La relación ambivalente entre Mauricio Macri y Elisa Carrió sumará esta tarde un nuevo capítulo en su historial. A última hora, la diputada, que aún se recupera de la angioplastía a la que fue sometida a principios de mes, presentará una observación al dictamen propiciado por el oficialismo sobre la modificación de la ley del Ministerio Público Fiscal, con la que el Gobierno pretende acotar el mandato y las atribuciones de la procuradora Alejandra Gils Carbó.

Así lo adelantaron a Infobae fuentes de la Coalición Cívica. "La observación de Carrió apunta a que la modificación de la ley es inconstitucional. Para ella, el mecanismo constitucional para remover a la procuradora es la destitución por los delitos cometidos en el ejercicio de la función pública, y no un acuerdo corporativo y la redacción de una ley inconstitucional", aseguraron en el entorno de la diputada.

La presentación de "Lilita" se da dos días antes de la discusión que el miércoles se dará en Diputados, en la sesión en la que, según el trámite parlamentario, el macrismo buscará darle media sanción al proyecto que limita el poder de Gils Carbó. En ese sentido, los diputados de la CC podrían darle la espalda al proyecto oficial.

(Télam)
(Télam)

La presentación de Carrió -que no es miembro de la comisión de Justicia que discurrió el dictamen- abre una nueva grieta en la relación con el Poder Ejecutivo, en una modificación que el oficialismo considera clave en relación al funcionamiento de la Justicia. Se da, en tanto, a tres días del relanzamiento de la mesa nacional de Cambiemos, de la que es parte fundacional.

"Desde el día uno le dije al Presidente que mi único juramento es respetar la Constitución", deslizó "Lilita" a sus colaboradores. Según su entorno, la líder de la CC está "harta" de los acuerdos del Gobierno con algunos sectores del peronismo, en especial con Sergio Massa, fundamental para el dictamen del proyecto en cuestión. Carrió además apunta su ira a las gestiones de Daniel Angelici, presidente de Boca Juniors.