(@UniCiudadanaAR)
(@UniCiudadanaAR)

La ex presidente Cristina Kirchner cuestionó con dureza la campaña electoral de Juntos por el Cambio, al calificarla de "sucia" y "muy violenta" en el marco de la presentación de su libro Sinceramente en la provincia de Santa Cruz.

"Me tiene muy preocupada el grado de agresión, de campaña sucia y muy violenta por parte del Gobierno y el oficialismo", señaló precandidata a vicepresidente del Frente de Todos.

Después de regresar de su viaje a Cuba, donde fue a visitar a su hija que se encuentra haciendo un tratamiento médico, Cristina Kirchner mencionó como parte de esa campaña violenta los comentarios que hizo el senador Miguel Ángel Pichetto contra el candidato a gobernador Axel Kicillof, al que lo describió de manera despectiva como "comunista y marxista".

Sin mencionarlo, apuntó contra el flamante compañero de fórmula de Mauricio Macri: "Esos son los más antiguos y prehistóricos". Y continuó sobre los dichos que formuló la monja Martha Pelloni, quien acusó a La Cámpora por ser el "brazo" del narcotráfico.

"Cuando dicen 'los jóvenes de esa agrupación son narcotraficantes' o que 'los otros son marxistas y comunistas', genera prejuicio y eso genera violencia sobre las personas a las que se prejuzga. Las campañas sucias son cuando no tenés propuestas o mentiste mucho", sostuvo.

En esa línea, Cristina Kirchner mencionó como parte de esa misma campaña el "ataque troll" que sufrió en las redes sociales la actriz Melisa Hermida, quien protagoniza la publicidad de "la pareja" del Banco Galicia y se reconoció como "compañera" del kirchnerismo en su cuenta de Twitter.

"Se lanzaron a la cuenta de la chica los trolls pagados por el Gobierno con un grado de violencia que la piba tuvo que bajar el tuit. Fue hace un par de semanas,  a la gente no le gusta que la agravien e insulten. Me parece que eso fue premonitorio de la campaña sucia que vino después", mencionó la ex mandataria.

Además, hizo un especial énfasis sobre las "mentiras" de Mauricio Macri durante la campaña electoral de 2015. "Hago una diferencia entre promesas y mentiras, son dos cosas diferentes", arrancó la candidata a vicepresidente."Cuando Alfonsín decía que con la democracia se come, se cura y se educa, e iba a levantar las persianas de las fábricas, es una promesa. Intentó hacer las cosas de otra manera y no les salió", sostuvo.

"Pero mentira es otra cosa", contrastó. "Que digan que ningún trabajador va a pagar Impuesto a las Ganancias, que los jubilados van a tener todo lo que quieran, que nadie va a perder nada de lo que tiene… Nunca intentaron hacer eso, hicieron todo lo contrario", agregó Cristina Kirchner.

"Creo que todo eso ha generado esta campaña sucia, violenta, de atacar. Porque hay una natural y lógica de confrontación entre lo que se dijo y lo que pasó. Si
lo pensás racionalmente, ¿qué otra cosa que campaña sucia y  violenta pueden hacer? Si se trata de campaña sucia y violencia, creo que estoy en el podio por haber sido la más atacada. A mí me preocupa más la situación del otro. Lo mío es anecdótico cuando 8 o 10 personas mueren de frío en Buenos Aires. Eso hay que cambiarlo", subrayó desde la ciudad de Río Gallegos.

Capitalismo y carapintadas

Cristina Kirchner se refirió también a los dichos del ministro de Defensa, Oscar Aguad, acerca de la presencia del carapintada Aldo Rico en el desfile del 9 de Julio. El funcionario había minimizado el levantamiento que encabezó el militar retirado en plena democracia.

"Fueron jornadas muy tensas y se creía que todo podía terminar en una inmensa tragedia, me cuesta entender algunas cosas. Puedo entender que no nos quieran a nosotros, sean antiperonistas, pero el intento de golpe se lo hicieron a un gobierno de su propio partido", recordó Cristina Kirchner.

A la vez, la dirigente del Frente de Todos volvió a apuntar al postulante a vicepresidente por Juntos por el Cambio, Miguel Ángel Pichetto, quien pregona la necesidad de que en el país haya "un capitalismo moderno, inteligente, que defienda la industria nacional, que exporte y que abra los mercados".

"Yo creo que no son buenos capitalistas. Los buenos capitalistas, los empresarios capitalistas en serio, quieren que la gente gane bien y tenga trabajo porque sino quien corno le compra las cosas a ellos. ¿Estos se dicen capitalistas y nadie puede consumir nada? ¿Qué clase de capitalistas son? Yo soy mucho más capitalista que ellos. ¡Conmigo había capitalismo en la Argentina, no me jodan más con eso del capitalismo!", lanzó la ex jefa de Estado.

Seguí leyendo: