En el living-comedor, la doble altura tiene su efecto, acentuado por las larguísimas cortinas de lino crudo (Littleshade) que van de piso a techo. Sobre el imponente piso de mármol travertino, una alfombra de pelo largo (Kalpakian) le da contención a los muebles que componen el estar: un sofá esquinero XL tapizado en lino (Estudio Judith Babour) con almohadones de distintos tejidos (Paul Deco), una gran mesa de centro de petiribí macizo, y dos sillones escandinavos (Estudio Judith Babour) en pana lavada (De Levie) y patas de roble.

Living-comedor. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour
Living-comedor. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour
Living comedor. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour
Living comedor. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour

Integrado al living, el comedor ofrece un mueble de piso a techo en madera de roble con iluminación embutida de tiras de led que hace las veces de vajillero y bar. Suma cajones, estantes, lugar de guardado y un nicho en el que se colocó una cava.

La enorme mesa es de petiribí macizo y en las cabeceras hay dos sillones individuales estilo Bergère tapizados en lino y con detalle de tachas de tapicería. El resto de las sillas tiene funda de lino, lo que las hace más prácticas a la hora del lavado y mantenimiento. Las lámparas tipo farol en hierro y lienzo que cuelgan a distintas alturas aportan su toque etéreo y refuerzan con luz puntual la iluminación general de los artefactos embutidos en el cielorraso (Susana Villaverde).

La cocina y el comedor diario forman un gran ambiente conectado por la isla revestida en Silestone Blanco Zeus y la mesa en ese mismo material, que le da continuidad, como si se tratara de una sola pieza. Las patas son de roble macizo y comulgan con el color de las sillas Wishbone con asiento de mimbre (Amparo Be).

El gran mueble de madera de roble divide a la cocina en dos sectores: uno más privado, reservado como comedor de diario, y otro bien funcional, usado como laboratorio de cocción. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour
El gran mueble de madera de roble divide a la cocina en dos sectores: uno más privado, reservado como comedor de diario, y otro bien funcional, usado como laboratorio de cocción. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour

Para la zona de trabajo y cocción se diseñaron muebles laqueados en blanco mate y vidrio esmerilado. En contraste, un gran mueble bifaz realizado en roble (ambos, diseños del estudio de Judith Babour) se ofrece como espacio de guardado, a la vez que marca una separación visual entre la cocina propiamente dicha y el comedor de diario. Dos rajas perimetrales de luz atraviesan y unen ambos espacios. Sobre la mesa cae una gran lámpara colgante de vidrio blanco (Iluminación Agüero).

Sobre el anafe de cinco hornallas (Ariston) cae una campana modelo Qubix 60 Lcd de acero inoxidable (Llanos). El gran mueble de guardado le da contención de este lado al horno, el microondas y la tevé.

Cocina. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour
Cocina. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour

Del lado opuesto, funciona también como espacio de guardado con un nicho central. Las puertas tienen un trabajo de envarillado en madera que les da un toque de diseño y disimula las uniones.

El cuarto de la más pequeña de la casa es de cuento: los muebles son del tamaño de su usuaria y los accesorios y detalles están sobredimensionados. La cama de madera con dosel modelo Casita suma un detalle lúdico. A los pies incorpora una manta tejida en merino con punto de agujas extra large. Dos repisas mini reúnen los cuentos para leer antes de dormir.

El cuarto de la más chica de la casa. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour
El cuarto de la más chica de la casa. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour

La mesa de luz modelo Tronquito es, a su vez, un baúl para guardar juguetes. A su lado, sorprende la lámpara de chapa Miffi, con la cabeza de un conejo gigante que, al prenderse, resalta el dibujo interno de ojos y boca. Al centro, un canasto tejido en rosa con juguetes y textiles más una alfombra de peluche (todo de Lila Casa Deco) dan calidez a la escena sobre el piso de lapacho. La iluminación está a cargo de una guirnalda de flores y una lámpara colgante de lana modelo Vellón (Flo's Market).

La suite principal, también con pisos de lapacho, tiene una cama matrimonial con respaldo curvo vestido con funda de lino lavado en tono cemento, diseño del estudio. Las mesas de luz fueron hechas a medida en madera laqueada mate color crudo y van acompañadas de unas lámparas colgantes modelo Kiaro, de estructura de metal anodizado recubierto con hilado a mano con yute de Pakistán (Estudio Doble A EDA). Para la ropa de cama se optó por el color blanco, con un pie de cama tejido y almohadones (Gutiérrez Deco)

Dormitorio principal. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour
Dormitorio principal. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour

A los pies, se extiende una alfombra color crudo de pelo corto (Kalpakian). Contra la ventana se armó un espacio de descanso, con dos sillones individuales y una mesa baja de petiribí (Estudio Judith Babour).

En otro de los cuartos, las dos camas rematan en unos respaldos capitoné de terciopelo teñido artesanalmente en color gris oscuro. Pies de cama tejidos en gris claro y almohadones en batik y con frases en inglés (Paul Deco) se acomodan sobre las mantas blancas. Un banco/baúl modelo Tronquito (Lila Casa Deco) propone una mesa de luz con dos alturas y ofrece una lámpara con pantalla de cerámica y pie de madera.

Cuarto. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour
Cuarto. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour

La pared de la ducha tiene un revestimiento tipo calcáreo (Cerámicas San Pietro) diseñado por el estudio de Judith Babour especialmente para una edición de Casa FOA, con doce dibujos diferentes en tonos de grises y colocados a modo de patchwork.

Pared de la ducha. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour
Pared de la ducha. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour

En la reforma de la casa inicial (incluyó la ampliación de la cocina y el living, entre otros) se procuró conservar la estética  original. Las fachadas exteriores, proyectadas en planos superpuestos, están recubiertas por un revestimiento cementicio  en tono tostado (Molinos Tarquini) y las aberturas son de aluminio anodizado. La pileta tiene un cerco perimetral de vidrio  y acero para preservar la seguridad de los niños de la casa. En la galería cubierta están la parrilla y un comedor externo.

Pileta con cerco perimetral. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour
Pileta con cerco perimetral. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour

La galería semicubierta tiene una pérgola en lapacho con terminación en barniz oscuro (Cetol). Un sillón de respaldo alto  realizado en madera cruda dialoga con una mesa de centro del mismo material (Paul Deco).

Galería semicubierta. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour
Galería semicubierta. Foto F. Kulekdjian para Estudio Judith Babour
 

Producción: M. Soulages.

LEA MÁS: