Daniel Filmus y el objetivo de "agrupar a toda la oposición"

En estas PASO, el precandidato por Unidad Porteña logró imponerse por amplia mayoría sobre sus competidores internos, Guillermo Moreno e Itaí Hagman. También superó por varios puntos a Martín Lousteau, aunque quedó demasiado lejos de Elisa Carrió. Crónica de una noche agridulce: celebración de un retirado segundo puesto en la Ciudad y preocupación por la provincia de Buenos Aires

(Foto: Martín Rosenzveig)
(Foto: Martín Rosenzveig)

"Tenemos que saber agrupar a toda la oposición". Con esas palabras cerró el acto en su búnker Daniel Filmus: el hombre que se puso el chaleco antibalas para salir a jugar en terreno hostil y hacer el mejor papel posible. Ya es sabido, desde hace décadas que el peronismo no logra penetrar la Ciudad de Buenos Aires. Filmus lo supo en junio de 2007 cuando perdió el ballotage con Macri, en octubre del mismo año cuando llegó a senador como segunda minoría, en 2011 cuando volvió a ser derrotado por el ahora Presidente en la batalla por la Jefatura de Gobierno y en 2013 al no poder renovar su banca en el Senado quedando detrás de Gabriela Michetti y de Pino Solanas. Durante la noche del domingo 13 de agosto, este sociólogo de 62 años sabía muy bien cuál era su rol: mostrar evidencias de que el kirchnerismo aún tenía mucho por hacer en una Ciudad profundamente antiperonista. Pese al casi 50% que Elisa Carrió sacó con Vamos Juntos, había un rival político difícil, Martín Lousteau, y la necesidad de ganar las internas de Unidad Ciudadana. ¿Cómo se vivió esta victoria a medias pero de suma importancia de cara a las elecciones de octubre? ¿Cuál fue el pulso de la tarde-noche en que Daniel Filmus sacó más del 15% de los votos?

A las 17:30 el edificio de la UPJET estaba prácticamente vacío. Apenas algunos periodistas montaban sus equipos de cámaras en la sede del sindicato de los trabajadores de las telecomunicaciones, ubicado en la avenida Castro Barros 87 del barrio porteño de Almagro. Dos horas después comenzó a llenarse el patio, a un costado del escenario, con una enorme pantalla y carteles con la inscripción "La voz de la mayoría". Sin banderas partidarias ni trapos eufóricos, reinaba la distención y la tranquilidad. A un costado llamaba la atención un grupo de chicos de 14 años con remeras de La Cámpora: no había más simbología que esa, algo extraño para un movimiento que supo hacer de su retórica un itinerario de nombres propios. Mariano Recalde, Gustavo López, Gisela Marziotta y Gabriela Cerrutti ingresaron al lugar con sonrisas amplias y paso descontracturado. El ex ministro de Trabajo Carlos Tomada y el actual legislador Pablo Ferreyra también llegaron al lugar para apoyar a los precandidatos, pese a no formar parte de las listas.

(Foto: Martín Rosenzveig)
(Foto: Martín Rosenzveig)

Antes de que comience la votación, la coalición Cambiemos estaba muy segura de que no le sacarían el primer puesto. Las encuestas daban a Carrió como cómoda puntera, pero ¿qué sucedería con Martín Lousteau? El candidato de Evolución venía de un exótico coqueteo con el PRO: tras haber perdido la alcaldía de la Ciudad en 2015 con Horacio Rodríguez Larreta por apenas tres puntos y en ballotage, y de haber sido Embajador argentino en Estados Unidos entre diciembre de 2015 y abril de 2017, ¿cuál era su imagen? ¿Se trataba de un opositor a la gestión Cambiemos o, por el contrario, era una especie de falsa colectora? Allí está la primera mitad de la victoria de la lista de Unidad Porteña: posicionarse como oposición mayoritaria. Y la segunda mitad está en haber ganado la interna: Guillermo Moreno (Honestidad y Coraje) e Itatí Hagman (Ahora Buenos Aires) quedaron muy lejos –ninguno superó los tres puntos– en la cruzada por liderar en la Ciudad al movimiento kirchnerista que está intentando heterogeneizarse para hacer, como lo dijo Cristina Kirchner al develar el nombre del partido, un frente de ciudadanos.

El catering en el búnker kirchnerista (Foto: Martín Rosenzveig)
El catering en el búnker kirchnerista (Foto: Martín Rosenzveig)

Si bien las expectativas estaban puestas en llegar a ser la segunda fuerza de Capital –la candidata a legisladora María Rosa Muiños lo dijo alrededor de las nueve de la noche: "Tenemos la esperanza de alcanzar el segundo lugar"– la tensión golpeaba sobre la gran lucha de estas elecciones legislativas entre el oficialismo y la oposición kirchnerista: la provincia, donde la gobernadora María Eugenia Vidal desbancó la supremacía peronista en 2015. "Algunos hablan de cinco puntos, pero en el PRO te dicen que ganan ellos por dos", se escuchaba entre los militantes presentes. Todos tenían esa incertidumbre; "esta es la posibilidad –comentaban con convicción– de ponerle un freno a la política de Macri". Con ese halo de incertidumbre, cuando los primeros datos oficiales daban que Esteban Bullrich, el candidato de Cambiemos, superaba a Cristina Kirchner por seis puntos, Filmus y el resto de los precandidatos salieron a escena. A las 21:30 clavada, frente a una audiencia expectante y sin banderas, tomó el micrófono y se dirigió a todos los presentes. "Somos la primera fuerza de la oposición. Felicitamos a los que salieron primeros, es parte de la convivencia democrática", comenzó diciendo, y continuó: "Estamos orgullosos de ser la única fuerza de la Ciudad de Buenos Aires de tener PASO. Es importante entender que son los ciudadanos los que tienen que elegir".

Para Daniel Filmus esta elección no era una más. Se encontró, por primera vez, sin un ejecutivo nacional que lo apañe y que lo convalide. Arriba, en la Presidencia, está un opositor; lo mismo en la Provincia de Buenos Aires. En esta cruzada en la Ciudad estaba solo. "Quiero agradecer a toda nuestra militancia que se puso la campaña al hombro. Nosotros no tenemos los medios de comunicación, por eso caminamos cuadra por cuadra", comentó rodeado de sus compañeros de lista: Juan Cabandié, Victoria Montenegro y Leandro Santoro, entre otros. A partir de este segundo puesto en las primarias, se dibuja una pregunta sobre las expectativas de Unidad Porteña: ¿cuál es el objetivo a conseguir, sabiendo que la victoria de Cambiemos fue aplastante? "Tenemos que saber agrupar a toda la oposición", fue una de las últimas frases que pronunció sobre el escenario. ¿Es posible que todas las agrupaciones que ven en las políticas de Cambiemos una embestida contra los derechos ya ganados de la sociedad confluyan en Filmus? Esa será su ambiciosa tarea, al menos así lo aseguró.

(Foto: Martín Rosenzveig)
(Foto: Martín Rosenzveig)

"¡Vamos a volver, a volver! ¡Vamos a volver!" gritaban la militancia agitando los dedos en V. Filmus, en el borde del escenario, se prestaba a las selfies y abrazaba a los que se le acercaban a pedirle que no afloje. "Hay que pelearla, hay que salir a militarla", les decía él, con los dientes apretados y los ojos llenos de emoción. Luego de algunas fotos y unas palabras breves para los periodistas, se retiraron los precandidatos. Algunos se quedaron en el sector de prensa para mirar las pantallas que llevaban el boca de urna. "Son apenas cinco puntos, esto se puede revertir", comentó Carlos Heller con prudente entusiasmo. Se refería a al versus entre Bullrich y Cristina en la provincia. Las especulaciones iban y venían, sólo había que ser fríos. Justamente eso no era lo que sucedía entre los militantes que, finalizado el acto, iban abandonando el lugar con caras largas y tristes. Quizás lo que no podían entender es que la gran conductora del movimiento pierda en un área profundamente peronista con un candidato que carecía de popularidad y conocimiento. La sensación era agridulce, pero las posibilidades aún estaban. ¿Le alcanza a Unidad Ciudadana con el segundo puesto de Filmus? Seguro que no, y más cuando Carrió le terminó sacando más del doble de sus puntos. Pero para Filmus, como dijo ni bien salió a escena, es también una oportunidad: intentar agrupar a la oposición, ese es el objetivo, lo que lo mantiene con las energías intactas. Aunque parezca un imposible.

 

_____

LEA MÁS

El Gobierno ganó en 10 provincias y se mantiene la expectativa en Buenos Aires y Santa Fe

Cristina Kirchner habló a las 3:43 de la madrugada: "Hemos ganado las elecciones"

Cómo quedaría el Congreso si se repitieran estos resultados en las elecciones de octubre