Quiénes son Juan Grabois y Eduardo Valdés, los allegados al Papa que acompañaron a Cristina Kirchner a Comodoro Py

Juan Grabois y Eduardo Valdés, cada vez más cerca de Cristina Kirchner
Juan Grabois y Eduardo Valdés, cada vez más cerca de Cristina Kirchner

La ex presidenta Cristina Kirchner declaró en los tribunales de Comodoro Py ante el juez Claudio Bonadio por la causa que investiga el pago de coimas por parte de empresarios durante los 12 años de gestión del kirchnerismo. Y lo hizo acompañada por dos dirigentes cercanos al papa Francisco: Juan Grabois y Eduardo Valdés.

El primero es líder de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), uno de los referentes de las organizaciones sociales más críticas con el Gobierno (aunque en más de una oportunidad de manera abierta elogió a la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley), y llegó a trabajar como consultor del Pontificio Consejo de Justicia y Paz del Vaticano.

Valdés, en tanto, es un histórico del peronismo porteño que se desempeñó como embajador argentino en el Vaticano entre 2014 y 2015, y fue el coordinador de los encuentros que Cristina Kirchner mantuvo con Francisco en la Santa Sede.

Tanto Grabois como Valdés conocen al Sumo Pontífice desde que era Arzobispo de la ciudad de Buenos Aires y compartían las misas por las víctimas de la trata y la exclusión, y fue la propia ex mandataria la que solicitó a los funcionarios judiciales que ambos puedan estar presentes durante la declaratoria en la cual no contestó preguntas y presentó un escrito.

Más allá de declaraciones públicas, es la primera vez que Grabois hace manifiesto su respaldo a Cristina Kirchner al acompañarla a los tribunales cuando se investiga un entramado de corrupción que salpica a la ex mandataria. Hasta este momento, y según señalaron a Infobae fuentes calificadas de Casa Rosada, es visto como "una persona con la que se puede dialogar y trabajar bien en algunos temas".

Durante gran parte de la gestión Cambiemos, junto a delegados de Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa, Grabois negoció con la ministra Stanley y con el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, la recomposición de los planes sociales que las organizaciones sociales, finalmente, rechazaron en julio de este año.

Más allá de la relación "cordial" con Stanley y con Quintana (que coordinaron con él, entre otros, el relevamiento de barrios humildes, puntapié para la urbanización de villas en todo el país), el referente de CTEP endureció su discurso en los últimos días. "El Gobierno de Macri se terminó", afirmó en declaraciones públicas. En las redes, además, avaló la teoría kirchnerista de "manipulación" y "distracción de la realidad" en relación a la investigación de Bonadio sobre los cuadernos del chofer Oscar Centeno.

Valdés, por su lado, se refirió en radio La Red a su presencia en los tribunales: "Creo profundamente en su honestidad, me pareció que correspondía y me siento mucho mejor habiéndola acompañado".

El nexo entre el dirigente peronista y el entonces arzobispo Jorge Bergoglio fue la ex Defensora del Pueblo porteña, Alicia Olivera, una amiga en común. Antes del cargo de Embajador, fue secretario general del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires entre 1989 y 1990, consejero vecinal de la Ciudad de Buenos Aires en 1991 y convencional nacional constituyente en 1994. Entre el 2000 y el 2003 fue legislador porteño por el bloque Frente Justicialista.

Seguí leyendo

Cristina Kirchner negó el cobro de coimas, dijo que es perseguida y atribuyó el caso de los cuadernos a la caída de imagen del Gobierno

Las dos clases de seguidores de CFK: cínicos o muy ingenuos

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos