La información epigenética proporciona instrucciones sobre cómo, dónde y cuándo se utilizará la información genética (Shutterstock)
La información epigenética proporciona instrucciones sobre cómo, dónde y cuándo se utilizará la información genética (Shutterstock)

La genética es el área de estudio de la biología que busca comprender y explicar cómo se transmite la herencia biológica de generación en generación mediante el ADN.

El prefijo "epi" es de origen griego y se utiliza para indicar que algo está por sobre otra cosa o encima de algo.

Hasta allí la introducción gramática para comprender que "lo que está por sobre" la genética -la epigenética- se refiere al estudio de los cambios heredables en la expresión de los genes sin cambios en la secuencia del ADN.

Así, los mecanismos epigenéticos son un "traductor" del medio ambiente y son capaces de modificar la expresión de los genes al funcionar como un registro del entorno: son la memoria del medio ambiente al que estuvieron expuestos.

La epigenética se refiere a una variedad de procesos que afectan la expresión génica independientemente de la secuencia de ADN real

Bien podría decirse que el buen humor, el estrés, la alimentación saludable y los buenos o malos hábitos en general modifican la expresión génica y afectan el comportamiento y la salud.

"Desde que el término de regulación epigenética se propuso y definió por primera vez por C.H Waddington en 1994, el cual explicó esto como un fenómeno de cambio de fenotipo sin cambio de genotipo se ha ido ampliando para describir tanto la adaptación estructural transitoria, como la estable, de las regiones de cromatina (forma compactada del ADN) para registrar, señalar o perpetuar estados de actividad alterados relacionados con el contexto". La médica clínica y endocrinóloga María Alejandra Rodríguez Zía MN 70.787), que en noviembre dictará el curso Epigenética de la mujer, basado en el conocimiento de la neuroimnunología avanzada, explicó a Infobae que "estos cambios en la cromatina juegan un papel fundamental en los procesos biológicos y patológicos al interpretar las señales ambientales y regular los patrones de expresión génica".

La epigenética es un mecanismo presente en todas las células (Shutterstock)
La epigenética es un mecanismo presente en todas las células (Shutterstock)

– ¿Qué es la epigenética?

– La epigenética se refiere a una variedad de procesos que afectan la expresión génica independientemente de la secuencia de ADN real. La información epigenética proporciona instrucciones sobre cómo, dónde y cuándo se utilizará la información genética. Por lo tanto, la importancia de la información epigenética es que regula la expresión génica.

Es importante tener en cuenta que la epigenética puede referirse a los efectos hereditarios en la expresión génica, o a la alteración estable a largo plazo del potencial transcripcional de una célula, que puede no ser necesariamente hereditaria sino medio ambiental.

Lo más importante es que la información epigenética es susceptible de cambiar y, como tal, representa un excelente objetivo para comprender cómo el ambiente puede afectar la función fisiológica. El impacto podría manifestarse siempre que el factor ambiental esté presente o pueda persistir, en su ausencia.

Las alteraciones epigenéticas están presentes en el 95% de las enfermedades no transmisibles, que van desde la diabetes, pasando por las patologías cardiovasculares, autoinmunes, enfermedades metabólicas y cáncer

– ¿Qué enfermedades podrían evitarse teniendo en cuenta este concepto?

– Es importante entender que la epigenética no es sólo un concepto hipotético en papel, es una realidad científica, ampliamente demostrada. El crecimiento en el campo de la investigación epigenética ha transformado nuestra conceptualización del impacto del medio ambiente en nuestros genes y en nuestra salud.

Además, el estudio de la epigenética ha impulsado la investigación en las ciencias del comportamiento, como, por ejemplo, en un trabajo reciente donde se demuestra que las modificaciones epigenéticas dan forma al comportamiento, modulan la capacidad de respuesta al estrés y alteran la función inmunológica. Esta faceta de la epigenética busca comprender los vínculos interactivos que conectan el entorno psicológico y social con los procesos epigenéticos que modulan la expresión de genes e influyen en el comportamiento.

Al mismo tiempo que esto ocurre, el campo integrador de la neuroinmunología continúa avanzando en la comprensión de las complejas redes que conectan el cerebro, el comportamiento y la inmunidad. En este momento en, la neuroinmunología centra su atención en el análisis y la comprensión de los procesos moleculares, que subyacen en estas redes complejas. Esta comprensión, vista a través de la lente de la epigenética, brinda una nueva oportunidad para abordar temas de larga data y emergentes relacionadas con muchas enfermedades.

La evidencia de que los mecanismos epigenéticos responden al entorno psicosocial se origina a partir de estudios sobre el comportamiento del cuidado materno (Shutterstock)
La evidencia de que los mecanismos epigenéticos responden al entorno psicosocial se origina a partir de estudios sobre el comportamiento del cuidado materno (Shutterstock)

Hoy en día se sabe que la epigenética es un mecanismo presente en todas las células. Siendo este un mecanismo universal, las alteraciones epigenéticas están presentes en el 95% de las enfermedades no transmisibles, que van desde la diabetes, pasando por las patologías cardiovasculares, patologías autoinmunes, enfermedades metabólicas y cáncer. Al identificar estos patrones epigenéticos se pueden prevenir enfermedades mencionadas anteriormente.

– ¿Qué rol ocupa la vida intrauterina en la propensión a padecer determinadas enfermedades?

– Vale la pena señalar que, en el momento actual, la mayoría de las investigaciones relacionadas con la modificación epigenética, que afectan las interacciones entre el cerebro, el comportamiento y la inmunidad, descansan predominantemente dentro de la neuro-epigenética. La evidencia de que los mecanismos epigenéticos responden al entorno psicosocial se origina a partir de estudios seminales sobre el comportamiento del cuidado materno.

Las experiencias tempranas de la vida, que empiezan desde el momento en que el feto está en el útero de su madre, influyen en la función cerebral y alteran los puntos de referencia neuroendocrinos

Los períodos fetales y postnatales tempranos son tiempos de cambios fisiológicos dinámicos y los órganos y tejidos en desarrollo son extraordinariamente vulnerables a las influencias ambientales. Durante este y otros períodos sensibles de desarrollo, los eventos adversos, como el estrés, el maltrato o la malnutrición pueden desencadenar alteraciones epigenéticas que pueden afectar adversamente la función y el comportamiento fisiológicos y así desencadenar una enfermedad.

Consultado sobre de qué manera la nutrición, hábitos, psiquis de la madre puede influir en la salud futura de sus hijos, el médico cirujano de la Universidad de Carabobo, Venezuela y máster en Inmunología Molecular y Celular de la Universidad de Granada, Samuel Pineda Camacho (MN 77.207) señaló que "las experiencias tempranas de la vida, que empiezan desde el momento en que el feto está en el útero de su madre, influyen en la función cerebral y alteran los puntos de referencia neuroendocrinos". "Estas experiencias tempranas incluyen la nutrición, los hábitos, la conducta y estado mental de los progenitores, y estas experiencias pueden alterar directamente el estado de la salud del niño. Estas alteraciones pueden provocar efectos perjudiciales que afectan el comportamiento y la salud a lo largo de la vida", destacó.

"Si bien los efectos epigenéticos producidos por el comportamiento de los progenitores son estables, se pueden revertir mediante las intervenciones dirigidas a revertir esos efectos en la epigenética durante la edad adulta. Estas intervenciones las vamos a llamar epifenómenos", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO