Villa Mascardi: la Iglesia denunció que un grupo de mapuches usurpó un refugio eclesiástico

El Obispado de San Isidro realizó la denuncia judicial. Se trata de la misma comunidad liderada por la “Machi” Betiana Colhuan que ya ocupó tierras preferenciales ubicadas en el Parque Nacional Nahuel Huapi, diciendo que es un lugar sagrado. El Gobierno formó una “mesa de negociación” para tratar de solucionar el conflicto de manera pacífica

infobae-image


En el marco de las usurpaciones registradas en la localidad de Villa Mascardi, en Río Negro, un grupo mapuches, que ya intrusó un predio del Parque Nacional Nahuel Huapi, tomó tierras y cabañas que pertenecen al Obispado de San Isidro. El campamento recreativo Hueche Ruka (casa de jóvenes) era utilizado por grupos eclesiásticos, escuelas, y grupos de boy scauts. También por docentes y alumnos de la zona. Con esta acción protagonizada por la comunidad Lof Lafken Winkul Mapu, liderada por la “machi” Betiana Colhuan -de 19 años-, las hectáreas tomadas llegaron a 60 en una de las zonas turísticas de mayor belleza de la provincia. El Obispado de San Isidro, a cargo de monseñor Oscar Vicente Ojea, ya realizó la denuncia judicial y el religioso, en persona, se reunió con funcionarios nacionales que llevan adelante las negociaciones para destrabar el conflicto que ya derivó en la formación de 47 expedientes por usurpación, vandalismo y hasta la quema de estancias, campos y materiales de trabajo como tractores y camiones.

Queremos dejar en claro que la acción penal que realizamos no es porque tenemos animadversión con los mapuches. Solo queremos recuperar lo que nos usurparon, no importa quiénes sean. Queremos dar certeza que hicimos una denuncia por usurpación. Este lugar ya había sido saqueado e incendiado. Ahora directamente lo tomaron. Por eso judicializamos el tema. Monseñor Ojea decidió no hacer declaraciones sobre el tema y dejamos todo el tema en manos de la justicia”, confirmaron desde la sede el Obispado de San Isidro a Infobae.

También aclararon que el área fue intrusada el 1° de abril, pero tuvieron noticias del hecho cuando días pasados la comunidad Lof Lafken Winkul Mapu dio a conocer a través de las redes sociales que habían tomado el “control territorial del territorio lindero conocido como Hueche Ruka que estaba en manos del Obispado Católico de San Isidro”, justificando su accionar con la siguiente amenaza: “Continuamos así el legado de nuestros futakecheyem, manteniendo nuestra conciencia clara en el marco de resistencia y control territorial hasta expulsar al winka intruso de nuestro territorio”.

La comunidad mapuche que tomó el predio de la iglesia mantiene ocupado desde el año 2017 una zona del Parque Nacional Nahuel Huapi. En un intento de desalojo llevado adelante por Prefectura murió Rafael Nahuel, de 17 años.
La comunidad mapuche que tomó el predio de la iglesia mantiene ocupado desde el año 2017 una zona del Parque Nacional Nahuel Huapi. En un intento de desalojo llevado adelante por Prefectura murió Rafael Nahuel, de 17 años.

El grupo de mapuches violentos y encapuchados, también instaron “a seguir recuperando territorio sin negociar, ni transar, comprendiendo que la única opción es la autodefensa y el control territorial”.

Infobae pudo confirmar que monseñor Ojea se reunió con funcionarios del gobierno de Alberto Fernández que desde hace tres meses abrieron una mesa de negociación para intentar destrabar de manera pacífica el conflicto que desde hace años esa comunidad mapuche mantiene con otros habitantes de la zona, que han denunciado incendios y otros hechos violentos protagonizados por el grupo liderado por la “machi” -la jefa espiritual- Betiana Colhuan.

La joven de 19 años es prima de Rafael Nahuel, muerto durante el desalojo del 25 de noviembre de 2017 en la primera toma realizada en el Parque Nacional Nahuel Huapi. Los vecinos y pobladores de la zona la señalan como a la instigadora del grupo de violentos que incendian cabañas y toman predios, como el perteneciente a la Iglesia.

El obispo de San Isidro, Oscar Vicente Ojea, denunció por "usurpación" a la comunidad mapuche que intrusó el predio ubicado a orillas del lago Mascardi. (Foto NA)
El obispo de San Isidro, Oscar Vicente Ojea, denunció por "usurpación" a la comunidad mapuche que intrusó el predio ubicado a orillas del lago Mascardi. (Foto NA)

Infobae pudo saber que la comunidad Lof Lafken Winkul Mapu no está viviendo en ese predio, sino que allí cría a parte de los animales que utilizan, como caballos, cabras y ovejas. El asentamiento principal sigue estando en el Parque Nacional.

Uno de los hombres del Gobierno que habló con el obispo de San Isidro le informó que la intención de la Casa Rosada y de la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, es llegar a un consenso con el grupo mapuche más radicalizado de la zona sin llegar a la violencia, como ocurrió durante la gestión de Patricia Bullrich al frente de esa cartera.

“Las negociaciones están encaminadas, aunque son lentas porque en el camino hay muertos y eso no se olvida”, le escucharon decir al funcionario nacional. Desde la iglesia, en cambio, le aseguraron que los abogados que representan al Obispado seguirán impulsando la denuncia por usurpación contra los mapuches y explicaron que el predio, que supo ser lugar de descanso y recreativo para estudiantes de escuelas primarias y secundarias, desde hacía un tiempo estaba desocupado porque “el lugar se había vuelto muy inseguro por los constantes ataques”.

Las cabañas del Obispado de San Isidro fueron fueron saqueadas y antes parte de ellas fueron quemadas.
Las cabañas del Obispado de San Isidro fueron fueron saqueadas y antes parte de ellas fueron quemadas.

Cansados por esta escalada de violencia, vecinos de Villa Mascardi publicaron en redes sociales una carta abierta al presidente Fernández para expresarles su “cansancio” por los “saqueos e incendios” de los que son víctimas y expresar su disconformidad por no haber sido incluidos “en la mesa de negociación que entabló el gobierno nacional con un grupo de personas que se autoproclamaron miembros del Lafken Winkul Mapu, una supuesta comunidad mapuche que llamativamente no está registrada como tal en el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), ni en el Consejo de Desarrollo de las Comunidades Indígenas (CoDeCI), y que en los últimos días anunció su avance en la toma de tierras en el campamento Hueche Ruca, que hace más de 60 años pertenece al Obispado Católico de San Isidro”.

La comunidad liderada por la “machi” Betiana Colhuan no está registrada en el INAI. “Se les ofreció hacerlo, pero ellos no aceptaron porque no reconocen Estado, fronteras ni banderas”, explicaron desde el Gobierno nacional.
La comunidad liderada por la “machi” Betiana Colhuan no está registrada en el INAI. “Se les ofreció hacerlo, pero ellos no aceptaron porque no reconocen Estado, fronteras ni banderas”, explicaron desde el Gobierno nacional.

Funcionarios vinculados a la mesa de negociaciones le confirmaron a Infobae que efectivamente la comunidad liderada por la “machi” Betiana Colhuan no está registrada en el INAI. “Se les ofreció hacerlo, pero ellos no aceptaron porque no reconocen Estado, fronteras ni banderas”, explicaron.

El nuevo predio usurpado por integrantes de la comunidad del Lafken Winkul Mapu y perteneciente a la Iglesia argentina tiene una historia de décadas. Desde 1963, año en que se inauguró la primera cabaña, albergó, hasta hace muy poco tiempo, a grupos de jóvenes de manera ininterrumpida. Entre 1961 y 1962 un cura párroco de San Isidro, Aníbal Coerezza, y un grupo de laicos encabezados por el matrimonio Traverso, construyeron la primera etapa de la cabaña ahora vandalizada.

El 22 de septiembre de 2016, a los 88 años falleció el presbítero Coerezza, fundador además de la parroquia Nuestra Señora de la Paz, ubicada en Olivos. Fue el mismo monseñor Ojea, quien ahora denunció la usurpación del predio que con sus manos supo construir el sacerdote, el que despidió sus restos que descansan en el Cementerio sacerdotal, ubicado en la Casa de Ejercicios Espirituales Monseñor Antonio María Aguirre, de la localidad bonaerense de Victoria.

Seguí leyendo

Villa Mascardi: vivir entre el miedo al ataque y la desidia de las autoridades


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos