Hernán Lacunza dijo que la democracia exige ahora encontrar consensos en materia de política económica y aseguró que "escucho con esperanza que incluimos en eso al equilibrio fiscal, lo que parece obvio, aunque tuvimos 91 años de déficit fiscal en los últimos 100".  Explicó que "así como tenemos consenso en materia de continuidad democrática y a favor de la protección de los más vulnerables, es importante que ahora lo tengamos en economía".

En un discurso más político que de análisis presupuestario, el Ministro de Hacienda se tomó casi una hora para presentar hoy por la tarde el Presupuesto Nacional, acompañado por el presidente de la Cámara, Emilio Monzo, el presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, Luciano Laspina y su par en el Senado, Esteban Bullrich.

Lacunza dijo que no está tan claro entre los distintos partidos "cuál tiene que ser el camino del desarrollo, si con una economía abierta o una cerrada". En cambio, consideró que es más difícil discutir que tiene que ser la exportación la mejor herramienta para evitar que la economía se ahogue por la falta de domares y que el empleo privado tiene que servir como "gran organizador" económico.

El Presupuesto es un proyecto de gastos 6.068.237 millones de pesos basados en un pronóstico de crecimiento del 1% sostenidos básicamente en un aumento del 7% de la exportación, un dólar de 67 pesos y una inflación de 34,8%. Dijo que el proyectado de inflación para el 2019 es de 52,8% y que el superávit fiscal proyectado del 1% del PBI contribuirá a reducir las necesidades de financiamiento a partir del año próximo.

En uno de los momentos más comentados de su ponencia, Lacunza mostró un cuadro que lo llamó el "Trilema de la Argentina", que también podría ser definido como el "triángulo de las Bermudas", según él mismo adelantó. Se trató de la presentación de las tensiones de nuestro país entre inflación, tarifas y crecimiento para alcanzar un resultado aceptable para el mediano y largo plazo.

Hernán Lacunza y Emilio Monzó este lunes en el Congreso (NA)
Hernán Lacunza y Emilio Monzó este lunes en el Congreso (NA)

El ministro también anticipó que "se están gestionando los consensos para la extensión temporal de las obligaciones financieras del Gobierno nacional para que el próximo período se inicie con los grados de libertad necesarios para la ejecución" de las políticas que decidan llevar adelante.

Por cierto, el funcionario se lamentó por la "gran deuda pendiente de la democracia, que es la pobreza de un tercio de la población" y aseguró que "es un mal argentino que tengamos que resetear la economía ante cada periodo electoral".

Antes, el ministro se reunió con el interbloque de Cambiemos en un encuentro donde no hubo más de 20 diputados (la mayoría sigue en sus provincias), donde anticipó la ponencia que realizaría después en el salón Delia Parodi, donde volvió a demostrar su talento pedagógico. "Estamos encantados con Lacunza, tiene una dosis exacta para transmitir información con humildad, autocrítica por lo que no se supo hacer y hace siempre llamados a la concordia", dijo uno un diputado oficialista presente, en diálogo con Infobae.

Mario Negri, presidente del Interbloque, dijo que "el Presupuesto 2020 es una invitación a discutir el país porque, desde hace muchos años, nadie le encuentra la vuelta". También aseguró que "el proyecto no es un dibujo a mano alzada, sino que está dentro del contexto de la realidad argentina".

Consultado por Infobae, el titular de la bancada del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, dijo que "los temas que propuso Lacunza para alcanzar el consenso son verdades de perogrullo, en los que todos estamos de acuerdo. ¿Quién puede estar en contra de no tener déficit o de aumentar las exportaciones".

El diputado kirchnerista Agustín Rossi (Adrián Escandar)
El diputado kirchnerista Agustín Rossi (Adrián Escandar)

El diputado del principal bloque opositor, responsable de las negociaciones con el oficialismo para lograr los acuerdos que permitieron la media sanción de la ley de emergencia alimentaria y que el Gobierno cumpla con la ley de Administración Pública ingresando la ley de presupuesto en tiempo, también dijo que "quieren colectivizar el fracaso". Aunque también resaltó que "Lacunza hizo una autocrítica".

En efecto, el ministro luego de explicar que el gradualismo "fue una imposición de la realidad" dijo que en el segundo trimestre del 2018 se rompió el círculo virtuoso por el aumento de las tasas en los Estados Unidos y la llegada de la sequía más dura de los últimos 50 años. "Sin embargo, esto no es excusa, nosotros tuvimos nuestras inconsistencias macroeconómicas", agregó.

Por su lado, el diputado del Frente Renovador, Marco Lavagna, puso el énfasis en que "no hay nada del programa financiero de Letes, Lebacs, Leliqs, tampoco explicó cómo se va a superar la recesión ni dio detalles de las reducciones impositivas, fueron todos títulos con los que estamos de acuerdo, pero las diferencias aparecen en las precisiones que siguen sin darse".

En efecto, los diputados solo tuvieron para la presentación del Proyecto de Presupuesto 2020 una síntesis del mensaje en 43 páginas, con algunos de los cuadros que después utilizó en su ponencia, donde el Ministro también estuvo acompañado por  Rodrigo Pena, secretario de Hacienda, y Santiago Bausili, secretario de Finanzas.

Cuando Lacunza ya se había ido del Congreso, el Ejecutivo hizo ingresar por Mesa de Entradas las 4.435 páginas del Proyecto, tal como lo hicieron antes los ministros Nicolás Dujovne y Axel Kicillof, según el relato de los que tienen una larga experiencia en la vida parlamentaria.

Entre otros aspectos que destacó el ministro, fue la recuperación de la competitividad del dólar, que está recuperando los niveles alcanzados en el 2009 (lejos todavía del 2006), al tiempo que no ocultó la proyección de agregados macroeconómicos para el 2019 con una caída  del consumo privado del (-) 5.7%, de la inversión de (-) 23.4%, del consumo público de (-)2.6% y de las importaciones de 17.6%. En cambio, proyectó para este año un aumento de las exportaciones del orden del 8.4%.

De todos modos, el acuerdo al que llegaron las bancadas mayoritarias es discutir el Presupuesto solo después del 27 de octubre, ya con el resultado electoral. "Será Alberto Fernández, si gana las elecciones como creemos, el que nos diga si quiere que hagamos el debate antes del 10 de diciembre o después, ya con la nueva integración parlamentaria", concluyó Rossi.

Seguí leyendo: