Sergio Massa y Juan Grabois, una reunión reservada, y un final apurado por la presencia de Felipe Solá

infobae-image

Durante una hora y cincuenta minutos, Sergio Massa conversó con Juan Grabois, el titular de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y el amigo del papa Francisco y de Cristina Kirchner. También Grabois está cerca de Victoria Donda y de Leonardo Grosso que acaban de conformar un grupo parlamentario con los ex Frente Renovador Felipe Solá, Daniel Arroyo y Facundo Moyano.

Pero el encuentro además tuvo un condimento que Massa señaló como casual. Ocurrió este martes entre las 16.30 y las 18.20 en un salón reservado en el Torquato Tasso justo frente a Parque Lezama en San Telmo. Cuando Massa llegó a la cita, con más de media hora de retraso, el salón principal estaba vacío. Cuando el ex diputado se fue sobre el escenario ya estaban las gigantografías de "Peronismo, Pampa y Peligro" la biografía de la vida política de  Felipe Solá.

La invitación corrió por cuenta de Grabois que periódicamente convoca a dirigentes de distintos sectores para escuchar y compartir experiencias. Aunque ambos relativizaron ante Infobae la importancia o el efecto futuro del encuentro; o del el abrazo con el que se despidieron. Rodeados de representantes de la CTEP y del nuevo frente Patria Grande va en concordancia con las promesas de ambos de conversar con todo el espectro opositor para enfrentar en el 2019 a Mauricio Macri.

infobae-image

A través de una puerta vidriada se los vio conversar animadamente. En mangas de camisa celeste durante gran parte del encuentro, Massa pareció llevar la batuta de la charla. De hecho dijo luego que fue más una exposición sobre su gestión en Anses y como intendente de Tigre con un ida y vuelta de preguntas y respuestas que acotó más al trabajo cotidiano que a la rosca política. Dijo que los ejes fueron desarrollo, descentramización municipal y cómo generar empleo.

Precisamente los dos coincidieron en que fue más un intercambio de experiencias que tejido político. Un gesto fuerte y una foto que intentaron evitar porque todo debía terminar antes de que llegara Solá, su familia y sus militantes políticos. También antes de que llegaran otros políticos, incluso ex socios del tigrense.

infobae-image

Desde lejos se los vio alternar en una misma silla. La razón es menos sospechosa de lo que se pueda especular: Massa y Grabois se turnaban para salir al patio a fumar por lo que hubo pocos momentos en los que se sentaron juntos.

Un dato más: Massa llegó acompañado sólo por una persona y Grabois con no más de una docena de los militantes que lo acompañan en su nuevo partido, entre ellos Rafael Klejzer y la abogada Elizabeth Gómez Alcorta. Hubo agua y café. Y a la salida los dos se retiraron rápido mientras la suegra y cuñados de Solá se acomodaban en las mesas principales ante la mirada sorprendida del equipo que acompaña al diputado en su precandidatura presidencial.

Justo 24 horas antes Grabois había dicho que estaba dispuesto a formar un frente con Juan Manuel Urtubey y con Sergio Massa si el objetivo es desplazar a Macri. Y que Cristina Kirchner si vuelve, debe hacerlo con menos de lo que tuvo cerca y un grupo nuevo que la rodee.