Las agentes de la policía bonaerense Tamara Ramírez y Lourdes Espíndola
Las agentes de la policía bonaerense Tamara Ramírez y Lourdes Espíndola

El pasado sábado asesinaron en un lapso de 12 horas a dos agentes mujeres de la policía bonaerense: Lourdes Espíndola (25), en Ituzaingó, y Tamara Ramírez (26), en Almirante Brown. Consultado sobre estos casos fatales, el secretario de Política Criminal, Coordinación Fiscal e Instrucción Penal del Ministerio Público bonaerense, Francisco Pont Vergés, consideró que "el delito tiene esas cosas de rachas estacionales, de varios hechos que impactan en la sociedad".

"Son fenómenos multicausales; la avidez por las armas, demostrar que se puede atacar policías impunemente, puede ser producto de la droga, de que la encuentran sola, una presa fácil, y se resiste porque es policía. Son varias cosas que pueden llegar a suceder", señaló el funcionario consultado por el periodista Luis Novaresio en radio La Red.

En este sentido, agregó que "hay una realidad, que es la de los policías bonaerenses en las calles, tomando servicios públicos para ir a trabajar; suelen estar armados, lo que también implica un riesgo para ellos".

Francisco Pont Vergés, secretario de Política Criminal

Con relación al crimen de Espíndola, la agente que ayer fue diagnosticada con muerte cerebral, Pont Vergés afirmó que "no hay sospechosos identificados", pero destacó que en las últimas horas se presentaron al menos tres testigos "que estarían ayudando en el dictado de rostros" de los sospechosos.

Por otro lado, detalló que se realizó un relevamiento de cámaras en la zona de Ituzaingó donde Espíndola fue baleada. "Se constata que las cámaras que tiene la Autopista del Oeste no funcionan y las particulares no existen. Hay una cámara del municipio, un domo, que apuntaba para el otro lado y no hacia la parada donde estaba la agente", agregó.

En tanto, el procurador de la provincia de Buenos Aires,  Julio Conte Grand consideró que la frase del secretario de política criminal "fue una referencia desafortunada" y que "no corresponde hablar de situaciones de homicidios o delitos en éstos términos".

Para el procurador de la provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand, la frase de Pont Vergés “fue una referencia desafortunada”
Para el procurador de la provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand, la frase de Pont Vergés “fue una referencia desafortunada”

Sin embargo, Conte Grand explicó que respecto a la sucesión de muertes de personas que ejercen la función policial "es prudente analizar si el carácter de policía ha sido un elemento que ayuda a motivación de la comisión del delito".

Mientras que Fernando Altamirano, el esposo de Lourdes Espíndola, le contestó a Pont Vergés y sostuvo que el funcionario "esta muy equivocado", "Ese funcionario entonces está esperando que maten a otro policia para la siguiente estación. No tienen que pasar más estas cosas", apuntó.

Lourdes Espíndola, miembro del Comando de Patrullas de Moreno, fue víctima de un robo en Ituzaingó, cuando se estaba por tomar el colectivo. La agente acababa de terminar su turno, se disponía a buscar a su hijo de 6 años e ir a su casa. El hecho ocurrió el sábado pasado, mismo día que en otra ocasión de robo perdió la vida Tamara Ramírez, también agente de la fuerza provincial, cuando intentaba defender a su papá de un hecho de inseguridad en la ciudad de Glew.

Fernando Altamirano, esposo de Espíndola, dijo que el funcionario “está muy equivocado”
Fernando Altamirano, esposo de Espíndola, dijo que el funcionario “está muy equivocado”

En el caso de Lourdes, poco antes de las 19, después de terminar su turno y cuando llegaba vistiendo chaleco y uniforme a la parada del colectivo, al menos dos personas en moto la interceptaron con el objetivo de robarle su arma reglamentaria. Tras un forcejeo la oficial de 25 años terminó siendo baleada con su propia pistola en el esternón. Estando herida la joven logró en medio del pánico sacar su celular y enviarle un audio de WhatsApp a su pareja al igual que ella miembro del Comando de Patrullas de Moreno.

SEGUÍ LEYENDO