La rutina muchas veces resulta agobiante. Las personas trabajan largas horas y el estrés se hace presente. Sin embargo la práctica regular de yoga puede ser una buena herramienta para relajarse y no dejarse llevar por la adrenalina del día a día.

En el vídeo de hoy, se presenta una práctica corta pero intensa que ayudará a combatir el estrés a través de unas pocas posturas y la focalización de la mente. Despejar la cabeza y parar por un momento la vorágine de pensamientos y tareas que van creciendo durante el día y la semana, son una alternativa para vivir más saludablemente.

"Muchas veces estoy en la mitad de mi día y me siento estresada, nerviosa, o angustiada. El yoga aparece así como una herramienta fundamental para cortar la rutina", afirma Dafne Schilling.

La mayoría de los seres humanos cargan mucha tensión en las zonas del cuello y en la zona alta de la columna. Para trabajar estos puntos centrales y aprender a relajarlo, Dafne muestra la siguiente rutina corta para sentirse mejor y recargada de energía.

Cortar la rutina en cuatro pasos

Lo primero y principal es conectar con la respiración de uno mismo. Esta rutina es ideal para hacerla en cualquier lugar: oficina, facultad, o en casa. El siguiente paso es cerrar los ojos y llevar las manos al corazón, para sentirlo latir. En ese momento, hay que contar cuatro inhalaciones y exhalaciones por nariz.

Cuatro formas de estirar:

Para el cuello

1-Soltar la oreja derecha hacia el hombro derecho. Inhalar y exhalar 4 veces.
2-Soltar la oreja izquierda hacia el lado izquierdo. Inhalar y exhalar 4 veces.
3-Hacer un círculo con la cabeza hacia el lado derecho. Luego repetir pero hacia al otro lado.

Para los brazos

Parado o sentado, entrelazar los dedos y estirar ambos brazos hacia arriba. Luego inhalar y exhalar por la boca, mientras se llevan ambos brazos hacia el lado derecho. Repetir la respiración y hacer lo mismo hacia el lado izquierdo.

Para las piernas

Llevar la rodilla derecha al pecho en equilibrio o sentado, extender el brazo contrario hacia arriba, e inhalar y exhalar por la boca y luego, soltar la tensión. Hacer lo mismo con la otra pierna y llevar el talón derecho a la cola derecha. Inhalar y exhalar.

Luego repetir pero llevando el talón izquierdo a la cola izquierda, acto siguiente: Inhalar y exhalar.

Para la columna

Como primer paso hay que dejar caer todo el torso hacia delante, flexionar las rodillas y permitir que el torso se relaje por completo sobre tus piernas.

Subir vertebra por vertebra, sin tensionar cuello ni columna con ambas rodillas flexionadas, empujando el ombligo hacia la columna, buscando de esta forma que lo último que llegue hacia arriba sea la cabeza. Para finalizar, sacudir todo el cuerpo.

Una vida pensada desde el yoga puede combatir el estrés y hacer mejor y más agradable la rutina: "En lo personal, esos cinco minutos de conciencia, de movimiento y de respiración, me liberan de cualquier tipo de tensión y me permiten continuar mi día con más energía", finalizó Dafne.