Martín Caparrós: “No es difícil terminar con el hambre en la Argentina, pero hasta ahora nunca hubo una decisión política de hacerlo"

El escritor y periodista no quiso dar detalles de la conversación que tuvo con el Presidente en Madrid. “Los resultados están a la vista, son esta campaña y este estado decidido a hacer algo que se venía esquivando”. dijo

El escritor y periodista estuvo ayer en el lanzamiento del Consejo Federal Argentina contra el Hambre. Fue invitado por el Presidente, quien contó que una charla con él, en Madrid, le hizo “click”, ara hacer de esta deuda de la democracia una política de Estado. Allí, Caparrós (62 años) le entregó el libro que publicó en el 2015, El Hambre, una crónica con la que intenta llamar la atención sobre la precariedad de millones de personas en una civilización que genera alimentos que se transforman en negocios de unos pocos. Corriendo por la Ciudad porque solo estará en Buenos Aires por tres días, y todavía conmovido por la experiencia de estar “del otro lado” en la sala de conferencias de prensa de la Casa Rosada, o “del lado equivicado”, accedió a responder algunas preguntas para Infobae.

-Muchas veces hablaste de tu escepticismo con la política. ¿Tuviste que pensar mucho eso de estar del “lado equivocado” en la conferencia de prensa, como nos dijiste a los periodistas en la Casa Rosada luego del lanzamiento del Consejo Federal Argentina contra el Hambre?

-Yo nunca dije que fuera escéptico con la política, acaso sí muy escéptico con la mayoría de los políticos argentinos y de otros lugares. Pero, al contrario, yo siempre dije que estos políticos nos han convencido de no creer en la política y eso es grave, porque la política es la única forma que conocemos de mejorar nuestras vidas. No soy escéptico con la política, sino con la versión que esos políticos nos ofrecen de lo que sería la política. Yo entiendo la política como mucha gente que se junta para conseguir algo que han consensuado, lo que a veces sucede, pero muchas no.

-¿Y lo pensaste mucho cuando Alberto Fernández te convocó?

-No tuve que pensarlo mucho. Alberto Fernández me invitó a participar de este lanzamiento y yo no vi ninguna razón para no hacerlo. Si el Gobierno de mi país decide ocuparse de un tema sobre el cual yo vengo insistiendo hace muchos años, no tengo ninguna razón para no formar parte de eso, en la medida en que pueda, que siempre es muy pequeña.

-En la conferencia de prensa dijiste que no es tan difícil terminar con el hambre en la Argentina. ¿Por qué crees que hasta ahora no solo no se pudo, sino que incluso en los últimos años se incrementó?

-No es difícil porque es un país que produce muchos más alimentos que los necesarios para nutrir a toda su población ampliamente. Creo que hasta ahora no se logró porque nunca hubo la decisión política de hacerlo, más bien lo contrario. Las decisiones políticas de las últimas décadas en la Argentina consistieron en producir y apuntalar el sistema por el cual aquí se producen alimentos para la exportación fundamentalmente, y no para alimentar a los argentinos, y esa exportación en su mayoría queda concentrada en las manos de unos pocos. Es muy curioso, porque lo más importante que pasó en la Argentina en las últimas décadas, que es la transformación del país en un Estado agroexportador, nadie lo decidió, no hubo elecciones, ningún partido político dijo “vamos a hacer esto con la Argentina” y gente lo votó o no lo votó. Es muy sorprendente como fallo de la democracia de delegación el hecho de que la decisión más importante que se tomó sobre la estructura del país en mucho tiempo no fue discutida por nadie, simplemente se hizo.

-¿Vos sentís que el Presidente comprendió el sentido de tu libro, El Hambre?

-No lo sé, ni pretendo saber qué interpreta un lector sobre lo que yo escribo. Cada cual tiene que usar esos textos como mejor quiere o pueda o le parezca. Nunca tuve la pretensión de controlar lo que se lee de lo que escribo, y en el caso de Alberto Fernández por supuesto que tampoco. Sí me impresiona y me entusiasma que algo en ese libro y en la charla que tuvimos (en Madrid, que contó el Presidente durante el lanzamiento del Consejo contra el Hambre) lo haya impulsado a lanzar esta campaña. Me parece que para un intelectual, con perdón de la palabra, peor, para un intelectual que se cree todavía más o menos comprometido con algo, no hay mayor aspiración que la que sus palabras produzcan algún efecto en la realidad. En este caso está empezando a pasar algo así.

-Fernández les contó a los más de 70 convocados para formar parte del Consejo Federal que la idea de hacer un programa de lucha contra el hambre y bajo ese nombre, se la diste vos en Madrid, cuando viajó después de las PASO. Y confesó que quedó impactado con ese encuentro, dijo que le hizo “click” el diálogo contigo. ¿A vos qué te pasó?

-No, no tengo muchas ganas de contestar esta pregunta. No es mi lugar contar qué pasó en una charla privada entre un señor que después fue presidente de la república y yo. Ya él contó con el detalle que quería cómo fue esa charla y sus resultados están a la vista, son esta campaña y este estado en que quizás la sociedad argentina decida -por fin- hacer algo que puede hacer, que necesita hacer y que venía esquivando desde hace tanto tiempo. Si este es el resultado, bueno, es como para estar más que contento. Vamos a ver. Aún no lo sabemos, por lo menos, como dije, la intención está, la voluntad está, y eso es mucho más que lo sucedido hasta ahora.

SEGUÍ LEYENDO:



TE PUEDE INTERESAR