Ibar Esteban Pérez Corradi,  acusado de traficar efedrina y de ser el autor intelectual del triple crimen de General Rodríguez, aseguró que le pidieron que involucre a Aníbal Fernández en la causa que investiga los asesinatos tras un acuerdo con enviados del Gobierno.

Según Pérez Corradi, cuando estaba prófugo en Paraguay y se negociaba su extradición a la Argentina, llegó un agente de inteligencia llamado Dalmau Pereyra para decirle que tenía que relacionar al ex jefe de Gabinete con los crímenes a cambio de algunos beneficios, como no ser alojado dentro del Servicio Penitenciario Federal ni el Bonaerense.

También le habrían asegurado que él y su familia iban a ingresar al Programa de Protección de Testigos. "Ellos (por el Gobierno) dijeron que me iban a traer pruebas (sobre la supuesta participación de Fernández)", pero estas nunca habrían llegado.

Pérez Corradi dijo que eligió "declarar y no mentir" durante el juicio y eso provocó la ruptura del acuerdo. "Ellos estaban esperando que diga cosas de Aníbal Fernández que no eran así y se enojaron por eso", contó en una entrevista brindada a El Destape desde el pabellón 7 del penal de Marcos Paz.

Ibar Esteban Pérez Corradi (foto Adrián Escandar)
Ibar Esteban Pérez Corradi (foto Adrián Escandar)

En su relato, el empresario sostuvo que en esa unidad carcelaria las condiciones de detención no son buenas y por eso inició una huelga de hambre.

"Estamos los tres testigos protegidos en huelga de hambre porque la comida que mandan acá no se pude comer y a las visitas nuestras no las dejan pasar con comida. A mí, en particular, no me traen mi visita hace dos meses", señaló.

También hizo hincapié en la seguridad, que "es como de castigo". Y sobre esto, relató: "Si un preso normal secuestra al encargado, le mete una puñalada. Bueno, al preso que hace eso lo mandan al pabellón de castigo, que es el pabellón 7, donde estamos nosotros, todos saben que estamos acá. Y en el pabellón de castigo están encerrados todo el día y los dejan salir una hora por día. Así nos tienen a nosotros, a mi hace dos años". En cuanto a los supuestos funcionarios involucrados en este acuerdo, Corradi mencionó a Patricia Bullrich.

Hace dos semanas, Aníbal Fernández fue aceptado como querellante en la causa de Dolores que tramita el juez Alejo Ramos Padilla sobre una presunta red de espionaje político-judicial liderada por el falso abogado Marcelo D'Alessio.

El hoy precandidato a concejal de Pinamar había señalado que la declaración del fiscal de Mercedes, Juan Ignacio Bidone, reveló que las legisladoras Elisa Carrió y Paula Olivetto lo descalificaron durante la campaña electoral de 2015, vinculándolo con el triple crimen.

Según Bidone, D'Alessio, hoy detenido, insistía en nombre de Carrió en involucrar a Fernández.