Comenzó el gran ballet cósmico que protagonizan la Tierra, la Luna y el Sol. La alineación exacta de tres cuerpos en el espacio que conjugan en un mismo punto es la función espacial de lujo que tiene a gran parte de la Argentina como espectador preferencial en la butaca.

El eclipse solar 2019 ya es una realidad que podrán apreciar unas 20 millones de personas en forma total desde las 16.30 y por casi 2 horas en nuestro país y en Chile y cientos de millones de personas más en forma parcial desde casi toda Sudamérica.

El eclipse solar se produce cuando la Luna, nuestro satélite natural, se interpone entre la Tierra y el Sol. Así, la Luna oculta al Sol desde la perspectiva de la Tierra, estando los tres cuerpos celestes alineados entre sí.

El tipo de eclipse solar depende del Perigeo y Apogeo (distancia mínima y máxima de la Luna respecto al centro de la Tierra, en su órbita elíptica).

Los eclipses totales de Sol tienen lugar una vez cada 18 meses en alguna parte del mundo. Ese martes, se visualiza en su totalidad en una franja de 130km de ancho que recorrerá 11.252 kilómetros de Oeste a Este y comenzará por la mañana del 2 de julio en el océano Pacífico sur, al este de Nueva Zelanda y se moverá en dirección noreste. Luego tomará dirección sudeste y, al atardecer tocará tierra en Chile y finalizará en el Río de la Plata.

Este año será visible desde todo el territorio argentino y se observará de forma total en una estrecha franja de 130 km que atraviesa Argentina de Oeste a Este, y se verá como parcial en el resto del territorio nacional.

SEGUÍ LEYENDO: