El doctor Alfredo Revidatti, director del Hospital Escuela de Corrientes y Jefe de la Cátedra de Bioética de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE)
El doctor Alfredo Revidatti, director del Hospital Escuela de Corrientes y Jefe de la Cátedra de Bioética de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE)

"En 2004, en la provincia de Corrientes, habíamos tenido 12 muertes maternas, considerando todas las causas -explicó el doctor Alfredo Revidatti a Infobae-. Esa cifra, gracias al trabajo de prevención y atención del embarazo y del parto, que se inició a nivel del Ministerio de Salud Pública, se redujo a 4 en el último año (2016), considerando todas las causas".

"En ese mismo año 2016 -subraya-, no hubo ninguna muerte materna por aborto y desde 2012, ninguna por aborto séptico [N. de la R: infección intrauterina grave causada por un aborto inducido]".

Revidatti es director del Hospital Escuela de Corrientes -uno de los cinco de ese tipo que existen en todo el país- y titular de Bioética en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE),desde que se creó esa cátedra, hace seis años.

"Hay consultas por hemorragias ginecológicas, desde ya, pero de ninguna manera se produce la cantidad de muertes por esta causa a que aluden los promotores de la legalización del aborto", sostiene.

Estadísticas del Ministerio de Salud del año 2016: en la provincia de Corrientes, 4 muertes maternas, ninguna por aborto (Dirección de Estadísticas e Información en Salud – DEIS)
Estadísticas del Ministerio de Salud del año 2016: en la provincia de Corrientes, 4 muertes maternas, ninguna por aborto (Dirección de Estadísticas e Información en Salud – DEIS)

Tal como reveló Infobae anteriormente, el total de muertes maternas -las que se producen durante el embarazo y hasta 40 días después del parto- en el país en 2016 -último año con estadísticas oficiales- fue de 245. De esa cifra, 43 fueron por consecuencia de abortos, pero los registros oficiales no discriminan entre aborto provocado y aborto espontáneo, de modo que el número es aún menor.

"Hay un fuerte movimiento de apoyo a la mujer -dice el doctor Revidatti- que es legítimo y tiene algunos fundamentos ciertos, pero se extiende eso a una supuesta necesidad de defenderla porque se mueren por el aborto clandestino, pero yo creo que hay que insistir en que esa causa no existe. Lamentablemente lo tenemos al doctor Ginés González García dando cifras que no son reales y con una firmeza difícil de entender por parte de alguien que no puede ignorar que no tienen sustento, considerando que fue ministro de Salud de la Nación [de enero de 2002 a diciembre de 2007]. La semana pasada lo escuché mostrándose espantado por la cantidad de mujeres que mueren por aborto séptico. No sé en qué se basa".

De hecho, agrega el médico correntino, desde que se publicaron las cifras reales, como ya no pueden hablar de miles de muertes, obvian el dato y sólo hablan de una cifra supuesta de abortos clandestinos -entre 400 y 600 mil-, que no es estadística sino especulación.

Es falacia argumental cuando se empieza una discusión con un dato que no existe

"Eso se llama falacia argumental; cuando uno empieza una discusión con un dato que no existe, con un hecho que no es real, toda la discusión se deforma. Por eso es importante aclarar estas cifras, difundirlas. Es obvio que gente de buena voluntad se prende de esos argumentos, piensa 'cómo no voy a estar de acuerdo si muere tanta cantidad de mujeres…' Pero eso no es verdad".

Con datos de la Dirección de Estadísticas e Información en Salud
Con datos de la Dirección de Estadísticas e Información en Salud

Por otro lado, Revidatti cree que inflan la cifra de abortos para luego poder decir que el número baja con la legalización. "En Uruguay, por ejemplo, se mencionaba una cifra de 80 a 90 mil abortos por año, pero cuando se legalizó se registraron 30 mil. No tiene ninguna lógica pensar que la legalización provoque semejante descenso, lo que esto demuestra en realidad es que la cifra que se daba era mentira".

La finalidad es circunscribir la problemática del aborto a un tema de salud pública. En palabras de Ginés González García, "no lo apoyo [el aborto libre] por razones ideológicas sino esencialmente por razones sanitarias".

Corrientes, "Provincia Pro Vida"

En otro orden, Revidatti recuerda que, en 2011, cuando se proclamó en el mundo el Año de la Vida, el gobernador de entonces, Ricardo Colombi (UCR), declaró a Corrientes "Provincia pro Vida". Fue por medio de un decreto, que luego recibió el apoyo de la legislatura de Corrientes, y varias ciudades del interior de la provincia se sumaron a esa iniciativa, de defensa de la vida desde la concepción.

Por otra parte, el actual gobernador, Gustavo Valdés (UCR, Cambiemos) ratificó recientemente ese compromiso y se manifestó en contra del proyecto de despenalización del aborto que se empieza a debatir esta semana en el Congreso de la Nación.

Gustavo Valdés, gobernador de Corrientes: ratificó el compromiso Pro Vida que asumió mientras era legislador (Télam)
Gustavo Valdés, gobernador de Corrientes: ratificó el compromiso Pro Vida que asumió mientras era legislador (Télam)

"Tenemos que regular cómo vivimos y no cómo morimos", afirmó y recordó que, como legislador -dejó su banca en el Congreso el pasado 10 de diciembre para hacerse cargo de la gobernación-, asumió un "compromiso pro vida", del mismo modo que lo hicieron otros legisladores. "Ahora espero que no borren con el codo lo que escribieron con la mano", dijo Valdés.

Alfredo Revidatti espera que en este debate se tenga en cuenta que, cuando se habla de una mujer embarazada, se está hablando de dos seres humanos y se piense en consecuencia en una ley de protección integral de la madre y del niño en gestación.

Sería bueno que en el Congreso se debata el inicio de la vida

"Cuando estudiamos medicina -señala-, los textos de embriología nos dicen que la vida empieza con la concepción. Todos los estudios científicos sobre células muestran con toda naturalidad lo mismo: que cuando se unen el óvulo y el espermatozoide surge una nueva vida. O sea, hay evidencia científica de que la vida empieza en ese momento. Entonces si queremos defender a la madre, debemos saber que ya no se trata de una sola persona, sino de dos. También debemos cuidar al feto y sería bueno que en el Congreso de la Nación se debata el inicio de la vida. No es que no importe la madre, es que debemos pensar también en el hijo".

Seguí leyendo: