Hoy jueves a las 10 de la mañana abre sus puertas el primer sector del Ecoparque porteño, un proyecto que surgió a partir de la reforma del viejo Zoológico de Buenos Aires. Se trata de un área de 2,3 hectáreas lindante con Plaza Italia. Estará abierto de jueves a domingos de 10 a 17 y la entrada será gratuita. No obstante, habrá un límite de cupos.

El nuevo Ecoparque se aleja del modelo clásico de los zoológicos victorianos en los que se exhibían animales exóticos en jaulas. En cambio, el nuevo paradigma pone el foco en el rescate y la conservación de especies en peligro, en la preservación del patrimonio histórico y el cuidado de la fauna local.

La Darwin
La Darwin

Según explicaron desde el ministerio de Espacio Público, la idea de inaugurar una pequeña parte del predio busca que los vecinos puedan empezar a ver "progresivamente" el nuevo modelo de Ecoparque. En ese sentido, el cerco de la obra se irá corriendo a medida que más espacios sean recuperados. En febrero, por ejemplo, abrirán el sector de la esquina de avenida Libertador.

Arco de Tito, la antigua entrada al Zoo
Arco de Tito, la antigua entrada al Zoo

El sector de Plaza Italia es un área temática que representa tanto la flora como la fauna de la llanura pampeana. Allí se podrán ver especies como pavos reales, patos, maras (como un conejo grande), chajás y otros pájaros autóctonos. En los próximos dos meses, tras un período de adaptación al nuevo ambiente, se sumarán flamencos y ñandúes. Todos estos animales vivirán en un régimen semiabierto.

De los animales exóticos de la vieja colección solo se conservarán los especímenes que no puedan ser trasladados a sus ambientes naturales o santuarios por cuestiones de salud o imposibilidad de traslado. Por ejemplo, los leones fueron enviados hace unos meses a un refugio especializado en Minnesota, Estados Unidos, y las tres elefantes hembras que continúan en el predio esperan que se completen los trámites para ser recibidas en un santuario en Mato Grosso, Brasil.

Dos de las elefantes hembras que esperan su traslado a Brasil
Dos de las elefantes hembras que esperan su traslado a Brasil

Desde el punto de vista arquitectónico, ya fueron restaurados el Arco de Tito (la clásica entrada del ex Zoológico) y el puente de las garzas. La clásica Casa Bagley, que supo ser la boletería original, se encuentra en refacción y pronto entrarán en obra la vieja Lorera, las Ruinas Bizantinas, que se encuentran en una pequeña isla en el lago Darwin, y la Confitería del Águila.

En todo el predio hay más de 40 edificaciones que fueron declaradas patrimonio histórico. Unas 15 de ellas serán concesionadas para fines educativos y comerciales.

Un pavo real camina por el sector que será inaugurado
Un pavo real camina por el sector que será inaugurado

En cuanto a la flora, unos humedales (zona de tierra que se inunda) actuarán como filtros biológicos para tratar el agua de la laguna de la entrada en forma natural. A su vez, esperan que los árboles y las plantas autóctonas atraigan ejemplares de las especies que ya viven en la ciudad, como "las lechucitas o las comadrejas".

Rescate y conservación

"El banco genético es la expresión del futuro, el concepto de hacia dónde queremos ir, lo que le asegura sobrevida a este enorme proyecto", explicó a los periodistas que participaron de la recorrida el ministro Eduardo Macchiavelli.

Este laboratorio genético, donde se conservan congeladas más de 7 mil muestras de casi 100 especies, junto al centro de recuperación de fauna silvestre, el hospital veterinario y el centro de rehabilitación de fauna marina (en construcción) serán el corazón del proyecto de conservación animal.

Muestras genéticas preservadas en nitrógeno líquido
Muestras genéticas preservadas en nitrógeno líquido

El Ecoparque recibe unos 500 animales por año recuperados del tráfico o con problemas de algún tipo que son curados para su posterior reinserción en el hábitat natural. Si esto es imposible, por ejemplo en el caso de un ave con las alas dañadas permanentemente, se buscará su conservación. Este es el caso de una pareja de cóndores que recientemente tuvo una cría. Si bien los padres no pueden ser liberados, el pichón es alimentado con títeres que simulan su especie para que no se habitúe al hombre y pueda volver a la naturaleza.

Pichón de cóndor alimentado con títeres para evitar la “improntación” humana
Pichón de cóndor alimentado con títeres para evitar la “improntación” humana

Próximamente, el personal del Ecoparque darán talleres en los que utilizarán las historias particulares de algunos ejemplares para "contar la historia de las problemáticas de cada especie". También se planean abrir grupos de visitas a las distintas áreas del predio que funcionan en la zonas no habilitadas -como el banco genético-.

En total, se invirtieron uno $ 93.517.962 en la recuperación y puesta en valor del sector de Plaza Italia. La obra estará concluida recién en 2021.

Seguí leyendo: