El fiscal Bidone
El fiscal Bidone

El fiscal de Mercedes Juan Ignacio Bidone -suspendido en su cargo- negó haber cometido delitos junto al falso abogado Marcelo D'Alessio y aseguró que estaba convencido de que el hoy detenido era un agente de inteligencia que colaboraba con la investigación del triple crimen de General Rodríguez y sus causas conexas, revelaron a Infobae fuentes judiciales.

"Yo siempre creí que Marcelo D'Alessio era un agente de inteligencia que colaboraba, honestamente, con la Fiscalía de Mercedes a mi cargo -dijo Bidone-. Fui víctima de un engaño". Pero además dio el nombre de una serie de personas que estarían vinculadas a D'Alessio, entre ellas "un agente de la AFI" llamado "Rolando Barreiro", hoy con pedido de captura en la causa de Dolores. Según detalló, D'Alessio se "identificó como de la DEA" y como abogado.

En palabras de Bidone, D'Alessio se movía en autos de alta gama y hablaba de sus relaciones con Patricia Bullrich y con la diputada Elisa Carrió, quien -segun D'Alessio- le presentó a la gobernadora María Eugenia Vidal. Todo el tiempo hacía alarde de sus contactos. Se jactaba de su aporte a la causa por Gas Licuado y decía que el ex ministro de Planificación Julio De Vido  "había terminado preso por su colaboración". Le mostraba cámaras ocultas del Hezbollah o le decía que estaba en operativos en Corrientes y días después aparecían esas noticias en los medios.

"Que Marcelo D'Alessio es una persona ligada a la inteligencia, no tengo dudas, por la calidad y cantidad de información sensible que manejaba, y por las relaciones que mantenía. Para quién trabaja, hoy no lo sé, pero es posible que me haya sido presentado para que, como infiltrado, estuviera al tanto de cualquier novedad relevante que pudiera darse en torno a la investigación que yo llevaba adelante relacionada, reitero, con el tráfico y la comercialización de la efedrina", aseguró Bidone.

El suspendido fiscal de Mercedes se presentó esta mañana a la indagatoria que le había fijado el juez Luis Rodríguez. Junto a su abogado defensor y el fiscal Eduardo Taiano, Bidone entregó un escrito y contestó las preguntas que le hicieron sobre el intento de extorsión al empresario Gabriel Traficante en 2016.

A Traficante, D'Alessio le pedía dinero para frenarle investigaciones penales y difusiones periodísticas para evitar relacionarlo con la causa de la mafia de los contenedores. Pero la información oficial entregada a Traficante sobre  sus líneas telefónicas había sido conseguida en el marco de la causa del triple crimen y ordenada por Bidone.

El juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla también citó a Bidone a indagatoria en la causa que disparó la figura de D'Alessio y en donde se investiga una red de espionaje político-judicial. Se abrió una tercera causa en su contra, cuando declaró como testigo en Comodoro Py 2002, y que ahora tramita en la fiscalía de San Martín en donde se lo investiga por violación de deberes de funcionario público.

En su indagatoria ante el juez Rodríguez y a la que accedió Infobae, Bidone afirmó que su relación con D'Alessio fue "en el marco de mi afán de descubrir la verdad en aquellas causas relacionadas al triple crimen y el negocio ilegal de la efedrina". "Hoy, con todo lo divulgado por los medios de comunicación, no dudo que fui engañado por Marcelo D'Alessio, y que éste ha cometido numerosos delitos, más allá de aquel por el que me convoca VS. Y es que, como es de público conocimiento, no fui el único funcionario engañado en su buena fe por el Sr. D'Alessio, ya que son numerosas las autoridades provinciales y federales que fueron defraudadas, al igual que yo", aseguró. Mencionó así las fotos en donde se lo veía -supuestamente- en la cumbre del G20, con la ministra de Seguridad Patricia Bullrich o en el traslado del narcotraficante Ibar Pérez Corradi, investigado en el triple crimen de General Rodríguez.

 

Bidone repasó su declaración ante la fiscal Alejandra Mangano en donde contó que conoció a D'Alessio "en los últimos meses del año 2016 en el marco de la investigación fiscal relacionada a la causa conocida como el triple homicidio de General Rodríguez, cuyo móvil se encuentra fuertemente ligado al desvío y contrabando de efedrina".  El fiscal precisó que después del juicio oral en 2012 por el triple crimen quedaron investigaciones abiertas con relación a los diferentes hechos de contrabando de efedrina. Y resaltó que "estaba convencido" de que su condición de agente de inteligencia y de la información a la que accedía tenían como único fin las investigaciones penales.

Bidone señaló que "la solvencia que mostraba D'Alessio no le hizo dudar en ningún momento de su condición de agente de la DEA y de la AFI, incluso como inorgánico". Barreiro también le presentó a una persona llamada Claudio Álvarez, que exhibió su credencial de la AFI y que escribió un informe en la causa del triple crimen que consta en el expediente. Según consta en los registros, Barreiro estuvo en la AFI desde abril de 2002 hasta mayo de 2016, es decir que ya no trabajaba ahí al momento de la presentación.

El fiscal habló de las injurias que sufre desde que el caso estalló que van desde "una diputada que le atribuye haber encubierto el triple crimen" a periodistas que señalan abogados que no tiene. "Me encuentro en la incómoda situación de tener que reconocer que fui engañado en mi buena fe, al igual que parece haberlo hecho con otros funcionarios y personalidades de la actividad privada, sin que nadie advirtiera los intereses espurios que evidentemente perseguía esta persona y sin que ningún órgano de inteligencia local ni extranjero advirtiera que este sujeto no revestía ninguna función en ningún organismo de inteligencia (muy extraño, ya que por cómo se relacionaba y actuaba debía ser sumamente conocido por todos ellos)". Bidone mencionó las fotos de D'Alessio en donde se lo veía, supuestamente, en la cumbre del G20 o en la llegada del narcotraficante Ibar Pérez Corradi.

Sobre el final de la declaración, Bidone se quebró. Insistió en que nunca le había encomendado a D'Alessio una tarea de espionaje y que probablemente pierda su trabajo por todo esto. Antes de esto, dijo, todos hablaban bien de su trabajo y hoy "es la peor lacra del mundo", perdió amigos y sus conocidos no quieren tener contacto con él.  "Me arrepiento de haber confiado en él", se lamentó.