Cuáles son los efectos psicológicos del coronavirus en los trabajadores de salud

Un estudio de la publicación científica The British Medical Journal analizó la ocurrencia, la prevención y el manejo de las consecuencias que trae aparejado la COVID-19 en la psiquis del personal sanitario

The BMJ analizó la ocurrencia, prevención y manejo de las consecuencias que trae aparejado la COVID-19 en la psiquis del personal sanitario (Jonne Roriz/Bloomberg)
The BMJ analizó la ocurrencia, prevención y manejo de las consecuencias que trae aparejado la COVID-19 en la psiquis del personal sanitario (Jonne Roriz/Bloomberg)

El psiquiatra y profesor Steve Kisely junto al consultor psiquiatra Nicola Warren, Laura McMahon, Christine Dalais, Irene Henry y Dan Siskind estudiaron para la prestigiosa publicación científica The British Medical Journal (BJM) la ocurrencia, prevención y manejo de los efectos psicológicos del brote de coronavirus SARS-CoV-2 responsable de la enfermedad COVID-19 en los trabajadores de la salud.

En el estudio, explicaron que su objetivo fue examinar los efectos psicológicos en los médicos de trabajar para controlar nuevos brotes virales y ofrecer medidas exitosas para controlar el estrés y la angustia psicológica.

Según especificaron en las conclusiones del paper científico, hay intervenciones efectivas disponibles para ayudar a mitigar la angustia psicológica experimentada por el personal que atiende a pacientes en un brote de enfermedad emergente. Estas intervenciones fueron similares a pesar de la amplia gama de entornos y tipos de brotes cubiertos en la revisión llevada adelante por los investigadores y por lo tanto podrían ser aplicables al brote actual de COVID-19.

Médicos, personal de enfermería y celadores del hospital San Pedro de Logroño agradecen el apoyo de los ciudadanos. EFE/Raquel Manzanares/Archivo
Médicos, personal de enfermería y celadores del hospital San Pedro de Logroño agradecen el apoyo de los ciudadanos. EFE/Raquel Manzanares/Archivo

Los científicos analizaron 59 artículos que cumplieron con los criterios de inclusión: 37 eran referidos al síndrome respiratorio agudo severo (SARS), 8 de enfermedad por coronavirus 2019 SARS-CoV-2 (COVID-19), 7 de síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS), 3 de subtipo de enfermedad de virus de Ébola y virus de influenza A H1N1, y uno del virus de la influenza A subtipo H7N9.

De los 38 estudios que compararon los resultados psicológicos de los trabajadores de la salud en contacto directo con los pacientes afectados, 25 contenían datos que podrían combinarse en un metanálisis por pares que comparara a los trabajadores de la salud con alto y bajo riesgo de exposición. En comparación con los controles de menor riesgo, el personal en contacto con los pacientes afectados tuvo mayores niveles de estrés agudo o postraumático y angustia psicológica, con resultados similares para resultados continuos. Estos hallazgos fueron los mismos que en los otros estudios no incluidos en el metanálisis.

Los factores de riesgo para la angustia psicológica incluyeron ser más joven, ser padres de hijos dependientes o tener un familiar infectado. La cuarentena más prolongada, la falta de apoyo práctico y el estigma también contribuyeron. La comunicación clara, el acceso a la protección personal adecuada, el descanso adecuado y el apoyo tanto práctico como psicológico se asociaron con una reducción de la morbilidad.

Trabajadores de la salud transportan cuerpos de personas fallecidas por COVID-19 del Centro Médico Wyckoff Heights, Nueva York, EEUU (REUTERS/Andrew Kelly)
Trabajadores de la salud transportan cuerpos de personas fallecidas por COVID-19 del Centro Médico Wyckoff Heights, Nueva York, EEUU (REUTERS/Andrew Kelly)

Un repaso por las últimas enfermedades infecciosas

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades virales representan una grave amenaza para la salud pública, con la aparición de nuevos virus. Se han producido varias epidemias virales en los últimos 20 años, como el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) en 2003, la influenza causada por el virus subtipo H1N1 en 2009, el síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS) en 2012 y la enfermedad por el virus del Ébola en 2014.

En 2019, un nuevo virus perteneciente a la familia del coronavirus (CoV), SARS-CoV-2, surgió en Wuhan, el área metropolitana más grande de la provincia china de Hubei. Esto se informó por primera vez a la Oficina de País de la OMS en China a fines de ese año y ahora se conoce como COVID-19. Aunque esta es una nueva cepa, los coronavirus relacionados pueden causar enfermedades que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el SARS y el MERS.

Como ejemplo, el SARS-CoV en 2009 causó una epidemia de SARS a gran escala que comenzó en China antes de extenderse a 24 países, con alrededor de 8000 personas infectadas y 800 muertes. Además de China continental, la enfermedad se concentró en cuatro áreas: Taiwán, Hong Kong, Singapur y Toronto, Canadá.

Trabajadores del Servicio de Atención Médico de Urgencias (SAMU) y del Hospital San José trasladan a un paciente al servicio de urgencias para adultos, el cual ya se encuentra colapsado ante el aumento de casos por la COVID-19, en Santiago (Chile). (EFE/Alberto Valdés)
Trabajadores del Servicio de Atención Médico de Urgencias (SAMU) y del Hospital San José trasladan a un paciente al servicio de urgencias para adultos, el cual ya se encuentra colapsado ante el aumento de casos por la COVID-19, en Santiago (Chile). (EFE/Alberto Valdés)

SARS-CoV fue finalmente contenido por medio de vigilancia sindrómica, aislamiento inmediato de pacientes, aplicación estricta de la cuarentena de todos los contactos y, en algunas áreas, cuarentena a nivel comunitario. El MERS-CoV surgió en Arabia Saudita y ha infectado a unas 2500 personas y ha resultado en 800 muertes. Siguen apareciendo casos esporádicos de esta afección.

También ha habido brotes recientes de nuevas cepas de influenza como H1N1 (gripe porcina) que surgieron en América del Norte en 2009, y un nuevo virus de origen aviar (H7N9) cuatro años después en China. El mayor brote de la enfermedad por el virus del Ébola se produjo en África occidental de 2013 a 2016, pero el virus se descubrió por primera vez en 1976 después de un brote en África central. El virus del Ébola se transmite por los fluidos corporales.

Cada uno de estos brotes anteriores planteó problemas similares tanto para los servicios de salud como para el personal en términos del impacto psicológico del aumento de la carga de trabajo, la necesidad de protección personal y el temor a una posible infección de ellos mismos y sus familias. Esta información ahora puede proporcionar orientación para los trabajadores de la salud en la última pandemia de coronavirus. Por lo tanto, los investigadores llevaron a cabo una revisión rápida de los efectos psicológicos en los médicos que trabajan en brotes y medidas anteriores que lograron manejar estos efectos con éxito. Las revisiones rápidas se dirigen a recursos autorizados y de alta calidad para la toma de decisiones críticas o preguntas clínicamente urgentes. Sin embargo, al igual que una revisión sistemática, identifican los conceptos, teorías y recursos clave en una especialidad y analizan los principales estudios de investigación.

Un trabajador médico atraviesa un pasillo del Hospital El Cruce en Buenos Aires (REUTERS/Agustín Marcarian)
Un trabajador médico atraviesa un pasillo del Hospital El Cruce en Buenos Aires (REUTERS/Agustín Marcarian)

¿Qué resultados obtuvieron?

Se encontraron 10.013 citas de interés en las búsquedas electrónicas iniciales del Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados, PubMed / Medline, Embase y PsycINFO, así como otras 100 de otras fuentes, incluyendo 91 de medRxiv. De estos, 282 documentos de texto completo fueron potencialmente relevantes y evaluados para su elegibilidad.

Según especificaron, los factores que aumentan el riesgo de resultados psicológicamente adversos en el personal de la salud fue el mayor contacto clínico con los pacientes afectados; las medidas de precaución que crean un impedimento percibido para hacer el trabajo; la reubicación forzada para cuidar a pacientes afectados; el mayor riesgo entre las enfermeras; el entrenamiento inadecuado; los niveles más bajos de educación; el aumento del tiempo trabajado en cuarentena y el personal con niños en el hogar.

Destacaron diversos factores predisponentes a afectar al personal sanitario: “En términos de características sociodemográficas, el personal que era mujer, más joven, o los padres de hijos dependientes eran más vulnerables a la angustia psicológica, también vinculado al aislamiento social, particularmente si el personal estaba expuesto a una cuarentena prolongada, sumado al temor a infectar a su familia o tener un familiar infectado”.

Además del contacto cercano con los pacientes afectados, los factores de riesgo relacionados con el trabajo incluyeron tener menos experiencia, en el empleo a tiempo parcial, o un mayor contacto con los pacientes afectados por el aumento de horas trabajadas y la falta de recursos humanos para atender la alta demanda y gran número de casos”.

En términos de características sociodemográficas, el personal que era mujer, más joven, o los padres de hijos dependientes eran más vulnerables a la angustia psicológica
En términos de características sociodemográficas, el personal que era mujer, más joven, o los padres de hijos dependientes eran más vulnerables a la angustia psicológica

Estrategias útiles

Los empleadores pueden implementar varios pasos prácticos para minimizar la carga sobre el personal clínico, y las recomendaciones fueron similares independientemente de la calidad del estudio. Los hallazgos más consistentes fueron la necesidad de una comunicación clara, proporcionando capacitación y educación sobre enfermedades infecciosas, aplicación de los procedimientos de control de infecciones, adecuado suministros de equipo de protección y acceso a intervenciones psicológicas. Según los científicos, “estos deben complementarse con simples cambios en la práctica, tales como estaciones de detección para dirigir a los pacientes a clínicas de tratamiento de infecciones relevantes, procedimientos de rediseño que presentan un alto riesgo de propagación de infecciones, y reduciendo la densidad de pacientes en salas.

Los supervisores deben tener en cuenta los factores basados en el personal al asignar tareas, especialmente si el personal se redistribuye para satisfacer la creciente demanda clínica. Cuando sea posible, dicha redistribución debe ser voluntaria. Además, el personal que atiende a los pacientes afectados debe ser asignado a turnos de trabajo apropiados con descansos regulares. Durante los descansos, se debe proporcionar al personal alimentos y otros suministros para la vida diaria, con la posibilidad de contacto por video con las familias para aliviar las preocupaciones. Algunos miembros del personal pueden requerir alojamiento alternativo para reducir los riesgos de infectar a sus familias. A nivel social, se debe abordar el estigma y la discriminación contra los trabajadores de la salud.

Médicos atienden pacientes con COVID-19 en un hospital en Cali Colombia (EFE/ Ernesto Guzmán Jr)
Médicos atienden pacientes con COVID-19 en un hospital en Cali Colombia (EFE/ Ernesto Guzmán Jr)

Lo que agrega este estudio

SEGUÍ LEYENDO:

Ivermectina y suero equino hiperinmune: Hugo Sigman adelantó avances en investigaciones sobre dos tratamientos contra el COVID-19

Científicos afirman haber hallado el “talón de Aquiles” del coronavirus

El huésped animal que inició la pandemia continúa siendo un misterio para los científicos

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos