La joven tiene 20 años y vive en Tucumán
La joven tiene 20 años y vive en Tucumán

Sergio Schoklender tiene una hija de 20 años en Tucumán a la que siempre desconoció y después de una eterna pelea en los tribunales, la justicia de esa provincia aceptó una probation pedida por el empresario y le ordenó en agosto pasado que deposite todos los meses $10.000 en concepto de alimentos y que done a una institución de bien público $300 mensualmente en "insumos".

Pero a cuatro meses de ese acuerdo, el ex mano derecha de Hebe de Bonafini no cumplió con su obligación y por eso el juez que había aceptado la solicitud de Shocklender en un primer momento, ahora lo castigó con una multa de 750 pesos.  El equivalente aproximado a tres pizzas o dos kilos de helado.

La joven no reconocida por su papá es Madeleine Chamille Schneer. Su madre, María Belén Schneer, conoció a Schoklender a mediados de 1995, después de que el hombre estuviera en prisión por el crimen de sus padres. La relación se extendió hasta 1997, cuando ella le dijo que estaba embarazada. En los nueve meses de gestación, solo se limitó a pagar la cuota de la obra social y después del nacimiento de Madeleine, en septiembre del 98, desapareció y obligó a la mamá a librar una batalla judicial que se extendió por años y que parece no tener fin.

En 2010 Schoklender pagó una mensualidad de 2.000 que duró cuatro meses tras estallar el escándalo por el desvío de fondos en la Fundación y alegó que no podía seguir pagando porque estaba "quebrado".

La ley 13.944 de "incumplimiento de los deberes de asistencia familiar" prevé prisión de hasta dos años o multas de hasta $25.000 para los que incurran en ese delito. Pero Schoklender pagó el abandono de su hija con los 750 pesos. "La única vez que lo vi tenía 11 años y me miró con desprecio", dijo la joven en una entrevista que concedió a Infobae en 2017.