La imagen aérea de una de las residencias más suntuosas de un barrio que comenzó a popularizarse por la década del setenta
La imagen aérea de una de las residencias más suntuosas de un barrio que comenzó a popularizarse por la década del setenta

Punta del Este se abre. De la península se bifurcan dos caminos: hacia el oeste, hacia Pirápolis y más allá la capital Montevideo, se extiende la playa Mansa; hacia el este, hacia José Ignacio y más allá el departamento de Rocha, crece la playa Brava. En el centro, más cerca del continente que de la interacción entre ambas costas, se levanta Beverly Hills, el barrio más coqueto y exclusivo del balneario esteño.

Está lo suficientemente lejos y lo suficientemente cerca del corazón de la ciudad. A siete minutos de la península y del hotel Enjoy, a cinco cuadras del Punta Shopping, su atmósfera es diferente. Presume de una estética de barrio privado sin sus restricciones de acceso. Las fronteras no están descriptas, hay que suponerlas. El paisaje lo va anunciando: el canto de los pájaros, el nulo movimiento de tránsito, las ondulaciones del terreno, el olor a pasto recién cortado, la serenidad del lugar, los carteles de las inmobiliarias, la alta disponibilidad del terreno y las casas. Sobretodo las casas cuentan la historia del barrio.

La casa que recibe por nombre “Victoria Caroline” con su respectiva pileta y su cancha de tenis
La casa que recibe por nombre “Victoria Caroline” con su respectiva pileta y su cancha de tenis

Todas tienen nombre. Son fastuosas, monumentales, como si fuesen mansiones o palacios de otras épocas. Comparten la misma tesitura: no recurren a una arquitectura de amplios ventanales e inspiraciones modernas. La intención es conservar el misterio.

Una de sus residencias más emblemáticas es la ex "Gipsy Queen", el hogar donde dos amigas celebraban fiestas sexuales con intercambios de parejas. Hoy las dos antiguas residentes, Lulukhy Moraes y Leticia Giachino, están detenidas con prisión preventiva y acusadas de ser autoras intelectuales del crimen de Edwar Vaz Fascioli, ex marido de Lulucky.

Vista panorámica de la actual “Flor de Liz”, la ex casa donde Lulú y Leticia organizaban fiestas sexuales
Vista panorámica de la actual “Flor de Liz”, la ex casa donde Lulú y Leticia organizaban fiestas sexuales

La conocida "Mansión del Sexo" o "Mansión Swinger" cambió de nombre y de estilo. Ahora la habita una familia de brasileños, construyeron una pileta, remodelaron toda reminiscencia a su pasado procaz y su nueva denominación sugiere lealtad y pureza con "Flor de Liz".

La vivienda se encuentra sobre la calle Curupay: en Beverly Hills todas las arterias remiten a nombres de árboles o arbustos. Tiene sentido: en el barrio predomina el verde de la naturaleza.

Los nombres de las calles son árboles o arbustos: Los Plátanos, Los Sauces, Los Arrayanes, Los Laureles
Los nombres de las calles son árboles o arbustos: Los Plátanos, Los Sauces, Los Arrayanes, Los Laureles

Enfrente hay un terreno baldío en venta. De acuerdo a información provista por Javier Sena, vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria de Punta del Este, en un predio que ocupa una extensión estimativo de setenta hectáreas, hay 150 lotes y menos de ochenta casa construidas.

En el centro del barrio, emerge el Museo Ralli, una estructura de seis mil metros cuadrados que según su propia definición "alterna amplias salas de exposición con patios interiores de gran belleza donde descansan esculturas en bronce y mármol, creando un entorno mágico que enamora a sus visitantes".

Algunas de las construcciones en uno de las zonas residenciales más costosas del país tienen el aspecto de castillo medieval
Algunas de las construcciones en uno de las zonas residenciales más costosas del país tienen el aspecto de castillo medieval

En el recorrido por el área residencial, se distinguen más niños en bicicleta y micros de city tour que vehículos particulares, más personas trabajando en el embellecimiento de los jardines que vecinos. La mayoría de las casas no tiene un perímetro vallado con rejas o muros: cualquier visitante podría ingresar al patio de la vivienda y hasta sumergirse en la pileta si así lo quisiera.

Beverly Hills está rodeado por el barrio El Jagüel, el campo de golf del Cantegril y el barrio Kennedy, donde se asientan las villas de emergencia de Punta del Este.

La inmensidad del Museo Ralli, uno de los centros culturales más predominantes de Punta del Este
La inmensidad del Museo Ralli, uno de los centros culturales más predominantes de Punta del Este

Las primeras construcciones datan de la década del setenta. El pionero fue un reconocido odontólogo de San Carlos que construyó un castillo de estilo medieval que actualmente luce con signos de abandono. Desde esa inversión, la zona comenzó a popularizarse entre la alta sociedad latinoamericana.

El dueño de una de las empresas más grandes de Brasil tiene su casa en el Beverly Hills de Punta del Este, un magnate estadounidense -"uno de los principales promotores inmobiliarios de Miami", según informaron a Infobae– compró varias propiedades en la zona.

Villa Regina: la mansión que algunos medios de Brasil le asignan al ex presidente Lula tendría un valor cercano a los dos millones de dólares
Villa Regina: la mansión que algunos medios de Brasil le asignan al ex presidente Lula tendría un valor cercano a los dos millones de dólares

Incluso, tal como publicó la revista brasileña Instoé en 2016, la justicia sospechaba que la casa llamada "Villa Regina", de inspiración en la arquitectura suiza, pertenecía de Lula Da Silva.

De acuerdo a los trascendidos que circulan por las íntimas calles del barrio, las investigaciones apuntaban a que el ex presidente había comprado la propiedad con el mismo procedimiento que había adquirido otros inmuebles de su país en el marco del proceso judicial conocido como Lava Jato.

Varias de las mansiones del barrio Beverly Hills no tienen vallas que delimiten su circunferencia
Varias de las mansiones del barrio Beverly Hills no tienen vallas que delimiten su circunferencia

Ninguno de los chalets ocupa una superficie inferior a los 300 metros cuadrados y los lotes más pequeños son de dos mil metros cuadrados. El Museo Ralli, por ejemplo, dispone de una hectárea, con un amplio jardín del otro lado de la calle. Según estimaciones inmobiliarias, cada metro cuadrado cuesta entre tres mil y cuatro mil dólares, y el piso de tasación de las casas empieza en la base de un millón y medio de dólares.

En los años noventa, el valor del metro cuadrado era superior al actual: en esa época el barrio representaba a las clases más ostentosas de la región (Fotos Marcelo Umpiérrez)
En los años noventa, el valor del metro cuadrado era superior al actual: en esa época el barrio representaba a las clases más ostentosas de la región (Fotos Marcelo Umpiérrez)

Sin embargo, los años dorados del barrio de Beverly Hills quedaron en la década del noventa, donde se suscitó un boom inmobiliario en la zona. En aquella época, la zona era un imán para el jet set mundial. Cada 4 de enero, el magnate brasileño Gilberto Scarpa abría las puertas de La Pinduca, su mansión de 900 metros cuadrados, para celebrar la llegada del nuevo año con un cúmulo de celebridades de fama internacional.

Hoy los inversores apuestan por condominios o exclusivos terrenos con vista al mar en José Ignacio, una de las zonas más exclusivas y más codiciadas por los desarrollistas. Beverly Hills, rodeado de magníficos jardines y residencias majestuosas, tiene las costas a varios metros. Permanece escondido en el centro de la ciudad esteña, donde conserva su aura intimista y la solemnidad de los countries privados.

Seguí leyendo: