En cuanto a las uñas, es recomendable tenerlas algún tiempo al natural para evitar que se tiñan, pero si las esmaltás con frecuencia, procurá usar siempre base.
En cuanto a las uñas, es recomendable tenerlas algún tiempo al natural para evitar que se tiñan, pero si las esmaltás con frecuencia, procurá usar siempre base.

¿Cómo pasar de las botas a las sandalias sin morir en el intento? Por múltiples razones, a veces no les prestamos mucha atención a los pies, hasta que llega el momento de mostrarlos. Qué mejor que estar precavidas e ir implementando algunas rutinas para ponerlos en condiciones y lucirlos divinos.

Para empezar, tenemos que dedicarnos, en principio, a la piel (gruesa en la parte inferior y delgada en el empeine). Para evitar que se agriete y luego se descame, hay que nutrirla; podés usar la misma crema hidratante que aplicás en el resto del cuerpo después de bañarte, aunque existen productos especializados para esta zona, como las sheet masks para pies, que te ayudan a eliminar células muertas y a suavizarlos. Para proteger los empeines, tratá de aplicarles protector solar, ya que al usar calzado descubierto, reciben de lleno los impactos de los rayos UV.

En cuanto a las uñas, es recomendable tenerlas algún tiempo al natural para evitar que se tiñan, pero si las esmaltás con frecuencia, procurá usar siempre base. Si sos de las que cortan las cutículas, tratá de hacerlo siempre con una profesional, que conoce la técnica.

¿Cómo cuidarlas en casa? Cuando estén blandas –después del baño o de sumergirlas en agua tibia durante unos minutos– podés empujarlas suavemente con un palito de naranjo y luego, aplicar unas gotas de aceite de coco, que es nutritivo.

Evitá esmaltes viejos que pierden propiedades, duran menos y son difíciles de aplicar. Tratá de no abusar del quitaesmalte, ya que sus componentes pueden resecar y dañar las uñas, y aplicalo siempre con un algodón embebido, frotando suavemente.

 UN SPA EN TU COCINA. ¿Sabías que la exfoliación es el primer paso para el cuidado de la piel? Así nos deshacemos de las células muertas y preparamos la piel para que absorba los productos que vayamos a aplicar más tarde. Para hacer un baño relajante y exfoliante, llená una batea (donde quepan tus pies) con agua tibia y agregale tres cucharadas de vinagre blanco, cinco aspirinas molidas y el jugo de un limón. Sumergí los pies durante una hora, luego secalos y frotalos con una piedra pómez húmeda. Para finalizar, humectá con aceite de oliva o de lavanda y cubrilos con medias por un rato, para que la piel absorba los nutrientes.

Por otro lado, podés lograr una nutrición intensa aplicando mascarillas como esta, basada en chocolate, un alimento con propiedades antioxidantes. Necesitas 75 g de chocolate amargo, 1 vaso de agua caliente, 120 g de azúcar negra, 1 pizca de sal marina, 1 cucharada de aceite de coco, 1 cucharadita de aceite de cacao (opcional), 1 cápsula de vitamina E (se consigue en la farmacia) y film de cocina. Mezclá todos los ingredientes, agregando de a poco el agua hasta que obtengas una pasta. Luego, aplicala sobre los pies dando un suave masaje y envolvelos con el film de cocina. Dejá actuar durante una hora y, finalmente, enjuagá con agua tibia. Si te sobró mezcla, podés conservarla en un frasco de vidrio en la heladera para reutilizarla en dos semanas.

¿Sabías que la exfoliación es el primer paso para el cuidado de la piel? Así nos deshacemos de las células muertas y preparamos la piel para que absorba los productos que vayamos a aplicar más tarde.
¿Sabías que la exfoliación es el primer paso para el cuidado de la piel? Así nos deshacemos de las células muertas y preparamos la piel para que absorba los productos que vayamos a aplicar más tarde.

¡Un premio! El malestar que sentís en los pies se traslada con facilidad al resto del cuerpo, ¿qué mejor que brindarles un masaje? Con unos minutos será suficiente para generar una sensación placentera y de bienestar. xCon pelota: si no tenés pelota masajeadora, podés usar una de tenis. Apoyá el pie descalzo sobre ella y rotalo, ejerciendo una suave presión. Puede doler al principio, pero de a poco te ayudará a relajar todas las tensiones. Vas a ver que cuando el pie está relajado y apoya mejor, toda la pierna se relaja de la misma manera. xCon palo de madera: es similar al anterior, solo que apoyando el pie sobre un palo de madera. Presioná a un lado y al otro para ir relajando todas las zonas. xCon aceites esenciales: elegí el aroma que más placentero te resulte y sentate a disfrutar. Tomá un poco en la palma de la mano y frotala en la planta y en el empeine. Luego, pasalo dedo por dedo, hacia arriba y hacia abajo. Repetilo varias veces y en ambos pies.

Tratamientos

x Pensando no sólo en la belleza, sino también en la salud de los pies, en Dreams Escuela Estética realizan un tratamiento que comienza con una máscara arcillosa para afinar la piel y retirar impurezas y asperezas. Se utilizan aceites esenciales de romero (estimulante), de lavanda (relajante y antiséptico) y de rosa mosqueta (nutritivo y reparador).

xEn Coco Buenos Aires te ofrecen belleza de pies, que incluye remoción de cutícula, corte de uñas y remoción mínima de durezas con torno, más esmaltado común, desde $ 540. Este mismo tratamiento, con esmalte semipermanente, tiene un costo de $ 828 (dura hasta un mes, dependiendo del crecimiento de la uña de cada clienta).

x En Queenies dan servicios de belleza (común y full), pedicuría y podología; todos se pueden combinar con diferentes esmaltados y de ahí, la variación de precio (oscilan entre los $ 600 y los $ 1.050). Para esta época recomiendan el "Spa de pies" (oscila entre $ 630 y $ 1.233).

Textos M. Florencia Bocalandro. Fotos: Latinstock