Carismática y súper positiva, Camila patentó su propio método de yoga y va por más. Foto Axel Indik/ Para Ti
Carismática y súper positiva, Camila patentó su propio método de yoga y va por más. Foto Axel Indik/ Para Ti

Camila, Franco, Martina, Sofía y Catalina estuvieron en boca de todos desde su nacimiento. La tele, los diarios y las revistas siguieron de cerca el caso de los quintillizos Riganti. Hijos de Rocío y Claudio, nacieron el 6 de febrero de 1992 en la Maternidad Suizo Argentina y pesaron 3 kilos. Ya transcurrieron 25 años y, después de manejarse bastante tiempo "en bloque", cada uno fue haciendo su propio camino.

Camila abrió hace apenas un año su cuenta de Instagram y ya cuenta con 1.700 seguidores. Además, patentó un método propio de yoga bajo el nombre de yoga balance y fue convocada por adidas para ser parte de la campaña de runners para Latinoamérica. Con el pelo atado, vestida con leggings, top y zapatillas y dispuesta a mostrar sus habilidades con el yoga, Camila recibió a Para Ti en su casa de Beccar.

-¿Cuáles son los pros y contras de ser quintillizo?

-Encuentro fascinante la vida de a cinco, tener pares que hacen lo mismo que vos, a quienes les podés consultar cosas, está buenísimo. No lo cambio por nada, nunca desee ser hija única.

-¿Ninguna desventaja?
-A veces nos asocian en bloque y no es así, cada uno es diferente. Por suerte los cinco tenemos personalidades muy fuertes.

-Hablame de cada uno de tus hermanos. 
-Franco estudia Marketing y Publicidad y trabaja en eso. Es desenvuelto, carismático y buen pibe. Martina es comunicadora social y trabaja freelance. Tiene un blog de poemas (atajandoletras.blogspot.com), es las más introvertida y sabe resolver problemas rápidamente. Sofía estudió Administración hotelera y trabaja en el Four Season Hotel. Es solidaria, graciosa y hace imitaciones. Catalina es licenciada en Relaciones Públicas, Concejal de ConVocación por San Isidro. Es correcta y organizada.

Los quintillizos Riganti hoy: Franco y de izquierda a derecha: Camila, Sofía, Catalina y Martina.
Los quintillizos Riganti hoy: Franco y de izquierda a derecha: Camila, Sofía, Catalina y Martina.

-¿Cómo es la convivencia?
-Vivo con mi mamá, Cata, Sofi y Martu; Franco vive solo; y papá vive con su pareja en Belgrano. Con mis hermanas nos prestamos la ropa porque tenemos el mismo talle, excepto los zapatos. Sofi es re fanática y se compra de todo. Nosotras le usamos bastante la ropa, y suele ser un tema de discusión. Algunas ya planean irse de casa, todos estamos despegando y siento que nos vamos a extrañar mucho. No es lo mismo ver la tele rodeada de gente, ser muchos en la mesa…

-¿Y para el cumpleaños?
-Es difícil que estemos todos. Justo cumplimos en verano y estamos dispersos, entonces hacemos siempre videollamadas.

-Deben tener un grupo de WhatsApp.
-Sí, se llama "Hijitus" y somos sólo los cinco, sin padres.
-¿Existe una grieta futbolera?
-Algunos somos de Boca por mi abuelo, otros de Estudiantes de La Plata por papá, y mi mamá dice que es de Argentina para no entrar en discusión. En definitiva, somos un mix.

“Me encanta bailar, iría sin problemas al Bailando. ¡Además, ya tengo cuatro fans asegurados!”. Foto Axel Indik/ Para Ti
“Me encanta bailar, iría sin problemas al Bailando. ¡Además, ya tengo cuatro fans asegurados!”. Foto Axel Indik/ Para Ti

FAMOSOS AL NACER. Todos se acuerdan del nacimiento de los Riganti. Causó revuelo mediático.

-¿Sabés la repercusión que tuvieron cuando nacieron?
-Antes que nosotros nacieron los quintillizos Diligenti, que ahora tendrán 75 años, y lo nuestro fue un boom. Sé que recibimos mucha ayuda de varias marcas y de la gente. Íbamos a los programas de televisión, hicimos comerciales (Coca Cola, Levité, Hoyts Cines). Nuestros padres siempre nos preguntaban si queríamos ir y les decíamos que sí porque nos divertía.

-¿Qué heredaste de tus papás?
-De mi papá (Claudio, abogado farmacéutico) creo que saqué la curiosidad, aprender de lleno sobre las cosas y ser perseverante. Él siempre dice "si tenés un objetivo, trabajá para cumplirlo; las cosas no se dan solas". Y de mi mamá (Rocío, maestra jardinera) aprendí a ser paciente y a desenvolverme por mí misma. Una frase típica de ella es: "todos los problemas tienen solución, si no no serían problemas".

-Contame del divorcio de tus papás.

Fue cuando teníamos 14 años. Un día nos sentaron a todos y nos dijeron "nos vamos a divorciar, la relación llegó hasta acá". Todos nos quedamos en esta casa con mi mamá y mi papá se mudó. No existió ningún tipo de restricción para vernos, ¡imaginate lo complicado que hubiese sido organizar con cinco hijos! Y creo que fue la mejor decisión que pudieron tomar, la relación de pareja era insostenible, y ahora son los mejores ex del mundo, se llevan re bien.

-¿Estás en pareja?
-Están todos de novios menos yo, soy la única soltera de la familia. Pero a futuro me encantaría formar una familia numerosa.

Cami practicando en su jardín. Foto Axel Indik/ Para Ti
Cami practicando en su jardín. Foto Axel Indik/ Para Ti

CHICA YOGUI. Camila cursó un instructorado de yoga, estudió nutrición deportiva, entrenamiento personal y danza contemporánea. "Estuve en Australia por una beca para un curso de yoga y ahí un profesor percibió mis dotes de bailarina y me sugirió: 'vos deberías hacer algo que fusione el yoga con la danza'. Y ahí me animé", cuenta Camila, que en marzo de este año patentó yoga balance.

Y sigue: "Es un método de yoga moderno que busca el bienestar físico y emocional incorporando distintas ramas del yoga, desde las posturas y el continuo movimiento hasta la práctica constante de la meditación. Tenía muchas ganas de hacer del yoga algo más revolucionario". Actualmente, la joven da clases en Beccar (Decilo) y en Belgrano (Fit Barre Studio) y organiza eventos los fines de semana.

-¿Cómo definís al yoga balance?
-Une diversas ramas del yoga y la manera de relacionarlo con el movimiento. Surge de la necesidad de concentrarse en uno y vivir el presente sin identificarnos con tantos patrones. Se realizan movimientos que no se cortan sino que se entrelazan. Trabajo con una palabra semanalmente y armo diferentes series. La idea es que cada persona se encuentre al menos en una postura, un movimiento, para que desee quedarse. Creo que la clave del yoga moderno es desestructurarlo un poco y adaptarlo a cada uno. Elegí la palabra balance (se entiende perfectamente en inglés y en español) porque es sinónimo de equilibrio del momento. Y algo fundamental: uso música súper variada.

-¿Por qué elegiste dedicarte al yoga?
-Lo relaciono con el tema de los valores. Crecer en una familia numerosa me enseñó lo que es el respeto, algo que está muy ligado al yoga balance.

Camila y su mamá haciendo yoga.
Camila y su mamá haciendo yoga.

-¿Tus hermanos lo practican?
-¡Obvio! Ellos tienen sus mats acá. Intentamos juntarnos los miércoles aunque a veces no coincidimos.

-¿Qué otras cosas disfrutás hacer?
-Me gusta leer y hacer jardinería. Todo el jardín de la casa lo preparé yo. Armo huertas, trabajo con suculentas, casi todos mis regalos son macetas con plantas de mi autoría.

¿Te considerás una influencer?
-Mas allá de los seguidores, estoy contenta con la repercusión de yoga balance. Se nota en los comentarios de los posteos o en los eventos. Si influencer significa llegar a una persona y que el contenido le sirva, está buenísimo.

-¿Qué proyectos tenés?
-Estoy armando un manual de entrenamiento para el 2019. Me propusieron hacer publicidades, aunque por el momento nada concreto. Tengo como esponsor a adidas. Mi idea es seguir con yoga balance y lo que surja en el camino.

-¿Y si te llaman para ir a Bailando por un sueño?
-Me encanta bailar, iría sin problemas. ¡Además, ya tengo cuatro fans asegurados!

De chicos, con su papá de vacaciones.
De chicos, con su papá de vacaciones.

textos VALERIA MARIÑO (vmarino@atlantida.com.ar)

LEA MÁS: