La pensadora catalana Pilar Rahola se presentó en el auditorio que tiene TICMAS en la Feria del Libro. Allí analizó la situación política que atraviesa España y Latinoamérica. Sobre todo, hizo foco en la campaña política que se desarrolla en Argentina. Mañana, Cristina Kirchner hará la presentación de su libro en la Feria en medio de un fuerte operativo de seguridad, con restricciones al público.

Al respecto, Rahola reflexionó: "Me parece terrible que se use la Feria del Libro, con la fama internacional que tiene, para hacer campaña política. Es nefasto. Incluso se va a prohibir la entrada a la gente que quiera ingresar. Que Cristina lo haga en otro lado, en un estadio de fútbol, no en un templo del conocimiento. La cultura hay que preservarla. Es el último recinto que nos queda, que no nos lo manchen".

La militante y ex funcionaria española llamó a "bajar del altar a los políticos". "Ese concepto tan mesiánico de un líder a mí me asusta mucho. En Argentina veo adoración por los políticos y me da terror. Cuando los representantes vulneran la condición de lo público, hay que echarlos y buscar otros. Por encima del presidente siempre está la presidencia", remarcó.

Del mismo modo, continuó: "En Argentina es muy necesario recuperar la condición de ciudadano, que es alguien que se interroga, que tiene pensamiento crítico. Los representantes no son gurúes. La gente les da el coche oficial a los funcionarios públicos y son ellos también los que se lo sacan".

El espacio TICMAS en la Feria del Libro (Manuel Cortina)
El espacio TICMAS en la Feria del Libro (Manuel Cortina)

Luego, Rahola se refirió a la crisis que atraviesa Venezuela: "El caso venezolano es la metáfora de muchas derrotas. Venezuela nos mira a la cara y nos deja mal retratados. Hay un relato por escribir en Latinoamérica y no lo escribe nadie. No han conseguido un relato hegemónico de cómo quieren ver el mundo".

En esa línea, explicó: "No tengo dudas de que Argentina ha sido receptora del exilio venezolano. En los informativos cada día hablan de Venezuela, hay interés y preocupación. Pero en algún momento de la historia hubo alguien que lideró un relato de Europa o de Estados Unidos que dijo 'tenemos que ser esto'. No veo un estadista sudamericano que lidere el relato de lo que tiene que ser Sudamérica para el mundo".

La pensadora reconoció que quedó "hartísima" de la política, que "no volvería ni loca". "Tengo la suerte de tener un micrófono y de no casarme con nadie, de poder opinar con libertad. A veces la paso mal, pero no importa", comentó.

(Fotos: Dino Calvo)
(Fotos: Dino Calvo)

"¿Por qué hay más creyentes que pensadores en el mundo?", se preguntó. Porque es más fácil creer que pensar. Cuando uno se cuestiona, a menudo no encuentra respuestas. Nosotros cedemos nuestra independencia de pensamiento a alguien que piensa por nosotros. Todo populismo crece por el miedo y ese miedo acaba terminando con salvadores de la patria. Salvadores que nunca salvan", reflexionó.

Por último, se refirió a la realidad política española. "España está desconcertada, naufragando, con una crisis económica que nos va a estallar. Al mismo tiempo hay un crecimiento de los extremos con Vox y Podemos y un conflicto en Cataluña que se está resolviendo con policías en vez de urnas. La situación es muy compleja".

Seguí leyendo: