Los teléfonos de Grifols España no paran de sonar. Desde que el pasado 27 de octubre el laboratorio con sede en Barcelona hizo pública la investigación sobre el Alzheimer que puede cambiar la historia de la enfermedad, la espléndida casa matriz catalana no tiene paz. La mayor parte de los llamados y e-mails buscan la atención del Dr. Antonio Páez, licenciado en Medicina por la Universidad Autónoma de Barcelona y director del Departamento Médico & Técnico del laboratorio.

Páez es, además, el director del Programa Clínico AMBAR (Alzheimer Management by Albumin Replacement o Manejo del Alzheimer por Reemplazo de Albúmina) y, como tal, el responsable de comunicar al mundo los hallazgos de su equipo: con su tratamiento la progresión de la enfermedad ha mostrado una reducción del 61 por ciento en pacientes con Alzheimer en estadio moderado.

Y, lo más notable, se llegó a esa conclusión aplicando un tratamiento ya conocido que se utiliza en centros médicos del mundo entero para otras terapias: la plasmaféresis o recambio plasmático.

El Alzheimer es una enfermedad progresiva que destruye la memoria y otras funciones mentales importantes. Inicialmente, una persona con la enfermedad de Alzheimer puede experimentar una confusión leve y problemas para recordar cosas. Con el tiempo, las personas con esta enfermedad pueden llegar a olvidarse de allegados importantes para ellas y sufrir cambios drásticos en la personalidad.

"El tratamiento del ensayo clínico AMBAR se basa en la extracción periódica de plasma (N. de la R.: el plasma es una parte líquida de la sangre) del paciente mediante plasmaféresis y su sustitución por una solución de albúmina (Albutein). Este procedimiento se conoce como 'recambio plasmático'", nos comenta Páez, en una entrevista exclusiva.

"La plasmaféresis es una técnica consolidada y segura, desarrollada por Grifols en 1951, y la albúmina es una proteína ampliamente utilizada y con múltiples propiedades (de transporte, antioxidantes e inmunitarias). La combinación de ambos, el recambio plasmático, se usa en hospitales de todo el mundo desde hace años para el tratamiento de enfermedades en las que hay alguna sustancia patológica circulando en la sangre (plasma), por ejemplo, algunas enfermedades autoinmunes", explica el médico español, también Graduado en Ciencias Físicas, por la Open University del Reino Unido.

HALLAZGO PROMETEDOR. El estudio AMBAR es un ensayo clínico llevado a cabo por Grifols entre 2012 y 2018. En el marco de este ensayo se realizaron dos estudios piloto, un ensayo en fase II y varios estudios de investigación básica.

El anuncio del laboratorio español acerca del novedoso tratamiento que ralentizaría el avance del Alzheimer es el broche de oro de esos años de investigación, aunque los trabajos sobre esta enfermedad neurológica habían comenzado en 2004.

Esto nos dijo el Dr. Páez sobre el hallazgo: "El pasado 27 de octubre Grifols ha presentado los resultados de fase IIb/III de su ensayo clínico AMBAR, en la XI edición del congreso Clinical Trials on Alzheimer's Disease o Ensayos Clínicos sobre la enfermedad de Alzheimer (CTAD). Esta fase fue diseñada para evaluar la eficacia del recambio plasmático como tratamiento capaz de reducir la progresión del Alzheimer en pacientes en estadio leve y moderado. En dicho congreso se presentaron los resultados del análisis principal de los dos objetivos principales de eficacia del estudio: capacidad cognitiva y capacidad para realizar tareas de la vida diaria. En la población de pacientes con Alzheimer en estadio moderado los resultados han mostrado una reducción del 61% en la progresión de la enfermedad en las dos escalas anteriores. La compañía tiene que seguir analizando otros muchos datos que generó el estudio. Los resultados de los objetivos secundarios aportarán mucha información e incluyen, entre otros, la neuroimagen, los test neuropsicológicos, los biomarcadores, etc.".

El Dr. Antonio Páez junto a su equipo de investigación: Ana María Ortiz (ResearchSpecialist), Laura Núñez (Clinical Project Manager),Montserrat Costa(Research Senior Manager) y Carlota Grifols (Clinical Research Associate
El Dr. Antonio Páez junto a su equipo de investigación: Ana María Ortiz (ResearchSpecialist), Laura Núñez (Clinical Project Manager),Montserrat Costa(Research Senior Manager) y Carlota Grifols (Clinical Research Associate

-¿Cómo actúa la plasmaféresis en la persona con Alzheimer?

-En el cerebro del paciente con Alzheimer el daño neuronal parece estar relacionado con la acumulación de dos proteínas: beta-amiloide y tau. La beta-amiloide circula en el plasma unida a la albúmina. También está presente en el líquido cefalorraquídeo (LCR), en equilibrio dinámico con la beta-amiloide en el plasma. La extracción de plasma mediante plasmaféresis alteraría el equilibrio dinámico entre el plasma y el LCR, desplazando la beta-amiloide desde el cerebro hacia el plasma. La sustitución con albúmina nueva restauraría la capacidad del plasma de continuar retirando beta-amiloide. De esta manera, la acumulación de beta-amiloide podría reducirse antes de que llegara a causar daño neuronal, limitando así el impacto de la enfermedad de Alzheimer.

-Entendemos que el Dr. Oscar López, científico argentino que reside en los Estados Unidos, trabajó junto al laboratorio en este importante descubrimiento.

-El Dr. Oscar López es director del Alzheimer's Disease Research Center de la Universidad de Pittsburgh, Estados Unidos. El Alzheimer Disease Research Center de la Universidad de Pittsburgh y la Fundación ACE en Barcelona, junto con la Dra. Mercè Boada, han participado activamente como investigadores de referencia del estudio. Ambas entidades colaboran con Grifols desde que la compañía puso en marcha su estrategia de investigación en Alzheimer en 2004.

-¿Cuántos años hacía que no había novedades acerca de un tratamiento para esta enfermedad?

-Habría que remontarse unos 15 años para ver resultados parecidos en las fases avanzadas de la investigación. Podríamos decir que es un avance muy significativo en pacientes en estadio moderado en los últimos 15 años. AMBAR supone un paso adelante en la investigación en la enfermedad, pero debemos seguir investigando.

-¿Cuánto tiempo falta para que el tratamiento esté disponible en todo el mundo para los pacientes que padecen Alzheimer?

-Como compañía comprometida con la salud de las personas recomendamos mucha prudencia ya que la investigación no ha terminado y será necesaria la realización de nuevos ensayos para consolidar los resultados actuales. En cualquier caso estamos trabajando con las organizaciones médicas adecuadas para que analicen nuestros resultados y evalúen el papel que el tratamiento AMBAR puede representar en un futuro no muy lejano.

-Por último, ¿podemos afirmar que se tratará de un tratamiento accesible y económico para todas las personas que padecen este mal?

-Como el recambio plasmático convencional ya se realiza de manera rutinaria en todo el mundo, no pensamos que resulte problemático llevarlo a la práctica si se seleccionan adecuadamente los pacientes que puedan beneficiarse. Además, es bien conocido que en función del número de pacientes que se puedan tratar, el coste de los tratamientos médicos en general puede ser más que asequible. Al menos esa es la intención de Grifols.

Textos: Fabiana Polinelli. Fotos: Latinstock/ Gentileza Grifols