Si bien el debate sobre la legalización del aborto se lleva adelante en un marco de respeto entre los senadores, cuando promediaba la octava hora de discusión se desató un enfrentamiento que empezó por un reclamo de la presidente de la Cámara alta Gabriela Michetti a la legisladora mendocina Pamela Verasay por la duración del discurso.

Cuando la senadora radical ya llevaba 17 minutos hablando (por acuerdo entre las partes el límite se fijó en 10 minutos, pero ningún senador lo respetó y hubo exposiciones de hasta 18 minutos), Michetti la interrumpió y le dijo: "A mí me toca conducir el debate y el debate tiene reglas. Fui flexible hasta los 16 minutos. Fui respetuosa con todos y creo que usted tiene que ser respetuosa con todos".

En ese momento el senador Caseiro pidió la palabra: "Le pido disculpas, Vicepresidenta, pero hubo senadores que hablaron más de 18 minutos (en referencia a la catamarqueña Inés Blas) y a la senadora ya la cortaron tres veces, tenga un poco de paciencia".

"Si yo estoy haciendo esto no es por mí, es por ser respetuosa con ustedes", respondió Michetti, y su respuesta dio lugar a la intervención de la senadora radical María Fiore, de la kirchnerista Silvina García Larraburu y del macrista Luis Naidenoff.

Tras los dichos de Naidenoff, un micrófono de la transmisión oficial tomó las palabras de Michetti cuando le dijo a un colaborador que el presidente del interbloque de Cambiemos en el Senado es "un pelotudo, que no rompa las pelotas".

Seguí leyendo