El impacto económico de la cuarentena es más grave en la Argentina que en otros países

El Presidente comparó proyecciones del PBI con casos fatales por el Covid-19, pero los índices reales de actividad muestran un desempeño muy diferente

El Presidente extendió la cuarentena hasta el 17 de julio basado en comparaciones de actividad y muertes con otros países
El Presidente extendió la cuarentena hasta el 17 de julio basado en comparaciones de actividad y muertes con otros países

En su última presentación para explicar la continuidad de la cuarentena, el presidente Alberto Fernández mostró un cuadro mostrando la caída del PBI en 2020 y la cantidad de fallecidos en términos absolutos. En realidad el dato de fallecidos en términos absolutos no dicen mucho. Es más, en el país, de acuerdo a las estadísticas oficiales, de los 345.000 decesos por año, la causa más importante son los problemas cardiovasculares. En 2017, sin el Covid-19, murieron casi 65.000 personas por problemas respiratorios. Esto quiere decir que hay 945 muertes por día en un año normal.

Hoy todos siguen el dato de cuántos muertos por Covid-19 ocurren por día. Por la cantidad de días de cuarentena y de muertos fallecidos por esa causa, el promedio da 14 por día. De ahí surge la pregunta: ¿Y los otros 931?

<b>No se sabe qué hubiese ocurrido sin el decreto de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio</b>

Y no se puede argumentar que hoy hay menos muertos gracias a la cuarentena porque no se sabe qué hubiese ocurrido si no se hubiese decretado el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio. Tampoco es que haya una dirigencia política tan ilustrada que puede jactarse de ser una luz de guía para un pueblo descarriado que no sabe cuidare si el Estado no obliga a la gente a hacer cuarentena.

Si se vuelve al dato que mostró el Presidente, lo que se ve es una comparación de estimaciones de caídas del PBI por países para 2020 que se presentan como si esos datos fueran datos históricos en lugar de proyecciones.

infobae-image

Si se miran esos datos se tiende a pensar que a la Argentina no le fue tan mal. Sin embargo, estas son estimaciones del FMI. Para el caso argentino el Fondo estimó en junio una caída del 9,9% para todo 2020, dato que luce optimista considerando que en la gran crisis del 2002 el PBI cayó 11% y no estaban cerrados los bares, restaurantes, hoteles, vuelos, comercios en general, etc., de manera que ese 11% puede llegar a ser el piso de baja en un escenario optimista.

Tendrá que pasar todo el año y terminar el Covid-19 para conocer los resultados económicos de los diferentes sistemas de cuarentena que se aplicaron.

<b>Tendrá que pasar todo el año y terminar el Covid-19 para conocer los resultados económicos de los diferentes sistemas de cuarentena que se aplicaron</b>

Si se toman los mismos países que eligió Alberto Fernández para hacer la comparación, y se cotejan los datos definitivos del PBI del primer trimestre y se los compara con el nivel que tenían en el comienzo de la cuarentena en cada uno, en base a estadísticas os de la OCDE y de la Organización Mundial de la Salud, surge que en la Argentina cayó 5,4%, igual que el de Italia, cuando en ese país estuvo casi todo marzo en cuarentena, en lugar de sólo 10 días. En rigor el dato es más dramático porque el PBI en negro que opera en Argentina a causa de la gigante carga tributaria ronda, según estimaciones, es del 30%, y en esa franja la disminución fue más brutal.

Si se compara con España, que entró en cuarentena el 14 de marzo, la baja también es más marcada; y Alemania, que dispuso el aislamiento social solo 2 días después, su caída de PBI fue menos de la mitad que en el caso argentino.

Si se mira el caso de Noruega, referencia que toma el Presidente en contraposición con Suecia, entró en cuarentena el 12 marzo y su PBI subió 0,2%, aunque en su caso las medidas preventivas fueron mucho más flexibles.

infobae-image

De ahí que los datos parecen mostrar, por ahora, que la comparación que hizo el Presidente con los países seleccionados no favorece a la Argentina, porque la recesión local ya venía de antes de la cuarentena, de acuerdo a los datos del EMAE que publica el Indec y se terminó de desplomar con la cuarentena más larga del mundo, la que por ahora se extendió hasta el 17 de julio.

Efectos sobre el mercado de trabajo

En términos laborales, en el mercado formal, el sector privado perdió 227.500 puestos de trabajo en relación de dependencia al comparar abril con febrero, que fue el mes previo al de inicio de la cuarentena. En ese período el empleo en el conjunto del sector público aumentó en 13.800 puestos según los últimos datos del Ministerio de Trabajo.

Y si se comparan las estadísticas de abril y se las coteja con los de noviembre de 2019, el mes entero previo al inicio de la actual administración, surge que se perdieron 379.400 puestos de trabajo en blanco.

Eso muestra que la política económica venía fallando desde antes de que irrumpiera la pandemia. Por tanto, no parece cierto que la economía no funcione por la llegada del Covid-19 y no por la cuarentena, como afirma el Presidente.

<b>La política económica venía fallando desde antes de que irrumpiera la pandemia. Por tanto, no parece cierto que la economía no funcione por la llegada del Covid-19 y no por la cuarentena, como afirma el Presidente</b>

En realidad, ponerle plata en el bolsillo a la gente venía fracasando desde antes de la cuarentena, aunque esta terminó de pulverizar a la economía, incluso cuando se comparan los primeros trimestres de los países seleccionados por el primer mandatario argentino.

En síntesis, la hipótesis de que hay menos muertos gracias a la cuarentena no es válida porque no se sabe cuántos decesos hubiesen habido si se hubiera apelado a la libertad de la gente como lo hizo el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, y obtuvo un resultado excelente, no solo en el comportamiento de la población, sino también en cantidad de fallecidos por el mal.

Apelando a la libertad y la conciencia de la gente, Uruguay tuvo una caída del PBI en el primer trimestre de 2020 del 1,4% teniendo el primer caso de Covid-19 solo 10 días después de haber asumido Lacalle Pou, quién se negó a encarcelar a la gente.

Todavía falta ver correr bastante agua bajo el puente, pero, por ahora, no se ve que se puedan mostrar comparaciones donde el modelo argentino de cuarentena haya sido exitoso con los mismos costos económicos que otros países más golpeados por el Covid-19 y, lo que es importante, la caída del PBI argentino se aceleró en pleno verano cuando se decía que la pandemia no iba a llegar a la Argentina, en tanto que las bajas ocurridas en Italia, España, Alemania, etc., fueron en un primer trimestre de pleno invierno. Por ahora a la Argentina le favorecen las comparaciones sobre las estimaciones relativas.

Seguí leyendo:

Radiografía de la pandemia en la ciudad de Buenos Aires: los cambios de hábito, los deseos y las proyecciones de los porteños

Cómo sigue la cuarentena en cada uno de los municipios de la provincia de Buenos Aires

Con los salarios en dólares más bajos de la región, más ejecutivos argentinos proyectan mudarse a Chile o Uruguay


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos