Luego de arduas negociaciones y un impase en el que se habían roto las negociaciones entre el Gobierno y los movimientos sociales que protestarán contra la cumbre del G20, el Ministerio de Seguridad accedió a avalar el recorrido de la marcha en el centro porteño por las calles que pedían las agrupaciones antiglobalización como un gesto para que las protestas sean en paz y no haya violencia.

Por medio de una carta que le envió el titular de la Unidad de Coordinación General del Ministerio de Seguridad Gerardo Milman al premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel en calidad de cabeza visible de los organizadores de las marchas anti-G20, el Gobierno dispuso "dar respuesta satisfactoria" a la solicitud que habían hecho los manifestantes ayer.

Así, el viernes los grupos que se oponen a la cumbre de líderes del G20 podrán marchar por las avenidas solicitadas. Esto es: 9 de Julio, desde San Juan hasta Avenida de Mayo y por esta encolumnarse hacia la Plaza del Congreso, a partir de las 15.

Hasta este martes, como adelantó Infobae, no se había alcanzado un acuerdo ya que el Gobierno sostenía que la zona por la que querían marchar los grupos antiglobalización iba a estar cerrada. Sin embargo, como señaló Milman en la misiva dirigida a Pérez Esquivel, luego de haber mantenido reuniones "francas y honestas" por instrucción de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich se decidió cambiar el esquema original del operativo de seguridad.

"Entiendo que de esta manera todos hacemos un aporte a la paz y la convivencia democrática", dijo Milman en la carta.

No obstante, desde el Gobierno en la misiva del funcionario de Seguridad se reiteró lo que hasta ayer no había sido acordado en la reunión con los movimientos sociales: exigir que las marchas se hagan "sin caras tapadas, sin elementos o artefactos que tengan por objeto la violencia y la posibilidad de aislar entre todos si los hubiere, a individuos o grupos violentos es bienvenida para la generación de un clima de expresión plural y democrática".

Además del SERPAJ estaban en el encuentro de ayer con Milman referentes de la CCC, el Polo Obrero, Barrios de Pie, el MTS, la Izquierda Unida, Movimiento Evita, Confluencia AntiG20, la CT, el PTS y el MST, entre otros.

Las organizaciones sociales que se reunieron con Milman en la sede de la SERPAJ que lidera Pérez Esquivel no le habían garantizado al coordinador del Ministerio de Seguridad que no haya manifestantes con caras tapadas y palos.

Ante ello, el Gobierno advirtió en la carta que se le entregó hoy al premio Noble de la Paz que "de ningún modo el Estado resigna la responsabilidad de la seguridad por lo que es preciso transmitirles que en cualquier caso que haya situaciones que pongan en riesgo la seguridad de las personas, los bienes públicos y/o privados las fuerzas de seguridad actuarán de manera inmediata de acuerdo a la Constitución y las Leyes".

Este fue otro de los focos de tensión en las últimas horas entre el Gobierno y las agrupaciones sociales que marcharán contra el G20. También hubo cuestionamientos a los cacheos que realizará la policía a los manifestantes que viajen en colectivos de las organizaciones para ir a las marchas.