COVID-19: cómo será el proceso de desarrollo de la vacuna argentina en el Hospital Militar Central

Tras el anuncio del convenio entre el laboratorio y el nosocomio, el investigador principal y el director médico explicaron qué significa para el país formar parte de la búsqueda para poner un fin a la pandemia

Acuerdo entre el Hospital Militar y Fernando Polack

En una carrera contra el tiempo, para encontrar la cura o el tratamiento que acabe con la pandemia del COVID-19, Argentina fue seleccionada para testear la vacuna del laboratorio Pfizer contra el coronavirus. La locación para llevar a cabo las pruebas es el Hospital Militar Central Cirujano Mayor Dr. Cosme Argerich.

“Firmamos un convenio de cooperación mutua entre el investigador principal que es el Dr. Fernando Polack y el Hospital Militar Central que representa al Ejercito Argentino y al Ministerio de Defensa. A partir de hoy empezamos a trabajar dando el apoyo logístico para la investigación y así los investigadores puedan desarrollar esta prueba tan importante para la vacuna del coronavirus”, comentó el coronel Sergio Maldonado, director de la institución.

Este acuerdo, firmado por Polack y por el director del nosocomio, marcó el inicio de la tercera fase de pruebas de la vacuna contra el COVID-19 a realizarse en nuestro país junto con Estados Unidos y Brasil.

El director del Hospital Militar Central, Sergio Maldonado junto al investigador principal, Fernando Polack
El director del Hospital Militar Central, Sergio Maldonado junto al investigador principal, Fernando Polack

En este sentido, Fernando Polack explicó que el convenio se debe a la larga historia de colaboración de su grupo de investigación con los investigadores que participan y que trabajan regularmente en el Hospital Militar Central: “Una historia que ha producido hechos muy importantes en la historia de la salud, particularmente en los chicos con el cuidado de la bronquiolitis y en entender cómo proteger a la población más vulnerable. Ahora se corona con esta oportunidad de participar en uno de los estudios más importantes para encontrar una vacuna contra el COVID-19″.

La vacuna está basada en la tecnología del ARN mensajero, que lleva instrucciones de ADN para que las células del cuerpo humano generen ciertas proteínas protectoras. La misma comenzó sus ensayos en Alemania a fines de abril y en EEUU a principios de mayo.

“Actualmente hay cinco estudios en marcha en todo el mundo de los cuales se involucran hasta 100 centros de investigación, testeando distintas estrategias para tratar de frenar este problema que nos angustia tanto a todos. Y uno de esos proyectos ha venido al Hospital Militar a ser evaluado por nuestro equipo de investigación y tratar de ver si le podemos poner un freno a esta situación antes de fin de año”, enfatizó Polack.

La vacuna está basada en la tecnología del ARN mensajero, que lleva instrucciones de ADN para que las células del cuerpo humano generen ciertas proteínas protectoras REUTERS/Dado Ruvic/Foto de archivo
La vacuna está basada en la tecnología del ARN mensajero, que lleva instrucciones de ADN para que las células del cuerpo humano generen ciertas proteínas protectoras REUTERS/Dado Ruvic/Foto de archivo

El Hospital Militar Central es un centro sanitario de alta complejidad que tiene 130 años de antiguedad. Cuenta con más de 90 servicios y es además un núcleo importante para la formación de profesionales en las distintas especialidades.

La participación del país en la cura del COVID-19

De acuerdo al investigador, participar de este programa tiene múltiples consecuencias: “Estamos con un proyecto muy ambicioso, que si bien representa menos del 20% del estudio global, representa al sitio más grande en esta evaluación. Por otro lado, abre la puerta a que el país pueda pugnar por cambiar su lugar en la fila de reparto de las vacunas donde los países más poderosos de la tierra quieren estar primeros. Estamos tratando de contribuir para mejorar la situación para nuestro país”.

La muestra seleccionada para participar del ensayo es bastante amplia. “Lo que queremos es proveer una muestra del AMBA que también sirva a las autoridades eventualmente para tener una mirada representativa de lo que sucede. Por ese motivo, a través de la comisión de ética del HMC y de la ANMAT, procesamos un link que abre la posibilidad a todos los ciudadanos sin ninguna distinción y también a los habitantes de la Argentina que no son argentinos. Hoy contamos con más 25 mil inscritos para 4500 vacantes, por lo tanto no todos los que se anotan van a ser convocados”, aseguró Polack.

Argentina forma parte de uno de los cinco ensayos más prometedores
Argentina forma parte de uno de los cinco ensayos más prometedores

¿Puede la vacuna en el día a día entre nosotros prevenir la enfermedad? “En lo personal lo tomo con una responsabilidad. Tenemos que hacer esto muy bien y de manera profesionalmente. Al igual que con el proyecto de plasma, estamos involucrando a catorce instituciones nucleadas que tiene como centro el HMC para prevenir la enfermedad”, enfatizó el investigador.

“Hoy la posibilidad que tiene el EA de poder ayudar y cooperar así como dar el apoyo logístico en una medida que pensamos va a acercar el fin de la pandemia que nos afecta a todos. La experiencia es muy importante, pero lo más importante para nosotros es ayudar a la comunidad como viene haciendo las fuerzas armadas desde que comenzó todo”, concluyó Maldonado.

SEGUÍ LEYENDO

“La vacuna contra COVID-19 que se probará en Argentina es de muy fácil producción a futuro”

Argentina fue seleccionada para probar la vacuna de Pfizer contra el coronavirus

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos