Los senadores nacionales del PJ Dalmacio Mera, Carlos Caserio, Alfredo Luenzo, entre otros, presentaron un proyecto de ley que apunta a que a las medidas del Gobierno nacional sobre la baja del IVA y el Impuesto a las Ganancias no pongan en peligro el pago de sueldos y de otros servicios esenciales ya previstos por las provincias.

Atento a que los Estados provinciales dejarán de percibir ingresos coparticipables por las exenciones impositivas establecidas por el Poder Ejecutivo, dicho proyecto de ley pretende crear una partida presupuestaria de 40.000 millones de pesos, en el marco de fondos de aportes del Tesoro Nacional, a los fines de compensar el costo fiscal que sufrirán. Dicho fondo será distribuido entre las provincias según el Régimen de Coparticipación de Impuestos.

"El Gobierno nacional tomó medidas sin consultar a los gobernadores, violando el pacto fiscal que él mismo promovió y poniendo en riesgo la economía de las provincias", señaló el senador Mera, y agregó que "la inmadurez política no puede hacer que en una elección se rife el futuro de la Argentina, por lo que hay ser prudentes y responsables hasta el último día".

Por su parte, el senador Luenzo aseguró que para Chubut habrá una merma fiscal de 2.500 millones de pesos. "Es un golpe que genera mucha preocupación ya veníamos sobrellevando con mucha dureza la recesión económica, sus efectos en la cadena de valor, pérdida de empleos y suspensiones, y cierre de pymes y de comercios", dijo en su cuenta de Twitter.

El descontento de los gobernadores se divide por un lado en relación a la quita del IVA de los alimentos de la canasta básica y la suba del mínimo no imponible de Ganancias, y por otro lado las provincias petroleras cuestionaron el congelamiento de combustibles.

Ante esta situación, el flamante ministro de Economía, Hernán Lacunza, remarcó: "La rebaja de impuestos de IVA y Ganancias hay que comprender que no son recursos exclusivamente nacionales", explicó Lacunza en diálogo con Radio Nacional. Y agregó que "cuando suben los impuestos el Gobierno toma el costo político y los beneficios se coparticipan; ahora, cuando se toma la decisión para aliviar el bolsillo de los argentinos, cuando bajan, también se coparticipan".

El candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, fue otro de los que cuestionaron la decisión del Gobierno y plan­teó que "hubiera sido mejor devolver el impuesto a los sectores más postergados".

Fernández sostuvo que "no parece razonable redu­cir el IVA indiscriminada­mente como se ha hecho, porque no redundará en una merma de los precios y seguramente se convertirá en una ganancia adicional para las empresas".

El ex jefe de Gabinete advirtió que "con estas medidas sólo des­financian a las provincias" y evaluó que "son, además, una muestra más de desa­prensión hacia el interior del país".

Seguí leyendo: