Fiebre o malestar general son algunos de los síntomas- Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá
Fiebre o malestar general son algunos de los síntomas- Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá

Según la Socidad Argentina de Pediatría (SAP), en la semana epidemiológica 35 (del 26/08 al 01/09/2018) fueron asistidos en el Hospital Pedro de Elizalde de la Ciudad de Buenos Aires 6 casos de enfermedad invasiva por Streptococcus pyogenes; de los cuales 3 niños residentes de Ciudad de Buenos Aires y 2 niños que viven en la provincia de Buenos Aires, con edades de 7 meses a 7 años. Presentaron cuadro grave 3 casos, que requirieron internación en Unidad de Cuidados Intensivos.

Síntomas
La bacteria Streptococcus pyogenes causa un amplio espectro de manifestaciones clínicas de enfermedad, desde cuadros leves, como faringitis, impétigo, escarlatina, hasta infecciones invasivas graves.

Se definen como infecciones invasivas por Streptococcus pyogenes aquellas cuyo aislamiento del agente ocurre en sitios normalmente estériles (sangre, líquido cefalorraquídeo, líquido articular, entre otros), que provocan cuadros de bacteriemia, osteomielitis, celulitis, meningitis hasta la fascitis necrotizante y síndrome de shock tóxico estreptocócico, que presentan elevada morbimortalidad.

Cómo se diagnostica
Se hace por el aislamiento del agente en hemocultivos o cultivos de materiales normalmente estériles, y cuadro clínico compatible.

Quiénes pueden contraer la bacteria
Los niños sanos pueden ser afectados por este agente y el rango de edad va desde los primeros años y ocurren durante toda la etapa pediátrica. Los adultos también lo pueden padecer. Sin embargo hay factores de riesgo en niños que lo hacen más frecuente: padecer o haber tenido varicela recientemente, infecciones de piel y partes blandas, infección de herida quirúrgica, infecciones virales previas y alguna condición subyacente relacionada con la inmunidad del paciente.
La puerta de entrada de las infecciones invasivas suele ser especialmente la piel y secundariamente las mucosas.

Desde la SAP también aconsejan que luego de ir a una Guardia, el paciente persiste con fiebre elevada o mal estado general, rechazo del alimento, decaimiento evidente o cambios en la coloración de la piel, se debe concurrir nuevamente y de inmediato a la guardia.

Redacción Para Ti Mamá / Fuente: SAP