La Justicia prohibió las fumigaciones a menos de 1.000 metros del casco urbano en todo el Partido de Exaltación de la Cruz
La Justicia prohibió las fumigaciones a menos de 1.000 metros del casco urbano en todo el Partido de Exaltación de la Cruz

Patricia Benítez atiende una farmacia en Exaltación de la Cruz. Se mudó a esta ciudad cansada de los 27 robos que sufrió en su local del barrio porteño de Almagro. En 2003, ella, su marido y su familia se trasladaron a esta pequeña ciudad, ubicada a casi 100 kilómetros de la Capital Federal. Buscaban seguridad y aire puro. No les robaron más, pero igualmente no consiguieron del todo lo que anhelaban. Una década y media después saben que viven en un territorio fertilizado por la soja. Y con sus consecuencias: el impulso económico y su lado oscuro, la amenaza por las fumigaciones con agroquímicos.

Cuando Patricia abrió su farmacia en Los Cardales notó enseguida una anomalía: en una semana, en este pueblo de 8.000 habitantes,vendían la misma cantidad de broncodilatadores que despachaban en todo un mes en Buenos Aires. También recibían a demasiadas personas con hipotiroidismo.

Y algo peor. "Atendíamos muchas personas con cáncer. Y después nos dimos cuenta que acá las familias se acostumbraron a que alguien de ellos tenga esta enfermedad", relata la mujer, con angustia.

Ese desasosiego la llevó a reunir a parte de la comunidad y denunciar que las fumigaciones, que se hacían por tierra, por aire y a cualquier hora -incluso sobre escuelas durante los horarios de clases- estaban liquidando a la población. Lucharon por una ordenanza que regulara esta práctica y la consiguieron, pero tuvieron que esperar siete años para que el Ejecutivo municipal la reglamentara.

Un integrante de Exaltación Salud, disfrazado de “fumigador” para concientizar
Un integrante de Exaltación Salud, disfrazado de “fumigador” para concientizar

En marzo de este año, finalmente se prohibieron las fumigaciones aéreas, pero todavía seguían permitidas las prácticas terrestres a escasos metros de las zonas urbanas. Hasta que días atrás la Justicia dio lugar a un reclamo que la comunidad, organizada en el colectivo Exaltación Salud, venía haciendo encolumnada detrás de una vecina denunciante y prohibió las pulverizaciones a menos de 1.000 metros de cualquier vivienda y escuelas.

La decisión fue de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Campana, que decidió que para las aplicaciones cerca de escuelas deberá respetarse hacerlo fuera del horario de funcionamiento y con una diferencia de al menos 12 horas.

"Exaltación de la Cruz tiene las mismas particularidades de todos los pueblos fumigados del país. Es un territorio que tiene mucha tierra productiva intensiva y en las últimas dos o tres décadas el 80% de ese territorio cultivable fue ocupado por las soja", comenta Anabel Pomar, integrante de Exaltación Salud, y agrega que lo que antes eran negocios diversificados ahora es todo lo mismo: "Al hacerse solo soja fue agravando la utilización de los agrotóxicos. Antes se convivía con otros emprendimientos, como queserías o lecherías. Ahora es 80% soja transgénica".

Siete años atrás, dos vecinas de Los Cardales empezaron a notar las consecuencias de las fumigaciones frente a sus casas. Eran aplicaciones terrestres, con mosquito pulverizador. Los efectos eran inmediatos: ardor en los ojos, dificultades para respirar, irritación en la piel, a veces problemas estomacales.

También aparecían imágenes desconcertantes: montañas de insectos muertos en los marcos de las puertas o las ventanas. "Como si vinieran escapando del veneno, desde vaquitas de San Antonio hasta grillos, todo tipo de bicho", comenta Patricia, que paralelamente empezó a asociar las situaciones que veía en su farmacia con lo que pasaba en su casa.

Así fue que ella y varios vecinos juntaron documentación, hablaron con médicos y abogados ambientalistas y se acercaron a la Municipalidad para manifestar sus temores. Poco tiempo después hicieron un proyecto de ordenanza que proponía alejar los venenos de las casas.

En 2012 finalmente el Concejo Deliberante de la ciudad aprobó una ordenanza que prohibía fumigar a menos de 150 metros de las casas y a menos de 300 de las escuelas. Pero la norma no fue reglamentada por siete años. "Era una letra muerta", comenta Pomar.

Las fumigaciones nunca pararon. Habían cada vez más pulverizaciones, conforme se extendían los cultivos de soja. Las denuncias de los vecinos tampoco se detuvieron.

Mientras tanto, como un bomba silenciosa, en cada casa de muchos de los barrios, especialmente en San José del Tala, Los Cardales y Esperanza, se venía desatando un drama. Las enfermedades crecían año a año: tiroides, asma, problemas de piel y especialmente cáncer.

Exaltación Salud se formó con vecinos que piden parar con las fumigaciones con agroquímicos
Exaltación Salud se formó con vecinos que piden parar con las fumigaciones con agroquímicos

Muchos vecinos no sabían. Para algunos de ellos, ver pasar los aviones fumigadores era un espectáculo atractivo. Eso le pasó a Gabriela Sandes (45) y a su familia. Para esa época, 2009, cuando escuchaban el ruido del motor de los fumigadores aéreos se iban hasta el campo ubicado a cuatro cuadras de su casa a ver cómo fumigaban. "Era algo lindo, ahora te digo, lindo entre comillas, por eso la llevábamos a Ana, nuestra hija más chica, para que viera el avión", explica la mujer.

A mediados de 2016, Ana, que tenía 13 años recién cumplidos, empezó a sentir un dolor en un costado. Los médicos del hospital de Exaltación de la Cruz le dijeron que era un problema instestinal y recetaron ibuprofeno.

Pasaron dos meses y los dolores se agudizaron. En noviembre de ese año le hicieron una ecografía y detectaron un tumor en el ovario derecho. Los padres, sin obra social, buscaron un lugar y la operaron el 9 de diciembre. "No me dijeron la gravedad de su enfermedad. Tardaron dos horas en el quirófano. El tumor pesaba un kilo y se le había pegado a los riñones, los médicos no se explicaban cómo estaba de pie", relata emocionada su mamá.

Un mes después, Ana tenía un tumor del doble de tamaño del que le habían sacado. El 10 de junio de 2017 la adolescente murió. Faltaban dos días para que cumpliera 14.

Ana Flores junto a su papá, ella murió de cáncer dos días antes de cumplir 14
Ana Flores junto a su papá, ella murió de cáncer dos días antes de cumplir 14

"En el medio de sus problemas la llevamos al Garrahan, donde no pudieron decirnos por qué se había enfermado así. No figuran las causas de su muerte en el certificado de defunción. Me costó mucho superar la muerte de mi hija, pero después empecé a notar que había problemas de cáncer en todo el barrio", cuenta Sandes, que también miró hacia adentro de sí misma. "Y yo empecé a pensar: perdí embarazos, tengo anemia crónica, sequedad en la piel, irritaciones, y ahora la asocio. Quizá sea eso", cuenta la mujer, oriunda de Luján, que llegó a la localidad de Los Cardales en 1993.

El 11 de marzo de este año hubo una "pulverización criminal" sobre una escuela que derivó en una ordenanza que prohibió definitivamente las fumigaciones aéreas.

Fue lo que faltaba para que toda la comunidad se encolumnara detrás de Exaltación Salud. Dos meses después, el grupo hizo una encuesta entre vecinos de los barrios San José y Esperanza, poblaciones ubicadas sobre la ruta 39, muy cerca de la Municipalidad de Exaltación de la Cruz.

En esos barrios relevaron 280 viviendas en 30 manzanas y detectaron 45 casos de cáncer, 28 muertes, cuatro de estas de menores. "En una de cada tres familias encontramos una o más personas del núcleo familiar con enfermedades asociadas al uso de agrotóxicos: tiroides, diabetes, problemas respiratorios", cuenta Pomar.

Y simultáneamente Patricia Benítez hizo su propio "censo" de enfermos de cáncer en Los Cardales, a partir de los casos que recibían en las cinco farmacias que hay en esa localidad. "Encontramos 80 casos, con niños, adultos y adolescentes en este último tiempo", comenta.

Benítez y toda la comunidad de Exaltación de la Cruz viven en estado de alerta. "Acá tenemos muchos casos de cáncer, chicos con leucemia. Está muy naturalizado tener un familiar con cáncer. Todas las familias tienen a uno. Escucho a las madres nebulizar para broncoespasmos. Las generaciones vienen cada vez más enfermas y nadie se pregunta por qué", reclama.

Infobae consultó con fuentes jerárquicas del Municipio sobre los alcances del fallo, pero aseguraron que todavía no fueron notificados por la Cámara sobre la decisión que prohíbe las fumigaciones a menos de 1.000 metros. Tampoco quisieron explicar si tienen registros de casos de cáncer en el área de Salud y si esos índices están dentro de la media nacional.

La decisión judicial, que además declaró inconstitucional varios artículos de la ordenanza municipal que prohíbe las fumigaciones, llegó pocos días después de un fallo similar del juez federal de San Nicolás, Carlos Villafuerte Ruzo, en relación con la problemática que vive la comunidad de Pergamino, donde en un solo barrio se detectaron 53 casos de cáncer.

En Pergamino, a diferencia de lo que ocurre en Exaltación de la Cruz, un estudio demostró que al menos una familia tiene daños genéticos producto del uso del glifosato.

Pero en esta ciudad son todas presunciones. No hay estudios y el Municipio se mantiene en silencio. "Lo que esperamos es que la Municipalidad rápidamente gestione en el territorio en pos de una producción libre de todo tipo de venenos. Es posible. Nosotros no elegimos tener los venenos en el cuerpo", advierte Pomar, quien reconoce que "es un problema que excede al municipio, nadie se salva solo, la salida tiene que ser colectiva".

"Lo que le pasó a mi hija y a muchos otros nenes es por esto. Es muy grave. Para el Municipio el agua está en condiciones, pero para mí no. Lamentablemente nunca va a salir en un estudio que el cáncer haya sido por glifosato, no lo vamos a saber nunca", comenta Gabriela Sandes, quien reconoce que el fallo judicial la sorprendió: "Pensé que nunca se iba a lograr. Fue una alegría, emoción. Pero es sólo un paso que se da. El Municipio negaba las cosas, estos 1.000 metros son un montón a pesar de que debería estar prohibido. No es que no queremos que produzcan, se trata de comer algo sano, de llevarte a la boca cosas que estén bien. Se puede vivir de otra forma".

Seguí leyendo: