Los centros de diálisis anunciaron que no recibirán a nuevos afiliados del PAMI para su atención

Así lo aseguraron mediante un comunicado las organizaciones que los nuclean. Denuncian un gran desfasaje entre el monto recibido para cada sesión y el valor real de la misma. Por su lado, el organismo conducido por Luana Volnovich presentó una medida cautelar ante la Justicia para que se habilite a cualquier paciente que lo necesite

En la actualidad, uno de cada tres pacientes que recibe diálisis en la Argentina es un afiliado del PAMI (Shutterstock)
En la actualidad, uno de cada tres pacientes que recibe diálisis en la Argentina es un afiliado del PAMI (Shutterstock)

A partir de hoy, los 470 centros de prestación del servicio de diálisis en la Argentina no incorporarán a nuevos afiliados al PAMI. La decisión fue tomada a raíz, según la postura de las asociaciones que lo nuclean, al desfasaje entre el costo de cada sesión y el monto de dinero disponible para llevarla a cabo.

La Confederación de Asociaciones de diálisis de la República Argentina (CADRA), en conjunto con la Asociación Regional de Diálisis y Trasplantes Renales de la Capital Federal y la Provincia de Buenos Aires y la Cámara Argentina de Productos y Servicios de Terapia Renal anunciaron la medida mediante un comunicado, después de un nuevo fracaso en las negociaciones con la institución conducida por Luana Volnovich.

Los casi 500 centros de diálisis que brindan atención vital en todo el país a más de 10.000 afiliados de PAMI se encuentran al borde de la quiebra debido a que el precio que reciben por cada sesión de diálisis no logra cubrir los costos mínimos que implica la prestación”, indicó el comunicado de las prestadoras de servicio.

“Esta prestación es vital para 10 mil argentinos que tres veces por semana realizan su tratamiento, que no puede interrumpirse ni ser reducido debido a que implica riesgo de vida. La grave situación se ve profundizada por el escenario de pandemia frente al COVID-19, ya que se tomaron medidas extraordinarias que incrementaron sustancialmente los costos de los tratamientos, a fin de preservar la salud de los pacientes renales y del personal sanitario. Lamentablemente a la fecha, no se ha dado respuesta suficiente a los pedidos claramente justificados (...) Preocupados por la atención de sus pacientes y para preservar sus tratamientos se verán imposibilitados para admitir nuevos ingresos a diálisis en las condiciones actuales. Como consecuencia de lo expuesto, los pacientes afiliados a PAMI que actualmente se encuentran en tratamiento seguirán recibiéndolo”, se agregó en el comunicado.

Foto de archivo. Durante la pandemia se incrementaron los costos para realizar una sesión de diálisis (REUTERS/Santiago Arcos)
Foto de archivo. Durante la pandemia se incrementaron los costos para realizar una sesión de diálisis (REUTERS/Santiago Arcos)

Las organizaciones indicaron que durante el Gobierno anterior, los prestadores del servicio de diálisis recibieron incrementos muy por debajo del aumento de los costos. A eso se le sumó que, según denuncian los prestadores, en julio de 2017 el PAMI dio de baja de forma unilateral el pago diferencial por incentivos de calidad, un ítem que representaba cerca del 9% del valor de la prestación.

Las prestadoras denunciaron que “hoy Pami pretende desconocer las razones que motivaron el ajuste mencionado argumentando que el sector recibió un reajuste diferencial suficiente, evitando reconocer la necesidad de corregir el valor nominal de los tratamientos”.

En la actualidad, una de cada tres personas que recibe diálisis en la Argentina depende del PAMI. Se trata de unos 10.500 afiliados de un total de 30.000 pacientes que se someten a ese tratamiento médico.

Además, se estima que a nivel nacional se reciben entre 100 y 300 nuevos pacientes del PAMI que precisan de diálisis. Estos serían los principales perjudicados por la medida.

Los prestadores indicaron que el desfasaje entre el monto recibido por parte del PAMI para las prestaciones y el valor real de las mismas es de un 40%. De acuerdo a sus cálculos, un médico recibe un monto de $5.600 por cada sesión, cuyo costo es de $8.000.

La titular del PAMI, Luana Volnovich (NA / DAMIAN DOPACIO)
La titular del PAMI, Luana Volnovich (NA / DAMIAN DOPACIO)

Por su lado, desde el propio PAMI se calificó la medida de los centros de diálisis como un intento de extorsión y se presentó una medida cautelar ante la Justicia para que los nuevos pacientes afiliados a dicho ente puedan recibir el servicio sin ningún tipo de problema.

Queremos denunciar públicamente nuestra profunda preocupación ante las medidas extremas de amenazar con el corte de una prestación fundamental para garantizar la salud de nuestras personas afiliadas y utilizar la misma como extorsión en el marco de las mesas de negociación”, informó el PAMI mediante un comunicado oficial.

El PAMI no registra ni una deuda con ningún prestador de diálisis del país. A su vez este año las prestadoras de diálisis aumentaron el 70% su facturación con respecto al año pasado”, remarcó.

El organismo conducido por Volnovich indicó que en el marco del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), que perduró a lo largo de meses en la Argentina, se otorgaron suplementos especiales “para costear -hasta la finalización de la emergencia sanitaria- la compra de elementos de bioseguridad y el traslado de pacientes ubicados a menos de diez kilómetros de distancia de los centros de atención”. Esa prestación representaría una cifra cercana a los $1.000 por paciente.

“Cuando se trata de la vida y la salud de nuestras personas afiliadas, el PAMI no dudará en instrumentar todas las herramientas del Estado y de la Justicia que se ofrecen para resguardar el derecho a la salud”, indicó el PAMI mediante su comunicado.

Y agregaron: “La justicia es la única que puede garantizar que mientras se realiza la mesa de negociación no se ponen en riesgo los derechos de los ciudadanos. ¿Imaginan qué pasaría si cada prestador de salud para conseguir el aumento que quiere dejara sin atención a miles de pacientes?

“Las cámaras y asociaciones manifiestan que quieren recuperar todo lo que perdieron en los 4 años de macrismo; pero es imposible que en un solo año (y de pandemia) recuperen años y años de pérdida de rentabilidad en manos de la inflación”, aclararon, y adelantaron que convocarán nuevamente a las cámaras y asociaciones para retomar el diálogo.

Por su lado, las organizaciones que nuclean a los cientos de centros de diálisis de todo el país se mostraron dispuestas a seguir negociando un incremento en las prestaciones para ese servicio.

El comunicado de PAMI

Cuidamos la obra social de los jubilados y la plata de todos los argentinos

Las cámaras y asociaciones de diálisis comunican el corte del servicio como método de extorsión, en medio de la habitual mesa de negociación de precios.

Queremos que sepas algunos números:

Nos toca administrar una obra social que es tuya, por eso es importante que sepas que las cámaras aglutinan prestadores que facturan 10.000 millones de pesos anuales solo en PAMI.

Este año facturaron un 70% más que el año pasado producto de los acuerdos realizados en agosto de 2019 con la gestión anterior. A su vez, PAMI ofreció un incentivo COVID para los elementos de protección personal y el transporte de pacientes.

PAMI no debe ni un solo peso, tiene todos los pagos al día. La semana pasada hicimos una segunda oferta de actualización de precios y nos enteramos luego por los diarios que la rechazan y que cortan el servicio.

Ante esta situación hemos decidido presentar una medida cautelar a los fines de resguardar el derecho de cada paciente dializado que está siendo vulnerado. Apenas un paciente sin diálisis sería una tragedia.

La justicia es la única que puede garantizar que mientras se realiza la mesa de negociación no se ponen en riesgo los derechos de los ciudadanos. ¿Imaginan qué pasaría si cada prestador de salud para conseguir el aumento que quiere dejara sin atención a miles de pacientes?

Hay una responsabilidad ética en las cámaras y asociaciones que aglutinan prestadores de salud. Esto es inadmisible.

Estamos en contacto con el Ministerio de Salud de la Nación, la Superintendencia de Servicios de Salud y la Secretaría de Comercio para poder afrontar una solución razonable.

Las cámaras y asociaciones manifiestan que quieren recuperar todo lo que perdieron en los 4 años de macrismo; pero es imposible que en un solo año (y de pandemia) recuperen años y años de pérdida de rentabilidad en manos de la inflación.

Vamos a convocar nuevamente hoy al diálogo como lo hicimos la semana pasada para analizar la forma de llegar a un acuerdo. Confiamos en que las prestadoras elegirán el diálogo y no la extorsión como método.

Seguí Leyendo:

TE PUEDE INTERESAR