Vandenbroele (círculo izq.) y Boudou (círculo der.)
Vandenbroele (círculo izq.) y Boudou (círculo der.)

El ex vicepresidente de la Nación Amado Boudou comenzó este martes a ser juzgado por el caso Ciccone, el primer expediente de corrupción que se abrió en la justicia en el segundo mandato de la presidente Cristina Kirchner.

En la primera audiencia la defensa del ex vicepresidente pidió la nulidad del inicio del juicio. "Hay muchos elementos que no están en este debate", sostuvo Eduardo Durañona.

Se juzga la compra de la imprenta de papeles de seguridad y billetes más importante del país -Ciccone- en medio de su quiebra por la empresa The Old Fund, que estaría vinculada a Boudou, quien utilizó su poder como ministro de Economía para realizar la operación.

 
Nicolás Ciccone, uno de los acusados (Foto: Nicolás Stulberg)
Nicolás Ciccone, uno de los acusados (Foto: Nicolás Stulberg)

Junto con Boudou son juzgados José María Núñez Carmona, socio y amigo de la infancia de Boudou; Alejandro Vandenbroele, dueño de The Old Fund y presunto testaferro del ex vicepresidente; Nicolás Ciccone, uno de los dueños de la imprenta Ciccone; Rafael Resnick Brenner, ex jefe de asesores de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y Guido Forcieri, ex jefe de Gabinete de Boudou en el Ministerio de Economía.

Todos están acusados por los delitos de cohecho -coimas- y negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública.

La jornada comenzó temprano. A primera hora, Vandenbroele cambió de abogados, algo que le había anunciado ayer al tribunal oral. La defensora oficial Paola Bigliani es su nueva abogada.

Boudou llegó a las 9:20 a los tribunales de Comodoro Py. Ingresó por una puerta lateral y fue directo a la sala de audiencias.

El juicio empezó puntual a las 9:30. Pero faltaba Vandenbroele que ingresó demorado. Lo primero que dijo el presidente del Tribunal Oral Federal 4, Pablo Bertuzzi, fue que la defensa de Vandenbroele pidió la suspensión del inicio porque había asumido el cargo hacía instancias y quería tiempo para leer el expediente. "El tribunal no va a hacer lugar", respondió el juez.

Luego se leyeron las acusaciones de la Fiscalía y la Oficina Anticorrupción y la Unidad de Información Financiera, que actúan como querellantes.

 

Boudou está acusado de haber utilizado –en 2010– su cargo de ministro de Economía para quedarse con la empresa Ciccone. La compañía estaba en quiebra y no podía acceder a un plan de pagos en la AFIP. Según la investigación, a cargo del juez Ariel Lijo, Boudou logró que el organismo fiscal le diera un acuerdo excepcional para pagar su deuda. Eso ocurrió cuando The Old Fund compraba el 70 por ciento de Ciccone.

Con The Old Fund, Ciccone pasó a llamarse Compañía de Valores Sudamericana (CVS). Por esa venta, los Ciccone se quedaban con el resto del porcentaje de la empresa y la promesa de hacer negocios con el Estado. De hecho, se encargaron de la impresión de las boletas del Frente para la Victoria en las elecciones presidenciales de 2011.

La causa determinó que Núñez Carmona mantuvo las relaciones con Vandenbroele y Forcieri con Resnick Brenner en la AFIP para lograr el plan de pagos. Por su parte, Ciccone fue parte de la maniobra al aceptar la venta de la empresa como una coima. Todo con el conocimiento de Boudou.

Alejandro Vandenbroele ayer en Comodoro Py (Foto: Adrián Escandar)
Alejandro Vandenbroele ayer en Comodoro Py (Foto: Adrián Escandar)

El ex vicepresidente siempre negó la acusación y sostuvo que es ajeno a cualquier vínculo con el levantamiento de la quiebra o la compra de Ciccone.

Después de la lectura se pasó a lo que se conoce como cuestiones preliminares, en donde las partes hacen sus pedidos de nulidades u objeciones. La defensa de Boudou fue la única que solicitó algo.

"Este juicio en las condiciones en las que estaba siendo llevado no puede seguir", dijo Durañona. El abogado señaló que en la lectura de la acusación se nombró a muchos funcionarios de la Administración Federal de Ingresos Públicos que tienen pedidos de indagatoria.

"Entiendo que si el tribunal quiere encontrar la verdad de los hechos, una verdad objetiva de cómo sucedieron los hechos para llegar a una sentencia justa, deben contar con la totalidad de los elementos de prueba y de los testimonios que están en el juzgado federal 4", agregó y sostuvo que el juez Lijo sigue investigando el caso, por lo que no está en condiciones de que se comience el juicio.

Lijo también tiene pendiente desde el año pasado resolver si procesa en la causa al ex titular de la AFIP Ricardo Echegaray y a la ex presidenta de la Casa de Moneda Katya Daura.

 
 
 
 

José María Núñez Carmona (Foto: NA)

 

"Voy a pedir la nulidad de la apertura de este debate", planteó el abogado. Por su parte, las defensas de Vandenbroele y Resnick Brenner señalaron que asumieron los cargos hacía poco tiempo y le pidieron al tribunal tiempo para analizar si van a pedir cuestiones previas.

El tribunal aceptó el pedido y lo harán el próximo martes cuando se reinicie la audiencia.

El juicio está a cargo del Tribunal Oral Federal 4, integrado por los jueces Bertuzzi, Néstor Costabel y Gabriela López Iñíguez, y el fiscal es Marcelo Colombo. Son los mismos magistrados que comenzaron la semana pasada el juicio oral contra el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido por la tragedia ferroviaria de Once.

 
Gabriela López Iñíguez, Pablo Bertuzzi y Néstor Costabel, los jueces del tribunal oral (Foto: Adrián Escandar)
Gabriela López Iñíguez, Pablo Bertuzzi y Néstor Costabel, los jueces del tribunal oral (Foto: Adrián Escandar)

El de Ciccone es el segundo juicio oral para Boudou. El primero fue por la falsificación de documentos públicos para inscribir un auto Honda y por el que fue absuelto en agosto pasado. Pero el segundo no será el último.

Hace pocos días fue enviado a juicio por la compra irregular de 19 autos de alta gama cuando era ministro de Economía. Ese caso también le tocó al Tribunal Oral Federal 4.

Además tiene otras causas en trámite, algunas con los mismos imputados que en el caso Ciccone. Con Núñez Carmona y Vandenbroele, están imputados por presunto enriquecimiento ilícito y por la intervención de The Old Fund en la renegociación de la deuda pública de Formosa.

LEA MÁS: