Cómo se prepara la provincia de Buenos Aires ante un posible aumento del cupo de argentinos que pueden regresar desde el exterior

Ya hay dos viajeros con residencia bonaerense que se encuentran aislados en hoteles. Creció la cantidad de lugares y en la administración de Kicillof creen que tiene capacidad logística para el seguimiento

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y su ministro de Salud, Daniel Gollan
El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y su ministro de Salud, Daniel Gollan

Hasta la tarde de este miércoles, la provincia de Buenos Aires tenía 83 hoteles disponibles para alojar a viajeros que llegan del exterior y tienen residencia en territorio bonaerense. El número creció desde los primeros 14 lugares que se inscribieron el 1 de julio. Hoy los hoteles se esparcen por 30 municipios que van desde grandes ciudades del interior a distintos puntos de la región AMBA. El crecimiento en la plaza hotelera en la administración bonaerense va de la mano con el informe que en el gobierno nacional analizan para definir si hay posibilidad de ampliar o no el cupo en la cantidad de argentinos que pueden ingresar diariamente al país por cualquiera de los puntos habilitados. Uno de los factores para que eso pueda llegar a suceder es la capacidad de respuesta de las provincias.

Como publicó Infobae, es el trabajo que viene haciendo cada jurisdicción en lo que hace al seguimiento de la personas que ingresan al país era una de las condiciones que evalúan en Casa Rosada para llevar de 600 a 1000 o 1200 plazas permitidas. El objetivo es retrasar la circulación de la variante Delta de COVID-19 y la provincia de Buenos Aires es el territorio donde la amenaza es más latente debido a su peso poblacional. Por eso, desde hace algunas semanas la administración de Axel Kicillof junto a la Dirección Nacional de Migraciones ajustó los controles y salieron a buscar casa por casa a las personas que debían mantener un aislamiento en sus domicilios.

Al detectar en esos operativos que el 40% de los viajeros rastreados no estaba en el lugar declarado haciendo el confinamiento, fue que el gobierno de la provincia de Buenos Aires avanzó con la normativa de obligar a quienes ingresen al país a realizar cuatro días de aislamiento en hoteles para luego finalizar el proceso en sus domicilios por los siguientes tres días.

Actualmente, según deslizaron desde la Jefatura de Gabinete bonaerense a Infobae, hasta la tarde de este miércoles, solo dos personas que ingresaron al país con fecha de salida posterior al 1 de julio se encuentran transitando su aislamiento obligatorio en hoteles. Fue el debut de la medida.

Para quienes ingresaron al país a partir del 1 de julio pero con fecha de salida antes de ese día la norma no los alcanza y deben transitar su aislamiento en domicilios. Allí el seguimiento es telefónico.

En el gobierno provincial creen que tienen capacidad para recibir y contener un flujo más dinámico de viajeros. Hay 86 hoteles disponibles que van desde grandes cadenas hoteleras hasta cabañas o aparts hotel en 30 municipios. En lo que hace al seguimiento, en la Provincia aseguran que tienen aceitado el sistema de telemedicina que funciona desde la llegada de la primera ola de coronavirus.

En cuanto a lo que hace al mecanismo, desde el gobierno bonaerense se le envía por mail una notificación antes del arribo al vuelo de regreso. En ese momento, las personas deben reservar una habitación en alguno de los hoteles habilitados por la Provincia y completar la declaración jurada de la Dirección Nacional de Migraciones.

Luego, en la terminal aérea nacional, el gobierno de la Provincia dispuso puestos de información sobre qué implica ese aislamiento en hotel durante los primeros cuatro días.

La articulación de la provincia para conseguir hoteles corrió por parte del ministerio de Producción Ciencia e Innovación Tecnológica, que conduce Augusto Costa. La decisión, aseguran en la provincia, fue bien recibida por las distintas cámaras hoteleras, que son quienes se encargan de “bajar” el mensaje a los establecimientos.

A nivel general, las últimas cifras mostraron una suba en el acatamiento de personas aisladas. Si esos resultados se mantienen o mejoran, adelantan en la Casa Rosada, podrían derivar en un relajamiento de la medida que se impuso hace diez días y que tiene vencimiento el próximo viernes 9 de julio.

“La subsecretaría de Turismo está verificando que esos hoteles se encuentren en condiciones para ponerlos a disposición. La fiscalización y el control que hacemos de la provincia tiene dos partes. Todos los días se llama desde nuestros centros de telemedicina a los hoteles verificando que la persona que está haciendo el aislamiento en ese hotel lo está cumpliendo y si lo está cumpliendo, no hay ningún problema”, explicó ayer el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco,

El funcionario provincial también habló de la penalidad por no cumplir el aislamiento dentro de hoteles. Bianco dijo que en caso de que las autoridades detecten que el viajero no está en el lugar declarado “se labra un acta con dos copias: una copia destinada a la denuncia penal por atentado a la salud pública, como establece la normativa nacional, y la otra destinada para aplicarle la multa por incumplimiento de la normativa Covid de la provincia de Buenos Aires que son multas de hasta 4,3 millones de pesos”. Hasta el momento no se llegó a esa instancia.

El cálculo que hacen en la Provincia es que aproximadamente el 40% de las personas que ingresan al país tiene residencia en territorio bonaerense.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR