La búsqueda del submarino ARA San Juan, que según reportó la Armada Argentina habría sufrido una explosión el miércoles 15 de noviembre, genera en forma constante interrogantes sobre los motivos de la pérdida del paradero de la embarcación, las fallas que sufrió y el procedimiento que se siguió luego de su desaparición.

Una de las dudas estaba vinculada con las corbetas que tradicionalmente escoltan al ARA San Juan cuando realiza tareas de control de pesca ilegal. Hasta el momento, no existía una explicación oficial sobre el motivo por el que no habían estado navegando junto al submarino en el momento que ocurrió el supuesto siniestro.

El vocero de la Armada, Enrique Balbi, se refirió este jueves a la cuestión. Durante la última conferencia afirmó que el submarino "al no ser una emergencia, no tenía por qué estar acompañado por dos unidades de superficie".

Corbeta GranVille (foto de archivo)
Corbeta GranVille (foto de archivo)

"El submarino es un arma estratégica que trabaja en forma independiente, excepto que esté haciendo un adiestramiento integrado con unidades de la flota de mar o aeronaves de la aviación naval", indicó Balbi. En esa línea, explicó que en el trayecto Mar del Plata-Ushuaia, que fue el primero que recorrió el submarino, las corbetas acompañaron la embarcación. Una vez que tocaron el puerto, cada nave volvió a su puesto de referencia, ya que había culminado la etapa de adiestramiento.

"El tránsito es totalmente independiente y tenía una navegación que no tiene por qué estar acompañada de una corbeta, a pesar de que fue un principio de avería, subsanado e informado por el comandante", sostuvo el vocero de la Armada. Así despejó los rumores sobre el posible incumplimiento de un protocolo en el desarrollo de la navegación del ARA San Juan.

Consultado sobre lo que hubiese pasado en el caso de que la corbeta viajara junto al submarino, Balbi aseguró que "si hubiese estado una unidad de superficie, no hubiese impedido el siniestro que hubo". "No hubiese colaborado en el siniestro", sentenció.

(Reuters)
(Reuters)

Por último, repitió que el informe que envió el comandante el miércoles de la semana pasada "no fue una emergencia", sino que "fue un principio de avería o falla eléctrica en el compartimiento de baterías". Además, afirmó que ese incidente fue subsanado y el submarino siguió su ruta normal. Según el informe que hoy presentó la Armada, tres horas después de aquel incidente, se produjo una explosión en el ARA San Juan.

Durante su explicación, Balbi no aclaró cuál era la tarea que estaba desarrollando el submarino durante su viaje. La jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez, aseguró este miércoles que las maniobras que realizaba el submarino están "bajo secreto de Estado". Por ahora no serán de conocimiento público y las dudas quedarán activas.

 

LEA MÁS