Se dio a conocer un innovador método de tratamiento del Parkinson en EEUU (Shutterstock)
Se dio a conocer un innovador método de tratamiento del Parkinson en EEUU (Shutterstock)

Una noche del verano estadounidense de 2017, cuatro médicos se propusieron llevar células cerebrales creadas en el Instituto de Cáncer Dana-Farber en Boston al Centro Médico Weill Cornell en Manhattan para un trasplante a un paciente con Parkinson.

Tenían menos de ocho horas para trasladarlas en una ambulancia, luego un avión, seguido de otra ambulancia para llevar adelante una cirugía de trasplante experimental sin precedentes en los anales de la medicina: reemplazar las células cerebrales disfuncionales de un paciente con enfermedad de Parkinson con la progenie de un extraordinario tipo de célula madre creadas en el laboratorio a partir de un parche de la propia piel del paciente.

Los especialistas esperaban que estas células se asentaran en el cerebro como si pertenecieran al mismo y restauraran permanentemente la capacidad del paciente para caminar y moverse normalmente. Si tenían éxito, la cirugía podría cambiar para siempre la enfermedad de Parkinson, de un declive inexorable, cruel y a veces fatal a, al menos para algunos pacientes, una afección que se puede tratar con éxito.

 Los investigadores, tras el primer trasplante de células madre iPS para tratar el Parkinson (Photo by ALEX HALADA / AFP)
Los investigadores, tras el primer trasplante de células madre iPS para tratar el Parkinson (Photo by ALEX HALADA / AFP)

El biólogo Bin Song en el Hospital McLean en las afueras de Boston, tomó el ascensor hasta las instalaciones de fabricación de células de Dana-Farber en el piso 11. Allí, después de seis horas recolectando y probando las células cerebrales productoras de dopamina prácticamente recién nacidas, él y los técnicos las colocaron en cajas estériles refrigeradas que las mantendría a 4 grados centígrados con destino a primera ambulancia.

Luego del periplo en avión y otra ambulancia, las células cerebrales llegaron a Cornell. Los detalles de esta terapia pionera se revelarán pronto en una revista médica.

Se estima que 1 millón de personas en los EEUU tienen Parkinson, con alrededor de 60.000 casos nuevos cada año. Aunque la causa principal es una combinación poco entendida de genética y medio ambiente, el desencadenante inmediato es la pérdida de neuronas productoras de dopamina en el cerebro medio, que se sientan en la sustancia negra del cerebro y se proyectan en el cuerpo estriado dorsal.

Ilustración de la neurona productora de dopamina (Foto: Archivo)
Ilustración de la neurona productora de dopamina (Foto: Archivo)

Esa carretera neuronal controla el movimiento. Cuando las células de dopamina mueren, los pacientes sufren temblores, rigidez y dificultad para caminar. En los peores casos, deben usar una silla de ruedas y no pueden bañarse, alimentarse y, de lo contrario, cuidarse a sí mismos. Su pronóstico es sombrío. No hay cura y "no hay tratamiento que pueda retrasar o detener el proceso de la enfermedad.

Kwang-Soo Kim, director del Laboratorio de Neurobiología Molecular de McLean, describió la creación de neuronas de dopamina del mesencéfalo específicas del paciente, del tipo que muere en la enfermedad de Parkinson, a partir de las células de la piel de los pacientes.

Los primeros trasplantes de neuronas de dopamina en los cerebros de los pacientes de Parkinson llegaron a fines de la década de 1980. Los cirujanos utilizaron neuronas del cerebro de fetos abortados, hasta 16 fetos por paciente. Sin embargo, muchos médicos dijeron que eso no es ético, y aunque decenas de pacientes de Parkinson han recibido trasplantes fetales, nunca ha quedado claro cuán beneficiosos son o si se requiere inmunosupresión a largo plazo para evitar que las células extrañas sean rechazadas. En cualquier caso, la mayoría de las células trasplantadas parecían morir.

Luego de cultivarlas en laboratorio, las células fueron implantadas en el paciente mediante una delicada cirugía
Luego de cultivarlas en laboratorio, las células fueron implantadas en el paciente mediante una delicada cirugía

Al igual que otros biólogos de células madre, Kim creía que la fuente de las células madre no deberían ser los fetos, y no las células madre embrionarias, sino las propias células del paciente. En 2009, publicó un artículo muy elogiado que describe cómo convertir de forma segura los fibroblastos adultos (células conectivas de la piel) en células madre pluripotentes inducidas. Tales “células iPS” son casi como embriones en su capacidad de transformarse en cualquiera de las células especializadas del cuerpo: músculo, corazón, hígado, cerebro y más.

Kim necesitó un poco de aliento (en forma de nutrientes y otros productos bioquímicos) para hacer que esas células iPS se conviertan en cualquiera de las células especializadas del cuerpo, como las neuronas cerebrales que producen El neurotransmisor dopamina.

La metodología original de células iPS, que le valió al inventor Shinya Yamanaka un Premio Nobel 2012, utilizó un virus de laboratorio estándar para transportar un cuarteto de “genes de reprogramación” a los fibroblastos. Kim sintió que había hecho un gran avance del trabajo de Yamanaka. Algunos científicos temían que los genes pudieran aterrizar en los lugares equivocados en los cromosomas de una célula e inactivar inadvertidamente genes supresores de tumores, o activar genes causantes de cáncer. Eso “podría ser un desastre si las células se usaran terapéuticamente”, dijo Kim.

Kwang-Soo Kim, director del Laboratorio de Neurobiología Molecular de McLean llevó adelante la investigación con células madre (MClean Hospital, EEUU)
Kwang-Soo Kim, director del Laboratorio de Neurobiología Molecular de McLean llevó adelante la investigación con células madre (MClean Hospital, EEUU)

Desde la cirugía, el paciente llamado López ha recibido exámenes cerebrales regulares, en busca de indicios de tumores, así como pistas sobre lo que están haciendo las células trasplantadas. Una versión especial de imágenes de PET sugiere que en las áreas donde los doctores Kaplitt y Schweitzer gotearon 4 millones de células, están produciendo dopamina (según los escaneos realizados cada pocos meses, más recientemente este marzo), y aparentemente se han “injertado” o hizo conexiones a largo plazo con otras neuronas, incluso, de manera crucial, en regiones motoras.

Los 18 meses de datos "fueron lo mínimo que pensamos que necesitábamos para tener una idea de la trayectoria a largo plazo de Doc", dijo Herrington, el neurólogo general de Massachusetts.

No hay biomarcadores para el Parkinson. La única forma de evaluar el impacto de una terapia es mediante pruebas de rigidez y temblor, así como pistas más sutiles como la fuerza de la voz y la capacidad de hablar.

Las células madre trasplantadas (MClean Hospital, EEUU)
Las células madre trasplantadas (MClean Hospital, EEUU)

López ha demostrado una serie de áreas de mejora funcional con las que es difícil discutir”, dijo Herrington. López había dejado de usar zapatos con cordones, porque sus dedos no podían atarlos. Pero hoy sí. López, ahora de 69 años, le envió a su equipo médico un video que lo mostraba nadando en una piscina, algo que había renunciado por miedo a ahogarse.

No lo curamos de Parkinson. Nos gusta pensar que lo estabilizamos", concluyó el equipo médico.

Otro de los tratamientos alternativos al Parkinson es la cirugía ECP. “Actualmente la técnica más utilizada es la estimulación cerebral profunda (ECP), que consiste en la colocación quirúrgica de electrodos a nivel de los ganglios basales, conectados mediante una extensión, a un neuroestimulador”, explicó la médica neuróloga Macarena González.

"A diferencia de la cirugía ablativa (primera técnica utilizada), la ECP es reversible, bilateral y además permite realizar modificaciones a lo largo del tiempo. Este procedimiento es eficaz para el control de algunos síntomas motores de la enfermedad avanzada y de complicaciones del tratamiento a largo plazo, entre ellas la rigidez, el temblor, la lentitud y las disquinesias”, agregó la especialista del programa de Neurorehabilitación para pacientes con Enfermedad de Parkinson de Ineco y del programa de cirugía de Parkinson de la Fundación Favaloro e Ineco.

Y adviritó que el procedimiento tiene indicaciones precisas, por lo que la selección de los candidatos debe realizarse por un equipo especializado y multidisciplinario.

SEGUÍ LEYENDO: