Adolescentes: el impacto de la dermatitis atópica durante los meses de calor

El sudor, los cambios de temperatura y el uso de algunos protectores solares pueden generar brotes en la piel y causar vergüenza en los jóvenes. Las recomendaciones de los expertos para tratar la enfermedad en verano

Relevamientos internacionales reflejaron que la dermatitis atópica puede repercutir en la autoestima de los adolescentes
Relevamientos internacionales reflejaron que la dermatitis atópica puede repercutir en la autoestima de los adolescentes

Muchos pacientes con dermatitis atópica se alegran de haber dejado atrás los meses fríos, en los que con frecuencia su piel se brota por el roce con las telas de ropa más abrigadas y ásperas y por los ambientes muy calefaccionados. En general, sostienen que, durante los meses de calor, les va mejor y logran espaciar más sus brotes. Sin embargo, también existen factores que les irritan la piel en esta época del año y que no deben desatender.

Particularmente, los adolescentes con dermatitis atópica, sobre todo en los casos moderados y severos, se ven muy afectados, porque son los meses en que más se comparten días al aire libre, en piletas o la playa, se usa ropa más liviana, pero para ellos puede ser angustiante porque persiste el estigma de mostrar la piel “atópica”.

“La ropa deportiva, las tiras del bikini, las sandalias, algunos protectores solares e inclusive el propio sudor pueden irritar la piel y desencadenar brotes. Los cambios de temperatura entre ambientes calurosos y otros con aire acondicionado pueden tener el mismo efecto. Lo más importante es que cada paciente identifique aquellos factores que hacen su piel más propensa al brote y evitarlos para contribuir a incrementar el tiempo libre de episodios y así poder disfrutar más cada día, sin picazón, sin infecciones”, explicó la doctora Paula Luna, médica especialista en Dermatología y Dermatología Infantil del Hospital Alemán y miembro del Grupo de Dermatitis Atópica de la Sociedad Argentina de Dermatología.

Tal como describió la doctora Carla Castro, médica dermatóloga, coordinadora de la Unidad de Dermatitis Atópica del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Austral, “esta es una enfermedad inflamatoria, crónica y recurrente de la piel, que se caracteriza por brotes frecuentes, picazón intensa, irritación, dolor enrojecimiento, costras e infecciones. Suele comenzar en edades tempranas (aunque puede desencadenarse directamente en la adultez) y se calcula que afecta a entre el 15-30% de los niños”. Un porcentaje de estos casos se perpetúa en la adultez y algunos estudios sugieren que afecta a entre el 2 y el 10% de los adultos.

“La ropa deportiva, las tiras del bikini, las sandalias, algunos protectores solares e inclusive el propio sudor pueden irritar la piel y desencadenar brotes" (Getty Images)
“La ropa deportiva, las tiras del bikini, las sandalias, algunos protectores solares e inclusive el propio sudor pueden irritar la piel y desencadenar brotes" (Getty Images)

Muchos pacientes sienten vergüenza de mostrar su piel brotada. Esto se a cualquier edad, pero tal vez durante la adolescencia sea más marcado, por ser una etapa clave en la formación de la autoestima. Hay numerosos datos a nivel mundial que reflejan la carga emocional de esta enfermedad y cómo en jóvenes produce aislamiento y puede llevar al desarrollo de cuadros de depresión que deben ser abordados a tiempo y por profesionales para evitar que se complejicen. Cabe mencionar que también es significativo el impacto en las familias de los pacientes adolescentes que sufren esta enfermedad.

“Todavía persiste el desconocimiento alrededor de si la dermatitis atópica es contagiosa y claramente no lo es. En el consultorio hablamos mucho con los pacientes y con sus padres porque con información clara, ellos y sus hijos pueden ir educando a su entorno para dejar de recibir miradas que rechazan o dedos que señalan y poder llevar una vida más plena”, sostuvo Castro.

Las mujeres, por ejemplo, cuentan cómo no pueden maquillarse porque les irrita la piel, ni tampoco ponerse un vestido o una musculosa. Para tapar su piel atópica, usan pantalón largo y remeras de manga larga, pero la transpiración también es un factor de irritación.

El tratamiento de base de la dermatitis atópica es la humectación constante de la piel con cremas y emolientes para recomponer la barrera cutánea. Bien utilizados, también son muy útiles los tópicos con corticoides (Rogelio Morales)
El tratamiento de base de la dermatitis atópica es la humectación constante de la piel con cremas y emolientes para recomponer la barrera cutánea. Bien utilizados, también son muy útiles los tópicos con corticoides (Rogelio Morales)

“Ante un brote, el paciente igual debe cumplir responsabilidades como estudiar y también quiere seguir haciendo lo que le gusta, como verse con amigos o hacer deporte, pero todo en un contexto de mucha picazón, con piel que se agrieta y tal vez se infecta, sumado a un descanso nocturno muy alterado, que ocasiona somnolencia durante el día. Ese combo, sostenido en el tiempo, afecta enormemente la vida, pero la buena noticia es que el cuadro mejora significativamente cuando se logra un control más profundo de la dermatitis atópica”, refirió Luna.

El tratamiento de base de la dermatitis atópica es la humectación constante de la piel con cremas y emolientes para recomponer la barrera cutánea. Bien utilizados, también son muy útiles los tópicos con corticoides. Para los casos moderados y severos, además, se puede indicar fototerapia y tratamientos sistémicos, como algunos inmunosupresores, pero que generaban beneficios sólo de corto plazo y a veces efectos adversos delicados.

Para los cuadros severos existen nuevos medicamentos biológicos que obtienen mejores resultados y sostenidos a largo plazo. Se lograron avances significativos cuando se interpretaron mejor los mecanismos que desencadenan la enfermedad: hoy se conoce que coexisten defectos de la barrera de la piel y un proceso inflamatorio conocido como “de tipo 2″, ocasionado por una sobreactivación del sistema inmunológico que produce descontroladamente una serie de proteínas y genera las manifestaciones inflamatorias en la piel.

Para todos los casos, la primera recomendación es la visita al especialista para lograr un diagnóstico temprano adecuado o en el caso de haberse interrumpido el tratamiento, el retorno a la consulta médica para retomar las indicaciones y lograr una mejor calidad de vida.

SEGUIR LEYENDO: