Qué hay detrás de los planes de EA Sports de cambiar el nombre de la franquicia del FIFA

La exitosa serie de videojuegos planea su futuro con importantes novedades

A casi dos semanas del lanzamiento de FIFA 22, el título desarrollado por EA Sports se mantiene como noticia en el mundo gamer. Aunque logró impresionantes cifras en su estreno y cosechó críticas mayormente positivas alrededor del mundo, no se está hablando mucho de eso, sino de su futuro. En un reciente comunicado se anticipó la posibilidad de cambiar el clásico nombre de FIFA con la próxima entrega y algunos días después se reveló el registro del nombre EA Sports FC, lo que sugiere que va a ser una realidad más temprano que tarde.

Hoy, gracias a un nuevo informe del New York Times, se conoció la razón detrás de esta renovación de la marca y es nada más y nada menos que dinero. Electronic Arts mantiene un acuerdo monetario con la FIFA (la Federación Internacional de Fútbol Asociado) para mantener tanto FIFA como FIFA World Cup como título de sus videojuegos. Este contrato está cerca de llegar a su fin con el mundial de Qatar 2022 y, después de diez años trabajando en conjunto, la FIFA exige una renovación de la licencia por el doble del dinero acordado. Según el analista Daniel Ahmad, se trataría de unos mil millones de dólares cada cuatro años.

La revelación de esta información no causó tanto revuelo como la FIFA podía esperar, porque lo cierto es que EA Sports no depende demasiado de este acuerdo para mantener las licencias de las ligas y jugadores con las que ya cuenta. Por ejemplo, ayer confirmaron la renovación del contrato con FIFPro, que engloba a 40 ligas y miles de jugadores de todo el mundo, lo que significa que la mayor pérdida para el estudio sería el nombre que mantiene desde sus orígenes.

Se trata de la franquicia deportiva más exitosa del mundo gamer y, como ya se demostró en otras ocasiones con todo tipo de títulos, cambiar de nombre no presentaría un problema demasiado grande ni para la empresa ni para los jugadores. Por otro lado, si EA Sports decide pasar de la licencia de la FIFA, el organismo quedaría en completa libertad para entablar una nueva relación con otra franquicia. Las opciones, al menos por ahora, son limitadas, con un eFootball que hizo reír y llorar a los fans por igual y el enigmático UFL, que se anunció en Gamescom en agosto y todavía no mostró material en acción.

De cualquier manera, los videojuegos de fútbol no mostraron importantes novedades durante la generación pasada de consolas y la tecnología Hyper Motion de FIFA 22 no deslumbró tanto como prometía, aunque sigue en constante desarrollo. Se anticipa un 2022 con importantes cambios en la escena, que se espera también se reflejen en la jugabilidad y los modelos de negocios que ya no se sostienen con una nueva entrega año a año.

Desde hace tiempo, desde Electronic Arts mencionaron la posibilidad de transformar el videojuego en una plataforma, pensando en el futuro de la franquicia con actualizaciones periódicas y contenido temático como el que ya se ve en modos como FUT. Más de una clásica saga de videojuegos se adaptó a esta última generación con modelos de monetización diferentes basados en Pases de temporada, cosméticos más elaborados y diferentes ofertas pensadas para distintos tipos de consumidores.

El posible cambio de nombre de FIFA marca el momento ideal para que la franquicia se actualice con sus más importantes novedades en mucho tiempo. Sin embargo, continúa siendo una de las propiedades más exitosas sin necesidad de tomar demasiados riesgos.

SEGUIR LEYENDO: