¿Quién presta el servicio? ¿Según qué reloj? ¿Se cobra esa llamada? ¿Desde cuándo? ¿Por qué existe? ¿Qué tienen que ver los barcos? Todas esas preguntas caben en tres números: 113. El número telefónico nos envía directo a una voz que lleva 36 años dándonos la "hora oficial" de la República Argentina, pero… ¿para qué? Y sobre todo: ¿quién es esa mujer?

La voz es la de Alicia Infante, una locutora que grabó todas las horas en 1981, cuando tenía 22 años. Desde ese momento la entonces joven estudiante del Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica (ISER) se convirtió en la mujer al otro lado del teléfono cada vez que alguien quiso saber desde algún lugar del país la hora oficial. Y lo hizo sin cobrar un peso.

Alicia Infante a los 22 años
Alicia Infante a los 22 años

Infante fue seleccionada en 1978 entre varias estudiantes que se postularon para ser la voz del 113, la voz de la hora oficial que hasta ese momento era dada por una telefonista de Entel que nunca había querido darse a conocer.

"Me enteré porque yo estaba estudiando en el ISER en esa época y vinieron del Obervatorio Naval a hacer la convocatoria. Antes la habían hecho entre las locutoras profesionales, pero evidentemente era muy alto el cachet", recordó Infante en diálogo con Infobae, sobre la selección que la terminó convirtiendo en una de las voces más conocidas del país.

La grabación fue en condiciones "bastante particulares", en parte porque se hizo en un estudio musical que pertenecía al compositor argentino Francis Smith y estaba en calle Las Heras, muy cerca de un colegio, tanto que había que parar de grabar en cada recreo porque el ruido salía en el registro.

Tuvo que decir todas las horas, todos los minutos y por último todos los segundos, y no fue una tarea fácil: cada emisión de la frase debía durar exactamente 7,5 segundos para poder ser compaginada. 

"'5 minutos' tiene una cantidad de sílabas menor a '59 minutos' y ahí estaba la dificultad para ella", le explicó a Infobae el Capitán de Fragata ingeniero Oscar Rubén Ramírez, director del Observatorio Naval Buenos Aires, desde donde todavía hoy se emite la señal.

"La voz de ella debía durar un determinado período de tiempo, para que no se superpusieran las frases cuando hicieran la edición", amplió Ramírez desde el Observatorio, dependiente del Ministerio de Defensa, a 36 años de que se hiciera aquel registro.

A lo largo de todos estos años Alicia desarrolló una carrera ligada a la locución en la que su voz fue protagonista de diferentes maneras, incluida la grabación de la llegada y la salida de los aviones del Aeroparque Jorge Newbery, en inglés y en castellano. Pero la del 113, un registro por el que no cobró un peso cuando todavía era una estudiante de 22 años, sigue siendo el que más asombro despierta.

"Soy de bajo perfil, a veces me divierto sola cuando voy por la calle y alguien me pregunta la hora", compartió la locutora de 56 años, que durante algunos años además tuvo una página de Facebook: "La voz del 113". La idea se le ocurrió a su hija y en ella, además de fotos y entrevistas, compartía consejos con  sus "fans".

"A Camila y Juan, mis hijos, siempre les llamó muchísimo la atención y cuando descubrieron que era yo la que daba la hora por teléfono empezaron a contarle a todo el mundo, en la parada del colectivo, en el colegio decían 'mi mamá trabaja de dar la hora por teléfono'. Alguna maestra habrá pensado que tenía en esa época una hot-line", recordó entre risas La Voz del 113.

"Son voces que a uno lo acompañan toda la vida", reflexionó Alicia, hoy locutora en vivo de la Sinfónica de la Ciudad y profesora de locución, sobre su grabación a la distancia. Esa que la convirtió en una voz familiar para todos los que usaron el servicio, que inspiró obras de teatro, poemas, que la hizo sentarse alguna vez en el living de Susana Giménez, que dice le sorprende que siga ahí, sonando en el 113, 36 años después.

La hora oficial

La información sobre cuál es la hora oficial de la Argentina proviene del Observatorio Naval Buenos Aires, organismo dependiente del Servicio de Hidrografía Naval del Ministerio de Defensa, con sede en la Capital Federal, más precisamente en Avenida España 2099 (Costanera Sur), frente a la Ex-Ciudad Deportiva de La Boca.

En ese lugar está emplazado este edificio, que fue declarado Monumento Histórico Nacional en el año 2001, en el que se encuentra el reloj atómico de origen americano, marca Symmetricom modelo 5071 A, que se utiliza como patrón para la determinación del Tiempo Universal Coordinado local (UTC ONBA) y desde donde se extrae la señal precisa para la difusión de la hora oficial de la Argentina, a través de diversos medios (telefonía, radiotelefonía y radiodifusión), conforme al huso horario adoptado por nuestro país (actualmente el correspondiente al de 3 horas al Oeste del Meridiano de Greenwich).

"El tiempo es obtenido de acuerdo a procedimientos definidos por el Bureau Internacional de Pesas y Medidas (BIPM). Nosotros tenemos la responsabilidad asignada por decreto de determinar, conservar, controlar y generar las señales de la hora, de acuerdo a dichas normativas", detalló el director del Observatorio.

Infante grabó en 1978 las horas, los minutos y los segundos, que desde 1981 se reproducen con precisión en el 113. Desde el 2006, la hora se obtiene desde ese reloj atómico, que tiene el tamaño de una PC de escritorio y que costó en aquel momento U$S 60 mil dólares.

El reloj atómico (2006)
El reloj atómico (2006)

¿Por qué alguien se tomaría todas estas molestias para saber la hora? La respuesta es bastante lógica y tiene que ver con barcos.

El origen de la hora oficial se remonta a 1881 cuando, por el decreto 13.013 del presidente Julio Argentino Roca se creó el Observatorio de Marina, cuyo Servicio de Hora estaba destinado solamente a los buques fondeados frente al Puerto de Buenos Aires, los cuales necesitaban tener una hora precisa para sincronizar sus cronómetros y a partir de observaciones astronómicas, determinar su ubicación en alta mar.

"Hoy tiene muchísimas aplicaciones el conocimiento del tiempo, pero originalmente la misión básica del Observatorio Naval era darle la información diaria a los buques anclados en el puerto de Buenos Aires, que era el principal puerto del país. A lo largo de la costa, existen faros y balizas que le sirven a los barcos para situarse, pero en altamar necesitaban conocer con precisión la hora para poder determinar su posición geográfica a través de observaciones astronómicas", desarrolló el Capitán Ramírez.

Puerto de Buenos Aires
Puerto de Buenos Aires

La hora antes del reloj parlante

Hasta 1894, la hora de Buenos Aires era difundida a nivel local por las iglesias y entidades públicas, y no existía una norma oficial que determinara a ciencia cierta qué hora era.

Por decreto del 1º de agosto de 1894, el Poder Ejecutivo estableció como hora oficial para las vías férreas nacionales la correspondiente al meridiano del Observatorio Nacional de Córdoba, y por otro decreto del 25 de septiembre del mismo año se dispuso que esa hora fuera adoptada por las oficinas públicas del país.

Y así fue, más allá de algunos ajustes de coordenadas, hasta el 12 de noviembre de 1923 que el Poder Ejecutivo decretó que la hora oficial de Buenos Aires sería la determinada por el Observatorio Naval, y que debía mantenerla actualizada con el reloj de la torre instalada en la Plaza Británica, en Retiro.

Torre de los ingleses en la Plaza Británia (Retiro)
Torre de los ingleses en la Plaza Británia (Retiro)

La decisión fue tomada por el propio Presidente Marcelo T. de Alvear, luego de verificar que ninguno de los relojes de las oficinas públicas que consultó tenía la misma hora.

Es a partir de esa fecha que el Observatorio Naval Buenos Aires es responsable de determinar y conservar lo que fue en principio la hora de Buenos Aires y que después pasó a denominarse como la "Hora Oficial Argentina", hoy señalada por el reloj parlante.

Tiene su precio

El 113 forma parte de los "números especiales", según el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), aquellos que constan de sólo tres dígitos y que están destinados a servicios como emergencias, bomberos u operadora, entre otros.

El servicio de "Hora oficial" fue gratuito hasta que se privatizó Entel en la década del '90. A poco de instalarse las privadas en el país, el 113 con consentimiento del Gobierno Nacional, comenzó a ser tarifado.

LEA MÁS