(@unidad.ciudadana)
(@unidad.ciudadana)

El viernes 21, en el comienzo del fin de semana largo, los pasajeros que tenían que viajar en avión otra vez sufrieron las consecuencias de una medida de fuerza gremial. Habían transcurrido apenas dos meses y once días del nuevo gobierno, al que apoyan fervientemente. El reclamo fue encabezado por la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), un gremio alineado con el kirchnerismo y especialmente con la vicepresidenta Cristina Kirchner. Esta vez no fue por cuestiones salariales. Muchos menos por reclamos laborales. El gremio que lidera Edgardo Llano protestó por las designaciones en el directorio de la empresa Intercargo, que tiene el monopolio del servicio de rampas y de traslado de equipajes, excepto en Aerolíneas Argentinas.

El gremio de Llano hizo una asamblea el viernes al mediodía, justo a la misma hora que se realizaba una reunión para rubricar las designaciones en el directorio de Intercargo. “No estaban de acuerdo con uno de los nombramientos”, coincidieron fuentes oficiales y gremiales en alusión a Gabriel Petrocco, que proviene de Aerolíneas Argentinas. “Es un hombre de carrera, con más 40 años de experiencia”, apuntó una fuente de la aerolínea de bandera para defender su nombramiento.

Efectivamente, Petrocco ingresó en Aerolíneas en 1974 y pasó por distintos cargos. Desde 2011 estuvo en Aerohandling SA, proveedora exclusiva del servicio de rampas de Aerolíneas.

Los delegados de APA expusieron viejas internas con Petrocco, al que le adjudican decisiones en contra de los intereses de Intercargo. Entre sus antecedentes figura un dato sugestivo: fue secretario gremial de APA entre 1983 y 1986.

La asamblea del viernes pasado generó demoras y cancelaciones en Aeroparque y en el aeropuerto internacional de Ezeiza. Los usuarios afectados protestaron por las redes sociales, un recurso para descargar la bronca cada vez más frecuente. Varias aerolíneas fueron afectadas por la protesta excepto Aerolíneas Argentinas, que tiene su empresa para el traslado de las valijas.

Aunque la asamblea duró apenas dos horas, la tensión con ese gremio permanece. De hecho, se estuvo al borde de aplicar la conciliación obligatoria. “Les explicamos a los delegados (de APA) que los nombramientos son una facultad del Ministerio de Transporte”, dijo una fuente de Intercargo consultada por Infobae.

Llano lleva años como secretario general y es el secretario adjunto de la CTA que conduce Hugo Yansky. Como secretario general de APA, apoyó abiertamente a Cristina Kirchner en los últimos años. En 2017 fue noticia cuando fue al acto de cierra de campaña, en la cancha de Racing, y tuiteó en contra del entonces presidente Mauricio Macri: “Para vos, Mugricio”, publicó en Twitter.

Edgardo Llano en el acto de Cristina en la cancha de Racing.
Edgardo Llano en el acto de Cristina en la cancha de Racing.

El nuevo directorio de la empresa está presidido por Pablo Fernández Fayolle, también con pasado en Aerolíneas Argentinas durante la gestión de Mariano Recalde. Entre 2004 y 2016, fue jefe de la Unidad Contratación y Control de Combustibles. Con el cambio de gobierno, pasó a la actividad privada.

Como vice fue designado Raúl Diaz, un hombre de Merlo que responde a Sergio Masa. Los otros dos hombres que completan el directorio son Adrián Gastaldi, de Massa, y Damián Bocaccio, que responde a la familia Granados.

El nuevo directorio de Intercargo
El nuevo directorio de Intercargo

La disputa interna para ocupar los cinco lugares del directorio de Intercargo extendió más de dos meses la definición. El gremio de Llano aspiraba a ocupar un lugar, pero finalmente se quedó con las manos vacías. La protesta del viernes, previo a los feriados del Carnaval, generó críticas dentro del propio kirchnerismo. “No le hacían paros a Macri en Intercargo”, se quejaron en el Ministerio de Transporte.

La empresa Intercargo es clave para el funcionamiento de los aeropuertos porque se encarga del remolque de las aeronaves en pista, del embarque y desembarque de pasajeros, y de la carga y descarga de equipaje, entre otras cosas.

Siempre fue un botín político. En 2012 fue intervenida por decisión de la ex presidenta Cristina Kirchner. Con la intervención, ingresaron muchos militantes de La Cámpora, que ahora vuelven a ganar la pulseada.