(El Litoral)
(El Litoral)

Una fuente del Gobierno santafesino murmura en su silla: "Es un problema institucional grave". No es para menos. Hoy por la tarde en Goya, Corrientes, una jueza de instrucción dispuso en pleno operativo narco la aprehensión del comisario general José Moyano, cabeza de la ex división Drogas Peligrosas de la Policía de Santa Fe, hoy Dirección General de Prevención y Control de Adicciones, y del oficial Claudio López, jefe de Brigada de la ciudad de Reconquista. Ambos jefes estaban a cargo del procedimiento.

La causa del arresto es que los 16 testigos de este operativo habrían acusado a los jefes policiales de Santa Fe de "privarlos ilegítimamente de la libertad", según adelantaron medios correntinos como El Litoral, y confirmaron fuentes tanto del gobierno santafesino como del de Corrientes a Infobae. Los testigos, en su mayoría jóvenes de 18 a 20 años de edad, fueron llevados esta madrugada por la Policía de Santa Fe desde la capital de Corrientes hasta el procedimiento en Goya, un tramo de 250 kilómetros, un movimiento a simple vista excesivo. Muchos de los testigos salían de discotecas, otros se dirigían a sus trabajos. Sus propios padres habrían formulado las denuncias.

Así, el episodio enfrenta a los gobiernos de ambas provincias. En el medio de la trama hay una figura sorprendente: la de Ricardo Colombi, gobernador correntino, que apareció en pleno procedimiento policial en Goya. Según él mismo, fue a reclamar por la situación de los testigos y hasta afirma que sostuvo una fuerte conversación al respecto con Maximiliano Pullaro, ministro de Seguridad santafesino y el máximo superior del comisario Moyano.

Todo comenzó con una larga vigilancia sobre el río Paraná a cargo de la Policía de Santa Fe, que los llevó a una lancha con 38 panes de marihuana, un lote de casi 40 kilos. Un hombre se escapó para adentrarse isla adentro para luego ser detenido, con otros tres que se entregaron al momento de ser descubiertos.

Esto llevó a cuatro allanamientos en puntos en Goya y Reconquista, un procedimiento a cargo del Juzgado Federal de Reconquista. Paradójicamente, fue la Justicia correntina la que dispuso que intervenga la policía de Santa Fe, aparentemente, por temor a una connivencia de la fuerza local con los presuntos narcos. En uno de los domicilios, por ejemplo, se encontraron 125 mil pesos y dos kilos de marihuana. Moyano y López fueron demorados en Goya, con la intervención del fiscal de instrucción Patricio Paliza. Ahí hizo su aparición Ricardo Colombi.

El gobernador correntino afirmó a Infobae: "Estaba en Goya y recibí un llamado del jefe de policía provincial planteándome esta situación. No tiene ni pies ni cabeza que 16 personas sean llevadas para declarar de Corrientes a Goya. Me pareció una barbaridad. Me interioricé en el tema y pedí ir. "No se cumplieron las normas mínimas, no se le avisó a la Policía correntina. Los testigos estuvieron hasta las 4 de la tarde, tuvimos que costearles el traslado de vuelta a Corrientes capital, no les habían dado ni agua", concluyó.