Los trastornos de la conducta alimentaria son alteraciones y desórdenes mentales que afectan a la ingesta y al peso de la persona que los padece (Shutterstock)
Los trastornos de la conducta alimentaria son alteraciones y desórdenes mentales que afectan a la ingesta y al peso de la persona que los padece (Shutterstock)

Cada 30 de noviembre se celebra el día Internacional de la lucha contra los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) que se identifica bajo el símbolo de un lazo azul.

Esta propuesta, que tiene lugar de forma anual desde hace varios años, pretende visibilizar la importancia de la prevención y detección precoz de este tipo de alteraciones alimentarias y huir de la estigmatización y el exceso de juicios sociales que, de forma frecuente, rodean a este tipo de enfermedades.

Los trastornos de la conducta alimentaria son alteraciones y desórdenes mentales que afectan a la ingesta y al peso de la persona que los padece. Pero, más allá de estos síntomas más aparentes, se esconden dificultades psicológicas graves y complejas que repercuten en el funcionamiento normal de la vida diaria de la persona enferma.

El día Internacional de la lucha contra los trastornos de la conducta alimentaria pretende visibilizar un grave problema social (Shutterstock)
El día Internacional de la lucha contra los trastornos de la conducta alimentaria pretende visibilizar un grave problema social (Shutterstock)

Algunas de estas dificultades psicológicas son:

-Baja autoestima

-Perfeccionismo y alta auto-exigencia

-Falta de recursos para regular sus emociones (dificultades de gestión emocional)

El número de casos que padecen un trastorno de la conducta alimentaria se estima que ha evolucionado a cifras entre el 4-6% de la población entre 10 y 25 años. De cada 10 afectados, 9 son chicas.

La anorexia y la bulimia nerviosa son los dos tipos de problemas alimentarios más conocidos y frecuentes, en especial en la población adolescente y juvenil, donde su aparición cada vez se produce a edades más tempranas. Esto no quita para que haya nuevos trastornos de la conducta alimentaria que pueden afectar a la salud de la persona que lo sufre.

El 80% de los casos diagnosticados de trastorno alimentario se recuperan en su totalidad (Shutterstock)
El 80% de los casos diagnosticados de trastorno alimentario se recuperan en su totalidad (Shutterstock)

“Existe el mito de que los problemas con la alimentación no se suelen curar, pero en esta afirmación hay muy poca verdad, por fortuna, ya que el 80% de los casos diagnosticados de trastorno alimentario se recuperan en su totalidad y sólo una minoría de ellos se convierte en una patología crónica, aproximadamente un 20%”, explica Andrea Arroyo, especialista en psicología de la Salud y la nutrición.

La experta indica que por este motivo, reconocer esta fecha concreta a nivel internacional supone también una puerta a la esperanza de que, si existe un problema con la alimentación, se tenga muy presente que también existe la solución y la curación. La lucha contra el sufrimiento de quienes los padecen pone de relieve la importancia de pedir ayuda como el primer paso para superar el problema.

Si existe un problema con la alimentación, se debe tener muy presente que también existe la solución y la curación. (Shutterstock)
Si existe un problema con la alimentación, se debe tener muy presente que también existe la solución y la curación. (Shutterstock)

"En la lucha contra los trastornos de la conducta alimentaria hay que estar muy pendiente de las redes sociales. La relación entre trastornos de la conducta alimentaria y las redes sociales se ha vuelto indisoluble. Muchas personas buscan en redes sociales otras personas que sufran su trastorno alimenticio", agregó Arroyo, psicóloga y nutricionista consultora en Advance Medical.

El modelo social actual de belleza impone un cuerpo cada vez más delgado, cuya estética no coincide, en la mayoría de los casos, con un patrón saludable. Hoy en día, las redes sociales constituyen una galería de imágenes femeninas y masculinas, de personajes famosos como modelos, actrices, o personas que han logrado bajar de peso y hoy se dedican a dar indicaciones a sus seguidores acerca de sus métodos, todas ellas, personas con figuras excesivamente delgadas, cuyos posteos van acompañados de múltiples dietas, productos o soluciones para adelgazar”, indicó la licenciada en Nutrición, Romina Krauss.

Es importante prestar atención a las conductas alimentarias desde chicos (Shutterstock)
Es importante prestar atención a las conductas alimentarias desde chicos (Shutterstock)

Según la especialista, la población, en lugar de preocuparse de ver si su alimentación es equilibrada y saludable, se dedica a hablar sobre lo que “engorda” o “deja de engordar”. Y, lo más grave de esto es que los receptores de estos mensajes sobre ideales de belleza, son en la mayoría de los casos, adolescentes y jóvenes, que, ante la vulnerabilidad sobre su imagen corporal, pueden caer en obsesiones respecto a sus cuerpos y la alimentación, llegando, incluso, a los trastornos como la anorexia o bulimia.

“Los factores causantes de los trastornos de comportamiento alimentarios son una combinación de elementos psicológicos (influencias familiares y conflictos psíquicos) y sociales (influencias de sus pares y expectativas sociales). Afecta mayormente a mujeres, con una proporción de 9 mujeres por 1 hombre. No obstante, cada vez se observan más casos de hombres afectados con dichos trastornos”, agregó Krauss.

La población, en lugar de preocuparse de ver si su alimentación es equilibrada y saludable, se dedica a hablar sobre lo que “engorda” o “deja de engordar” (Shutterstock)
La población, en lugar de preocuparse de ver si su alimentación es equilibrada y saludable, se dedica a hablar sobre lo que “engorda” o “deja de engordar” (Shutterstock)

Los trastornos alimentarios más comunes:

-Anorexia: se caracteriza por el rechazo del paciente a los alimentos en general, más aún a aquellos ricos en hidratos de carbono y grasas, miedo obsesivo a aumentar de peso y distorsión de su imagen corporal (se ven “gordos”, a pesar de estar muy delgados). Es el trastorno alimentario más frecuente, que causa muchos problemas de salud, como debilidad, trastornos del sueño, falta de menstruación en mujeres, irritabilidad, anemias, deficiencias de vitaminas y minerales, incluso puede provocar la muerte si no se trata.

-Bulimia: puede presentarse en episodios de atracones con vómitos posteriores a la ingesta, ayunos prolongados, consumo de laxantes y diuréticos. También puede provocar muchas deficiencias nutricionales y alteraciones metabólicas con graves consecuencias para la salud.

Las hamburguesas no son el alimento más aconsejable para una buena nutrición (Foto: Pixabay)
Las hamburguesas no son el alimento más aconsejable para una buena nutrición (Foto: Pixabay)

-Ortorexia: es otro trastorno de conducta alimentaria que es la obsesión por comer de manera saludable. La preocupación patológica por la comida sana lleva a consumir exclusivamente alimentos procedentes de la agricultura ecológica, es decir, que estén libres de componentes transgénicos, sustancias artificiales, pesticidas o herbicidas, además de aquellas sustancias que hayan sufrido alguna clase de “condena o superstición”. Esta práctica puede conducir muchas veces a que se supriman la carne, la grasa y algunos grupos de alimentos que, en ocasiones, no se reemplazan correctamente por otros que puedan aportarle los mismos complementos nutricionales.

-Vigorexia: es la alteración de la conducta alimentaria en la cual se busca en la selectividad alimentaria conseguir un físico musculoso, atlético que guste en el caso del hombre a las mujeres, para lo cual llegan a modificar de tal manera su alimentación que puede ser la antesala de un trastorno alimentario. Esta patología es también denominada el complejo de adonis y estos pacientes suelen utilizar anabólicos u otros componentes sin indicación médica.

La vigorexia es la alteración de la conducta alimentaria en la cual se busca en la selectividad alimentaria conseguir un físico musculoso (Shutterstock)
La vigorexia es la alteración de la conducta alimentaria en la cual se busca en la selectividad alimentaria conseguir un físico musculoso (Shutterstock)

-Pregorexia: afecta a las mujeres embarazadas se dan en la futura madre obsesionada con no engordar. Lo que no sabe es que puede ver comprometida la posibilidad de utilizar la lactancia materna como forma de alimentación de su bebé, además de problemas nutricionales y de crecimiento del feto. En el abordaje de este tipo de trastornos es básica tanto la intervención de profesionales especializados como la implicación de familiares y entorno para su recuperación. Puede parecer que una dieta equilibrada solucionará el problema, pero estar siempre a dieta es también un trastorno de la conducta alimentaria.

-Atracón: estos trastornos se manifiestan con la presencia de continuos episodios de comer en los que se ingiere una gran cantidad de alimentos asociada a la sensación de pérdida de control. No presentan conductas compensatorias eficaces. Habitualmente conduce al sobrepeso u obesidad.

Los efectos de los atracones son la gratificación inmediata (reducción de la inquietud y sensación de euforia), malestares físicos (dolores abdominales, somnolencia, sensación de pesadez, etc.), sentimiento de culpa ante la pérdida de control, descenso de la autoestima, estado de ánimo deprimido, profundo malestar al recordar el atracón, probable la aparición de nuevos atracones para conseguir reducir –sólo momentáneamente- el malestar y autodiscriminación social.

El atracón son los continuos episodios de comer en los que se ingiere una gran cantidad de alimentos (Shutterstock)
El atracón son los continuos episodios de comer en los que se ingiere una gran cantidad de alimentos (Shutterstock)

La moda actual es la de 'eliminar las harinas´ de la dieta, abusar del consumo de proteínas, provenientes de alimentos, pero mayormente de suplementos (polvos), eliminar muchos alimentos de consumo habitual, todos los dulces, aceites, cereales, incluso los lácteos o hasta ciertas frutas, por considerarlas “altas en azucares”. Desde el punto de vista nutricional esto es un error gravísimo y sin base científica, ya que una alimentación saludable debe ser variada, incluyendo todos los alimentos, y equilibrada, es decir, controlando sus cantidades según su aporte nutricional”, precisó Krauss.

Y agregó: "Esto ocurre debido a que estos personajes “guías” o “modelos” no son profesionales especializados en salud y nutrición, por lo cual es imposible que puedan dar recomendaciones lógicas y basadas en los lineamientos nutricionales, además, no consideran las características individuales de cada persona, es decir, si tiene un problema de salud, si situación económica, sus gustos, sus antecedentes familiares, actividades diarias, y tantos otros aspectos que son necesarios tenerlos en cuenta".

Por último destacó: "Tengamos cuidado y prestemos atención, sobre todo a los niños y adolescentes que viven manejando redes sociales y reciben esta información que puede resultar muy dañina".

SEGUÍ LEYENDO: