¿Podrían los esfuerzos para combatir el coronavirus conducir al uso excesivo de antibióticos?

Más del 50% de los pacientes en Estados Unidos recibieron antibióticos en los primeros seis meses de la pandemia. Expertos en salud pública alertan sobre la creciente amenaza de las “superbacterias” resistentes a estos medicamentos

Aunque estos medicamentos no curarán los virus, incluido el COVID-19, los médicos preocupados por las infecciones bacterianas secundarias pueden recetar antibióticos a los pacientes del COVID-19, a veces antes de que se confirme una infección bacteriana
Aunque estos medicamentos no curarán los virus, incluido el COVID-19, los médicos preocupados por las infecciones bacterianas secundarias pueden recetar antibióticos a los pacientes del COVID-19, a veces antes de que se confirme una infección bacteriana

Durante años, los principales expertos en salud pública y seguridad nacional han hecho sonar la alarma sobre la creciente amenaza de las bacterias resistentes a los antibióticos. Cuantos más antibióticos se utilizan, más rápido evolucionan las bacterias para resistirlos, dando lugar a las llamadas “superbacterias”, extremadamente difíciles o imposibles de tratar con los medicamentos existentes. Minimizar la prescripción inadecuada de antibióticos es fundamental para frenar la propagación de estos patógenos rebeldes, a veces mortales.

Mientras los proveedores de atención médica trabajan para combatir el coronavirus, los funcionarios del hospital han informado de manera anecdótica que es común que a los pacientes con COVID-19 se les receten antibióticos. Aunque estos medicamentos no curarán los virus, incluido el COVID-19, los médicos preocupados por las infecciones bacterianas secundarias pueden recetar antibióticos a los pacientes del COVID-19, a veces antes de que se confirme una infección bacteriana.

Hay datos cuantitativos limitados que describen hasta qué punto las personas hospitalizadas con COVID-19 están recibiendo antibióticos y si estos pacientes tenían una infección bacteriana. Para comprender mejor estos aspectos de la pandemia, The Pew Charitable Trusts realizó uno de los estudios más grandes hasta la fecha sobre el uso de antibióticos en pacientes hospitalizados con COVID-19, utilizando la base de datos de registros de salud electrónicos de IBM Watson Health para capturar datos sobre aproximadamente 5.000 pacientes y casi 6.000 admisiones desde febrero hasta julio de 2020.

Este estudio evaluó la frecuencia de infecciones bacterianas y los patrones de prescripción de antibióticos en pacientes hospitalizados diagnosticados con COVID-19 en los EE. UU.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, el director general de la OMS, sostuvo a mitad del año pasado que hubo un “preocupante número” de infecciones bacterianas que se están haciendo cada vez más resistentes a los remedios tradicionalmente utilizados para combatirlas (Shutterstock)
Tedros Adhanom Ghebreyesus, el director general de la OMS, sostuvo a mitad del año pasado que hubo un “preocupante número” de infecciones bacterianas que se están haciendo cada vez más resistentes a los remedios tradicionalmente utilizados para combatirlas (Shutterstock)

Los hallazgos sugieren que la prescripción excesiva de antibióticos ocurrió durante los primeros seis meses de la pandemia. Aunque a partir de este estudio no fue posible determinar la proporción de tratamientos con antibióticos que fueron inapropiados, la disparidad entre el porcentaje de pacientes que recibieron antibióticos y los que fueron diagnosticados con infecciones bacterianas indica que algunos pacientes recibieron antibióticos innecesariamente. Esta prescripción excesiva probablemente se debió a factores como los desafíos para diferenciar entre la neumonía por COVID-19 y la neumonía bacteriana, la preocupación de que los pacientes pudieran tener coinfecciones bacterianas y la comprensión y experiencia limitadas en el manejo de pacientes con COVID-19 durante las primeras fases de la pandemia.

En el estudio de Pew, el 52% de las admisiones hospitalarias resultaron en la prescripción de al menos un antibiótico. En contraste, el 20% de los ingresados con COVID-19 fueron diagnosticados con una neumonía bacteriana y el 9% fueron diagnosticados con infecciones del tracto urinario. En el 96% de los casos, el paciente recibió el primer antibiótico dentro de las 48 horas posteriores a su ingreso en un hospital.

Los datos mostraron que la mayoría de los pacientes que recibieron antibióticos inmediatamente después de la hospitalización no recibieron ciclos adicionales después de 48 horas, lo que sugiere cierto progreso en los esfuerzos para limitar el uso excesivo de antibióticos.

Los datos mostraron que la mayoría de los pacientes que recibieron antibióticos inmediatamente después de la hospitalización no recibieron ciclos adicionales después de 48 horas, lo que sugiere cierto progreso en los esfuerzos para limitar el uso excesivo de antibióticos (iStock)
Los datos mostraron que la mayoría de los pacientes que recibieron antibióticos inmediatamente después de la hospitalización no recibieron ciclos adicionales después de 48 horas, lo que sugiere cierto progreso en los esfuerzos para limitar el uso excesivo de antibióticos (iStock)

A mitad del año pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sostuvo que el aumento del uso de antibióticos para combatir la pandemia de covid-19 reforzaría la resistencia bacteriana y en última instancia conducirá a más muertes durante esta crisis y después. Tedros Adhanom Ghebreyesus, el director general de la OMS, sostenía que había ya en ese entonces un “preocupante número” de infecciones bacterianas que se están haciendo cada vez más resistentes a los remedios tradicionalmente utilizados para combatirlas. La agencia para la salud de Naciones Unidas dijo estar preocupada de que el uso inapropiado de antibióticos durante la crisis del coronavirus contribuirá a ello.

“La pandemia de covid-19 ha llevado a un aumento del uso de antibióticos, que provocará niveles mayores de resistencia bacteriana y que repercutirá en el lastre de la enfermedad y en las muertes durante la pandemia y después”, expresó el director general en una conferencia de prensa virtual desde la sede de la OMS en Ginebra.

Menos es más efectivo

"Es esencial que los programas de administración cuenten con los recursos necesarios para garantizar que los médicos tengan acceso a la información y la orientación necesarias para tomar las mejores decisiones sobre el tratamiento con antibióticos para sus pacientes y mejorar la prescripción”, aportó David Hyun, Director del Proyecto de resistencia a antibióticos de los Estados Unidos  EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo
"Es esencial que los programas de administración cuenten con los recursos necesarios para garantizar que los médicos tengan acceso a la información y la orientación necesarias para tomar las mejores decisiones sobre el tratamiento con antibióticos para sus pacientes y mejorar la prescripción”, aportó David Hyun, Director del Proyecto de resistencia a antibióticos de los Estados Unidos EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo

Los programas de administración de antibióticos, que son requeridos para la mayoría de los hospitales por organizaciones reguladoras y de acreditación, tienen como objetivo garantizar que los antibióticos se receten solo para infecciones bacterianas conocidas o sospechadas, y que se prescriba el antibiótico correcto en la dosis y duración adecuadas de la terapia. Como tal, estos programas pueden, y deben, desempeñar un papel fundamental para ayudar a los proveedores de atención médica a reducir la prescripción inadecuada asociada con COVID-19. Es esencial que los programas de administración cuenten con los recursos necesarios para garantizar que los médicos tengan acceso a la información y la orientación necesarias para tomar las mejores decisiones sobre el tratamiento con antibióticos para sus pacientes y mejorar la prescripción”, aportó David Hyun, Director del Proyecto de resistencia a antibióticos de los Estados Unidos.

Mucho antes de que comenzara la pandemia, las autoridades de salud pública advirtieron que la resistencia a los antibióticos era una amenaza urgente para la salud pública. El aumento de patógenos resistentes con el tiempo es inevitable, ya que las bacterias evolucionan para resistir a los antibióticos y los investigadores deben desarrollar nuevos fármacos para atacar a los agentes infecciosos. Sin embargo, en las últimas décadas, el descubrimiento y desarrollo de nuevos antibióticos se ha ralentizado a medida que las grandes empresas farmacéuticas han abandonado el campo. Las autoridades de salud pública de todo el mundo están buscando formas de impulsar nuevos desarrollos.

La falta de nuevos medicamentos en proceso de desarrollo ha hecho que el papel de los programas de administración de antibióticos sea aún más importante; con pocos medicamentos nuevos en el horizonte, preservar la efectividad de los medicamentos existentes es crucial”, declaró Rachel Zetts, del Proyecto oficial de resistencia a los antibióticos. El presente estudio de Pew Charitable Trusts sugiere que dichos medicamentos se prescribieron en exceso desde febrero hasta julio de 2020, ya que los médicos se apresuraron a tratar a los pacientes con COVID-19 cuando las opciones de tratamiento eran escasas. “En última instancia, lo que realmente nos preocupa es lo que podrían significar los datos sobre la lucha a largo plazo contra la resistencia a los antibióticos”, dijo Hyun, director del proyecto de resistencia a los antibióticos de Pew.

SEGUIR LEYENDO: