La perra, la bicicleta y su tortuga ninja eran tres cosas que nadie le podía tocar. Como a cualquier niño, le gustaba también jugar a la pelota y que le contaran cuentos. Pero los sueños de Sebastián Barreiros se evaporaron de golpe cuando tenía 5 años y pasaba por la puerta de la AMIA aquel fatídico 18 de julio de 1994: el atentado terrorista se llevó su vida y desde entonces su madre, Rosa, aún reclama justicia.

Sebastián pasaba por Pasteur al 600 de la mano de su mamá cuando explotó la bomba en la AMIA. Su madre se salvó por milagro pero su hijo murió en el instante. Es la víctima más joven que se llevó ese cruel atentado.

El azar hizo que Sebastián fuera una víctima más de las 85 que provocó el atentado terrorista. Iba con su madre al Hospital de Clínicas cuando estalló la bomba. Rosa Barreiros contó que Sebastián estaba por terminar el jardín. Iba a pasar a primer grado. Por eso, en la fiestita de colación prepararon un diploma y, junto con los que eran sus compañeros, largaron al aire un globo con su nombre. Para que no faltara.

Hoy Sebastián tendría 29 años y muchos proyectos cumplidos. Las autoridades de la AMIA lideradas por Agustín Zbar reunieron a varios artistas para homenajearlo en nombre de todas las víctimas del atentado.

"El caso desgarrador de Sebastián puede servir para responder las preguntas que muchos chicos se hacen hoy sobre el atentado a la AMIA. Muchos chicos de la comunidad judía y de otros lugares no saben bien qué pasó. Y el testimonio de la mamá de Sebastián puede ayudar a recuperar esa memoria intergeneracional para seguir reclamando justicia", explicó Zbar a Infobae.

La AMIA realizó tres acciones concretas para recordar la vida de Sebastián. Se hizo la canción "Ronda de la Paz" con la voz de Piñón Fijo y música de Pedro Aznar. Un video traduce en imágenes la letra de un tema que pide por la paz y convoca a recordar a la víctima más joven del atentado.

El atentado a la AMIA dejó 85 personas muertas y 300 heridos (AFP)
El atentado a la AMIA dejó 85 personas muertas y 300 heridos (AFP)

"Con Pedro Aznar estamos hermanados por la música. Hemos hecho varias canciones juntos", contó Piñón Fijo. "Él me contactó con la gente de AMIA y me pareció fantástica la idea de crear un puente generacional a través de la música, con palabras y hechos tan fuertes que tienen que ver con la memoria, la verdad y la justicia. Ha sido una experiencia creativa muy hermosa y virtuosa", aseguró.

Aznar coincidió con el artista cordobés en la importancia de acercar a los chicos conceptos trascendentales, "de manera que los puedan tomar, absorber e incluirlos en su mundo, y que puedan crecer entendiéndolos y viviéndolos", dijo.

A la hora de explicar el nombre de la canción, Aznar sostuvo: "Elegimos 'Ronda de la Paz' como título porque llegamos a la conclusión de que la paz es el concepto principal, y es el resultado para que haya verdad, memoria y justicia. No puede haber paz sin que estén asegurados estos tres conceptos".

El video de la canción está subido en las redes sociales de AMIA: en Facebook: AMIAonline; en Twitter: @InfoAMIA y en Instagram: AMIAonline.

Además, el escritor Eduardo Sacheri creó el texto "Futuros negados", en el que imagina futuros posibles que Sebastián pudo haber concretado, y que fueron impedidos por el salvaje ataque terrorista. El actor Diego Peretti pone su voz al cuento en una producción audiovisual creada especialmente para este aniversario del atentado.

En tanto, "Rosa y Sebastián" es la tercera pieza audiovisual dedicada al niño. Trata de un testimonio real que documenta en primera persona los últimos minutos que Rosa y Sebastián pasaron juntos antes de la explosión de la AMIA. Una animación reconstruye los últimos pasos que ambos vivieron en la mañana del 18 de julio de 1994, en un relato que emociona y estremece.

Según contó Rosa Barreiros en una entrevista que le hizo Judith Gociol para la AMIA, Sebastián tenía tres años cuando le dijo a su maestra que, de grande, iba a ser presidente. La maestra le preguntó por qué. "Para pagarles mucha plata a los jubilados", contestó.

Un día, Sebastián le preguntó a Rosa:

—Mamá, y vos nunca te vas a ir al cielo, ¿no?

—No sé, Sebi, cuando sea muy viejita, pero falta mucho para eso —le respondió la madre.

—Ah, entonces, en ese momento, yo voy a estar al lado tuyo, te voy a agarrar el alma y no la voy a dejar subir al cielo; te la voy a poner otra vez en el cuerpo así te quedás conmigo —le dijo.

El 18 de julio de 1994 Sebastián se fue al cielo y desde entonces su madre exige justicia al igual que todas las familias de las víctimas del atentado.

Para este nuevo aniversario, la AMIA realizará el homenaje a Sebastián y también a Jorge Antúnez, el mozo de 18 años que trabajaba en un bar en la esquina de la AMIA, en Tucumán y Pasteur, y que al llevar un café a la sede de la mutual judía también su vida quedó arrasada.

Gustavo Antúnez, el tío de Jorge, será uno de los oradores en el acto por el nuevo aniversario del atentado a la AMIA. Según pudo saber Infobae, en el acto también estará el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

"La intención de la AMIA es que se vuelva a instalar a nivel internacional el reclamo por justicia que lleva 24 años", dijo Zbar al evaluar la convocatoria a Almagro.

El presidente de la AMIA, Agustín Zbar
El presidente de la AMIA, Agustín Zbar

También se difundirá en el acto aniversario del atentado una prosa realizada por Enrique Pinti que se llama "El olvido mata". Allí, se denuncia la impunidad y la falta de justicia en profundidad.

"En tiempos de impunidad, las heridas sólo podrán cicatrizar cuando haya justicia", sostiene el actor y director en un video que puede verse y compartirse en las redes sociales.

Las autoridades de la AMIA enviaron en las últimas horas una carta al Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 3 para exigirle que defina "en lo inmediato" una fecha para el juicio oral por la causa del atentado perpetrado en 1994 que aún no está resuelto y que desde el 2009 ese tribunal viene dilatando el llamado a juicio.

El pedido de justicia se hace necesario y urgente para honrar la vida de Sebastián y de las otras 84 personas que perdieron sus sueños aquel 18 de julio de 1994.