Lauren Wasser perdió ambas piernas por el mal uso de los tampones
Lauren Wasser perdió ambas piernas por el mal uso de los tampones

Con 29 años, Lauren Wasser, comnueve al mundo con su historia de vida. Con un proyecto claro -triunfar en la moda como modelo- su vida dio un giro de 180 grados tras sufrir la amputación de su pierna derecha debido al mal uso de los tampones que puede derivar en un peligroso shock tóxico.

Luego de estar al borde de la muerte, en 2012 perdió su pierna derecha, tras el diagnóstico de una grave y desconcertante enfermedad; conocido por sus siglas en inglés, Síndrome TSS, que puede desencadenarse por no respetar las 4 horas máximas indicadas de uso.

Debió rever sus actividades cotidianas, pero con una fuerza de voluntad inigualable hasta aprendió al caminar con su prótesis por la pasarela del mundo, rompiendo los esquemas de belleza.

Lauren Wasser continúo desfilando con su prótesis
Lauren Wasser continúo desfilando con su prótesis

Sin embargo, los especialistas que le salvaron la vida, temían lo peor: tener que amputarle su segunda pierda (la izquierda). Y así fue. Lauren le comunicó al mundo -sus más de 80 mil seguidores- la noticia. "La vida está a punto de ser tan diferente, ¡otra vez! Sin embargo, estoy muy animada y lista para mi próximo capítulo", escribió en sus redes un día antes de la intervención.

Wasser tenía por delante una carrera prometedora en el universo fashion y algunos sueños pendientes como deportista: jugaba al básquet y solía recorrer más de 40 kilómetros en bicicleta habitualmente. Hoy, sin perder la motivación, es una referente activista que milita advirtiendo a las mujeres sobre el peligro que corren si estos productos descartables no se implementan como se debe. Su mensaje es alentador, "lo mejor está por venir", desea desde su cuenta.

El día previo a su segunda intervención, antes de la amputaciòn de su pierna izquierda
El día previo a su segunda intervención, antes de la amputaciòn de su pierna izquierda

La palabra de los especialistas.  Lejos de desaconsejar el uso de tampones, los médicos alientan a tomar algunos recaudos positivos en pos de la prevención, no generar alarmas desmedidas y conservar la tranquilidad.

La médica clínica especialista en medicina interna y asesora del Centro Stamboulian, Inés Morend, hace hincapié en que hay que cobrar conciencia sobre su uso. Al ser un producto externo al cuerpo, además de proveer confort y seguridad, puede modificar la calidad de la defensa de la mucosa vaginal, ya que genera una interfase seca que hace que la zona pierda humedad. Por lo tanto, se debe reemplazar cada cuatro horas.

La enfermedad es originada por una toxina producida por dos bacterias que conviven en nuestro organismo como parte integral de la flora natural (el staphylococcus aureus o estafilococo y el streptococcus pyogenes o estreptococo), pero que puede ser alterada ante la presencia de una microlesión o una particularidad que afecte la mucosa que recubre la vagina. En la lesión –explica el jefe de Infectología del CEMIC, Pablo Bonvehí.

Los síntomas frente a los que conviene consultar con urgencia son varios de los descriptos por Wasser: fiebre altísima con escalofríos, caída de la presión arterial, rash (enrojecimiento de la piel) y manchas, dolores musculares y mareos. Pueden aparecer náuseas, diarrea y convulsiones que pueden terminar comprometiendo los órganos y sus funciones básicas, como la coagulación.

LA HISTORIA COMPLETA:

LEA MÁS: