La visita del ministro de Defensa a la fábrica militar de aviones FAdeA fue aprovechada por el titular de la cartera de defensa para reseñar su reciente declaración ante los senadores y diputados que intentan dilucidar las circunstancias que rodearon la desaparición del Submarino de la Armada Argentina.

—Ministro, el pasado martes frente a los legisladores se lo vio enojado en algunos momentos y al mismo tiempo pasando un fuerte mensaje. ¿Cómo evalúa su paso por el organismo parlamentario?

—A pesar de la tragedia y el dolor que esta causa, tengo la tranquilidad de haber prometido dos cosas y haber casi… cumplido las dos. Dijimos que íbamos a buscar el submarino hasta encontrarlo y lo hemos encontrado. Dijimos que llegaríamos a la verdad de lo que sucedió prácticamente estamos en condiciones de cumplirlo a partir del excelente trabajo que los oficiales submarinistas que integran la comisión que conformó el Ministerio de Defensa ha desarrollado.

A la hora de brindar definiciones sobre el resultado de la investigación que llevaron a cabo los Almirantes Kenny y Trama junto al Capitán de Navío Jorge Bergallo (padre del extinto Segundo Comandante del ARA San Juan, Aguad responde: "No puedo dar detalles sobre el trabajo porque la Jueza Marta Yañez ordenó mantener las conclusiones de la junta de expertos bajo secreto de sumario. Pero sí puedo decir que el trabajo profesionalmente es impecable y que todos los legisladores tanto oficialistas como opositores, no pudieron menos que elogiar la calidad del mismo".

Tal como informó en el pasado miércoles Infobae, los profesionales submarinistas entregaron una serie de carpetas con varias hipótesis clasificadas de acuerdo a su porcentaje de probabilidad de haber ocurrido.

El error humano, la falta de entrenamiento, el estado del material y la falta de un protocolo adecuado para el tratamiento de situaciones de peligro, son los elementos más fuertemente ponderados por los marinos a la hora de realizar su análisis.

De allí que el propio ministro se aventuró a manifestar que, si bien la presentación no señala concretamente a culpable alguno, la jueza tendrá un panorama más que claro para la eventual asignación de responsabilidades y elevación a juicio del personal naval presuntamente responsable de la tragedia.