos de almacenamiento de datos y documentación que permitirá avanzar sobre la estructura total de la organización ilegal que desarrolla estas prácticas que ponen en riesgo la salud pública”.

El vapeo, que comenzó como un método destinado a reemplazar el uso del cigarrillo convencional, en poco tiempo se convirtió precisamente en una amenaza para la salud pública y ya se ha cobrado numerosas víctimas alrededor del mundo. Un caso ilustrativo es el de Estados Unidos, donde 33 personas murieron y más de 1.500 se encuentran en grave estado.

El cigarrillo electrónico es el ingreso a la adicción a la nicotina (Foto: Shutterstock)
El cigarrillo electrónico es el ingreso a la adicción a la nicotina (Foto: Shutterstock)

En el país, en tanto, se registró recientemente el primer paciente internado con una lesión pulmonar asociada al vapeo. Se trata de un joven de 30 años afectado por una grave enfermedad llamada proteinosis alveolar, una afección que se presenta a través de la acumulación de lípidos y proteínas en los alvéolos del pulmón. Ante tal situación de alarma, la especialista determinó de inmediato la internación del paciente en terapia intensiva.

Después de atender la situación inmediata del paciente y revisando los datos de la entrevista, la neumonóloga constató que el caso respondía a todos los parámetros establecidos por los organismos internacionales de salud en relación al consumo de los cigarrillos electrónicos, o “vaping”.

“Teniendo en cuenta los antecedentes del paciente, la ausencia de una infección pulmonar y su cuadro clínico, pudimos corroborar que respondía a los patrones de enfermedades relacionadas al consumo del cigarrillo electrónico establecidos por los principales organismos de salud internacionales”, advirtió a Infobae la neumonóloga y broncoscopista con 30 años de experiencia Roxana Berenguer, quien atendió al joven.

“Yo no estoy afirmando 100% que la enfermedad de este paciente estuvo ligada al consumo del cigarrillo electrónico. Sus 15 años previos de consumo de tabaco tradicional también pudieron estar relacionados a eso. Pero sí me atengo patrones basados en estadísticas. En la mayoría de los casos en que se reunían el mismo grupo de características previas, se trataba de pacientes que habían practicado el ‘vaping’”, completó.

Según la quinta edición de la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Jóvenes (EMTJ) que incluyó por primera vez la evaluación del consumo de estos dispositivos, el 7,1% de los estudiantes secundarios de entre 13 y 15 años consumen actualmente cigarrillos electrónicos y el 14,4% de los estudiantes algunos vez los probó.

Y si bien la cifra ubica al país “a mitad de la tabla en comparación con otros países”, según consignó a Infobae la directora de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles, Verónica Schoj, muestra que el consumo “ya se volvió una epidemia”.

No obstante , y más allá de las prohibiciones legales, en el país se registró que las ventas de este producto crecieron a una tasa menor a las anteriores en las últimas semanas en un marco de serias advertencias de salud pública.

Como legalmente es muy difícil prohibir el cigarrillo, porque hay muchos intereses comerciales, lo que están intentando es prohibir que fumen los menores de 21 años y la medida inicial apunta a comenzar con los saborizados”. El médico cardiólogo Francisco Toscano (MN 95.358) señaló a Infobae que “los sabores caramelo, frutales, chocolate, vainilla, etc., son los más atractivos para adolescentes y jóvenes”.

Con el acompañamiento de legisladores de distintos bloques, el diputado nacional Daniel Filmus presentó un proyecto que modifica la Ley 26.687 de Regulación, Publicidad y Consumo de Productos elaborados con Tabaco para establecer la prohibición del consumo de cigarrillos electrónicos y PTC en lugares cerrados de acceso público.

Si bien los cigarrillos electrónicos se encuentran incluidos en la reglamentación de la norma vigente como productos asociados al tabaco, el avance de esta tecnología requiere incluirlo formalmente como producto de tabaco para garantizar una correcta implementación de la normativa.

Seguí leyendo: