—¿Cómo funciona la ley del arrepentido?

—La ley del arrepentido se sancionó en 2016, después del episodio de los bolsos de José López, y básicamente lo que se establece es que una persona imputada por la comisión de un delito, junto con su abogado defensor, se siente a negociar con el fiscal el intercambio de información, de prueba, que permite ir a los eslabones superiores de la organización criminal, de forma tal de poder vincularlos con el delito. A cambio de eso, lo que tiene que suceder es un posible acortamiento de la pena, o de la expectativa en caso de ser condenado, y esa información que brinda, tiene que ser comprobada dentro del año.

—¿Qué significa, cuáles son los requisitos y los tiempos?

—La ley del arrepentido lo que trae de novedoso es, primero, intentar romper ese pacto de silencio que suele existir en las organizaciones criminales. Y lo que básicamente plantea es una negociación entre el imputado que habría cometido un delito junto con su defensor y el fiscal. Esa negociación lo que va a plantear es un intercambio de información que se compromete a dar el imputado, darle esa información para poder ir a la escala superior de la organización criminal, esto es, a jefes y organizadores. El plazo que hay para comprobar esa información es de un año. ¿Qué es lo que sucede si no se acredita la información que dio el imputado o si se acredita que es falsa esa información? Pierde el beneficio, el beneficio es una reducción en la pena, y la posibilidad de gozar de una libertad anticipada durante el proceso. Y además de perder ese beneficio, que no es menor, habría cometido un nuevo delito, y ese nuevo delito que habría cometido por dar esa información falsa o no verificable tiene una pena de 4 a 10 años de prisión, con lo cual estaría agravando aún más la situación de la que tenía originariamente, con lo cual tiene que tener un examen de mucha conciencia al momento de llevar adelante la negociación. Los beneficios son muchos, pero la responsabilidad por dar información falsa también es mucha.

—Una vez que uno es arrepentido y la investigación avanza, ¿le pueden quitar dicho beneficio?

—Una vez que la investigación avanza y se hace el acuerdo del arrepentido, en caso de que no se logre acreditar en el término de un año aquello que el arrepentido se comprometió a entregar o las pruebas que se comprometió a dar para vincular al resto de los integrantes, puede perder los beneficios en caso de que no se acredite, o que se acredite que sea mentira lo que dijo. Si se acredita que es mentira lo que dijo o no se acredita lo que aportó, no solo pierde los beneficios, sino que además corre el riesgo de cometer un nuevo delito que tiene una pena de 4 a 10 años de prisión.

—¿Puede pedir el juez la prisión preventiva y a la vez negociar ser arrepentido?

—Puede suceder que el arrepentido esté en prisión preventiva y luego ingrese en la negociación, o puede ser que ingrese en la negociación e igual se le dicte la prisión preventiva, porque los delitos que se le imputan son muchos o de muy alta escala penal que no permiten la libertad anticipada. Lo que sí se puede asegurar esa persona es que al momento de la condena va a tener una reducción en toda la pena.

—¿Se necesita de un abogado para negociar la figura de arrepentido?

—Necesariamente, para ser arrepentido, el imputado tiene que ir junto con un abogado defensor y negociar todas las pautas con el fiscal. ¿Por qué un abogado defensor? Porque es el que le va a garantizar todos los derechos y garantías, y se va a asegurar de que nadie lo haya coaccionado para tener que llevar adelante esta negociación.

—¿Cumplen prisión efectiva los arrepentidos? De ser así, ¿en qué delitos?

—Los arrepentidos pueden llegar a cumplir prisión efectiva en caso de ser condenados, y los delitos que prevé y que incorpora la ley del arrepentido son muy amplios. Están todos los delitos de narcotráfico, los secuestros extorsivos, los delitos de la trata de personas, los delitos de corrupción y los delitos contra el orden económico y financiero y otra serie de delitos más, es una ley que ha abarcado muchas figuras delictivas.

—¿Hay un límite de cantidad de arrepentidos por causa?

—No hay límite en la ley para la cantidad de arrepentidos por causa. Lo que sí, obviamente va a depender la cantidad de arrepentidos por causa, es la necesidad de información que tengan el fiscal y el juez para poder avanzar, y obviamente, cuanto antes te arrepientas, más posibilidad de brindar información nueva y útil vas a tener para darle al juez y al fiscal que si te arrepentís último de todos, y poca información va a quedar seguramente para que puedas aportar, o que el juez y el fiscal no la puedan conseguir por otra vía. Por eso, la información que tiene que aportar el arrepentido tiene que ser información que no esté al alcance hoy del fiscal y del juez obtener, y que sea novedosa, y de nuevo, lo más importante es que vincule a las cadenas superiores de la organización criminal.

—¿Puede haber un único responsable en la causa y todos los demás arrepentidos?

—Puede haber un único responsable, pero los arrepentidos también son responsables. Los arrepentidos son imputados y son personas que han cometido o habrían cometido un delito. Con lo cual, la diferencia que va a haber entre aquellos que se acogieron a la figura del arrepentido y los que no, es que aquellos que son arrepentidos, cuando llegue el momento de la condena, si es que son condenados, van a recibir menos pena que aquellos que no se acogieron a la figura del arrepentido.

—En un delito de cohecho, ¿es válida la figura del arrepentido?

—La ley del arrepentido permite que se acojan a este beneficio tanto las personas privadas como algunos funcionarios públicos, la limitación está en que no pueden acogerse a la figura del arrepentido los funcionarios públicos que tienen que ser removidos por juicio político. Únicamente podrán aquellos que no deban ser removido por juicio político. ¿Por qué está esta limitación? Porque justamente lo que se busca es ir a los eslabones superiores, y más allá del funcionario público que pueda ser removido por juicio político, no queda nadie.

—¿Cabe la figura para un ministro de la Nación?

—Un ministro es removido por juicio político, con lo cual, no puede ingresar.